Autor Mensaje:   ¿y porque no guardar el sabado?
elelias
Miembro
enviado 30-10-1999 03:32     Pulsa aquí para ver el perfíl de elelias   Pulsa aquí para enviar un e-mail a elelias     

El sábado es más que un día de descanso mental y físico. Es incluso más que un día para la adoración. El sábado tiene un significado definidamente redentor, está en estrecha relación con el evangelio eterno.
El Nuevo Testamento utiliza frecuentemente la palabra reposo para referirse a las buenas nuevas de salvación en Jesucristo (Mat. 11:28; Heb. 4:2,3). Desde la misma entrada del pecado, ese prometido reposo salvífico en Cristo ha estado relacionado con el sábado. Es por eso que en el Antiguo Testamento a los días principales de fiesta se les designaba sábados de reposo. Todos ellos apuntaban hacia el Mesías, y hacia su obra redentora.
El significado del sábado, desde el punto de vista de Dios
La palabra sabbath significa "reposo", y el primer hecho que descubrimos en el Antiguo Testamento es que el sábado pertenece a Dios. Él lo llama "mi día santo" (Isa 58:13); "mis sábados" (Éx. 31:13). "El séptimo es sábado para Jehová tu Dios" (Éx. 20:10). Claramente, el sábado pertenece a Dios: es antibíblico calificarlo como el "sábado judío". Sí, fue hecho para el hombre (Mar. 2:27), pero no pertenece al hombre –sea éste judío o gentil–. Pertenece a Dios.
La siguiente pregunta lógica es: ¿Por qué razón el Dios todopoderoso, que obviamente no necesita descanso, apartó el séptimo día como su día especial de reposo? La respuesta bíblica a esa cuestión es que Dios separó ese día de sábado, ese día de reposo, para significar su obra perfecta y completa en la creación (Gén. 1:31; 2:1-3; Heb. 4:4). Ese hecho tiene una importancia capital para nuestra comprensión del evangelio.
Hemos de tener presente que ese sábado es el séptimo día de Dios, no el nuestro. Dios dedicó seis días para la creación de todo lo que es y tiene nuestro planeta. Entonces apartó (santificó) el séptimo día como su sabbath (Éx. 20:11). Adán y Eva fueron creados al final del sexto día (Gén. 1:26-31). Por lo tanto, el sábado (o séptimo día) de Dios, de hecho, para la raza humana fue el primer día completo de existencia. Veamos porqué es eso importante, especialmente al considerar el sábado a la luz de la redención en Cristo.
Dios obró seis días en la creación de este mundo. Solamente descansó cuando su obra fue perfecta y completa (Gén 2:1,3). Adán y Eva, por otro lado, no comenzaron obrando; dedicaron por entero su primer día de vida a reposar en el sábado de Dios. Solamente después que hubieron "entrado" en el reposo de Dios continuaron con los seis días de labor. El ser humano comenzó por recibir primeramente toda la obra de Dios como un don absolutamente gratuito. Solamente entonces pudo la humanidad disfrutar de la creación, en los restantes seis días de la semana.
Lo mismo que la creación, la salvación comienza, no haciendo algo, sino reposando en la obra perfecta y acabada de Jesús, realizada en su vida y en su muerte. Lo mismo que Adán y Eva dedicaron su primer día al reposo sabático, antes de emprender su actividad común, nosotros podemos disfrutar las bendiciones de la salvación solamente reposando primeramente en la perfecta justicia que Jesús ha provisto. Esa perspectiva muestra que el reposo del sábado viene a representar el fundamento mismo de la verdad gloriosa de la justicia por la fe.
Cuando Dios puso aparte (santificó) el sábado, entró en una relación de pacto eterno con la raza humana, una relación en la que el ser humano habría de depender siempre de Él. Así, cuando Adán y Eva pecaron, escogiendo depender de ellos mismos más bien que de Dios, rompieron ese pacto dado por Dios. Como resultado perdieron el verdadero descanso que el sábado simbolizaba. "Con el sudor de tu rostro comerás el pan" (Gén. 3:19). Pero Jesús vino a este mundo con el expreso propósito de restaurar ese reposo que la raza humana había perdido al caer en el pecado (Mat. 11:28). Haciendo tal cosa, restauró el significado del sábado. A fin de recibir las buenas nuevas de la salvación, hemos de retornar a ese principio fundamental del reposo sabático que fue dado a nuestros primeros padres.
El Nuevo Testamento aclara que Jesucristo fue el agente por medio del cual Dios llevó a cabo tanto la creación (Juan 1:3; Col. 1:16; Heb. 1:2,10) como la redención Juan 3:16, 17; Rom. 3:24; 1 Cor. 1:30; Gál. 3:13; Col. 1:14; Tito 2:14; Heb. 9:12; 1 Ped. 1:18; Apoc. 5:9). De la misma forma en que Cristo acabó la creación al final del sexto día y reposó el séptimo, acabó también la redención en la cruz en el sexto día y reposó en el sepulcro el séptimo día (Juan 17:4; 19:30).
Más aún, la obra de Cristo para la restauración, que será completa al final de su ministerio celestial (1 Cor. 15:24-26; Heb. 2:13), está también ligada al sábado (Isaías 66:22, 23). Su obra de restauración será una obra perfecta y completa, tanto como lo fueron la creación y la redención. Por lo tanto, el sábado tiene un triple significado para nosotros: creación, redención y restauración.
Dado que Cristo es nuestro Creador, Redentor y Restaurador, tiene el perfecto derecho a reclamar para sí el título de "Señor del sábado" (Mar. 2:28; Luc. 6:5; Apoc. 1:10). Cuando la nación judía lo rechazó como Mesías, su observancia del sábado perdió el significado. Es por ello que Hebreos dice: "Por lo tanto, queda un reposo [en el original escrito sabbatismos: reposo sabático] para el pueblo de Dios" (4:9). Toda observancia del sábado que no sea motivada por una respuesta de fe a la perfecta expiación efectuada por Cristo en la cruz, es falsificación, y pertenece todavía al antiguo pacto de salvación por las obras.

El significado del sábado, desde el punto de vista del hombre
Dios creó el mundo mediante Cristo, para nuestro propio bien. No hicimos ninguna contribución a la creación; simplemente la recibimos como un don de Dios. Si bien el sábado pertenece a Dios –tal como hemos visto–, lo mismo que el mundo, Dios los hizo en beneficio nuestro (Éx. 31:13; Eze. 20:12; Mar. 2:27). Dios puso aparte, o santificó, el reposo del sábado para recordarnos que Él es nuestro amante proveedor y que dependemos de Él para todo lo que nos es necesario.
Es significativo el hecho de que Dios estableció ese pacto con el ser humano antes de la entrada del pecado. Por lo tanto, si Adán y Eva nunca hubieran pecado, hoy seguiríamos guardando el sábado de Dios como día de reposo. Cuando el pecado entró en el mundo, no obstante, destruyó el significado original del reposo sabático. El pecado es rebelión contra nuestra dependencia de Dios y una demanda de depender solamente del yo (Rom. 1:21; Fil. 2:21). Por lo tanto, cuando el pecado nos separó de Dios (Isa. 59:2), el sábado perdió ese significado para nosotros. El hombre introdujo entonces su propio día de reposo, el domingo. No obstante, a diferencia del día de reposo de Dios, el día por el que el hombre lo sustituyó no señala hacia una obra perfecta y completa –sea en la creación o en la redención–. Ese hecho es de importancia capital a la luz de los acontecimientos finales del gran conflicto entre la salvación por la fe, simbolizada por el sábado instituido por Dios, y la salvación por las obras, simbolizada por el domingo instituido por el hombre.
Sobre la cruz, Jesucristo realizó una redención perfecta y completa, el sexto día, de la misma forma en que había completado una obra perfecta en la creación al final de aquel sexto día (Luc. 23:54). De esa forma restauró el reposo del sábado que había dado en el Edén, y que había sido arruinado por el pecado. Ahora, todos los que reciben el evangelio por la fe entran una vez más en el reposo salvífico de Dios, del cual es señal el sábado (Heb. 4:2, 3; Éx. 31:13; Eze. 20:12; Isa. 58:13, 14). En el sermón de la montaña, Jesús enseñó claramente que si buscamos primeramente su reino y su justicia (que es por la fe), todas nuestras necesidades serán cubiertas (Mat. 6:33).
En otras palabras, el evangelio ha provisto una vía por la que podamos escapar de la dependencia hacia nosotros mismos, que es la causa de todos nuestros problemas, y regresar a la dependencia hacia Dios, que es la fuente de todo gozo y felicidad. Pero una cosa es segura: No podemos servir a dos señores. No podemos servir a Dios y al yo (Mat. 6:24-34). Cuando entramos en el reposo de Dios, su día de reposo ha de ser el nuestro. Es el signo exterior que denota nuestro vivir por la sola fe. Guardar el sábado según esa motivación de la fe es verdadera observancia del sábado.

La ley y el sábado
Antes de que podamos considerar el sábado en relación con la ley de Dios, debemos recordar que Dios no dio jamás la ley como un medio de salvación (Rom. 3:28; Gál. 2:16). Ese fue el error de los judíos. El error del antiguo pacto, que desembocó en el fracaso más miserable (Rom. 9:30-33; Heb. 8: 7-11). Por lo tanto, cualquiera que guarde el sábado de Dios a fin de ser salvo, está repitiendo el error de los judíos y está pervirtiendo el propósito mismo del reposo del sábado. Cuando hacemos de la observancia del sábado un requisito para la salvación, no estamos en absoluto entrando en su reposo. No estamos conmemorando una salvación perfecta y completa. En lugar de eso, estamos convirtiendo el sábado exactamente en lo opuesto a aquello para lo que lo instituyó Dios. Lo estamos convirtiendo en un medio de salvación por las obras. Una tal observancia del sábado carece por completo de sentido.
¿Cómo, pues, guardará el sábado un cristiano que ha sido salvo por la gracia, por medio de la fe?
El Nuevo Testamento, especialmente el apóstol Pablo, enseña claramente que Dios no dio nunca su ley como un medio de salvación. De hecho, antes que Dios diese a los judíos su ley, en el monte Sinaí, les declaró: "Yo soy Jehová tu Dios, que te saqué de tierra de Egipto, de casa de servidumbre" (Éx. 20:2). Primeramente, Dios redimió a Israel, y después, dio su ley a los israelitas. Moisés aplicó específicamente ese principio a la observancia del sábado (Deut. 5:15). Sin embargo, aunque Dios no nos dio la ley como un medio de salvación, ciertamente quiere que consideremos su ley como la norma para la vida cristiana (Rom. 13:8-10; Gál. 5:13, 14; 1 Juan 5:1-3; 2 Juan 6).
La verdadera motivación para guardar la ley, dijo Jesús, es el amor (Mat. 22:36-40; Juan 14:15). El Antiguo Testamento concuerda con ello (Deut. 6:5; Lev. 19:18). Sin embargo, no está en nuestra mano el generar ese amor a partir de nuestras propias naturalezas pecaminosas puesto que se trata del amor agape, el amor que sacrifica el yo, un amor que solamente se origina en Dios. Por lo tanto, Dios nos da ese amor como su don a nosotros, mediante el Espíritu Santo (1 Cor. 12:31; 13:13; Rom. 5:5). Dios no nos da ese amor con el fin principal de que fluya hacia Él, lo que haría que Dios mismo fuese "egoísta", sino que nos da ese amor desprovisto de egoísmo a fin de que podamos reflejarlo hacia otros como evidencia del poder salvador del evangelio sobre el yo (Juan 13:34, 35; Rom. 5:5; 2 Cor. 5:14, 15). Eso es lo que significa tener la ley escrita en nuestros corazones (Heb. 8:10).
Los primeros cuatro, de entre los diez Mandamientos de Dios, tienen que ver con nuestra relación con Él; los últimos seis se refieren a la relación con nuestro prójimo. Puesto que el amor (agape) "no busca lo suyo" (1 Cor. 13:5), ¿cómo obedeceremos los primeros cuatro mandamientos en armonía con el carácter de Dios, desprovisto de egoísmo? Recordando que la única forma en la que podemos obedecer es mediante la fe. Sólo podemos obedecer los primeros cuatro mandamientos por la fe, viviendo la experiencia del nuevo nacimiento, y con esa experiencia viene el don del amor, que nos capacita para guardar los últimos seis mandamientos (amor hacia nuestro prójimo).
El Nuevo Testamento tiene poco que decir sobre nuestra obediencia a los cuatro primeros mandamientos, puesto que todo cuanto Dios pide de nosotros, en lo referente a nuestra relación con él, es fe (Juan 6:28, 29; Heb. 11:6; 1 Juan 3:23). Espera de nosotros que ejerzamos esa fe motivada por la apreciación profunda de su supremo don de amor, encarnado en Jesucristo (Gál. 5:6). De forma que la única forma en que podemos obedecer el cuarto mandamiento es por la fe: entrando por la fe en el reposo de Dios. En ese contexto, el sábado demuestra ser el sello de la justicia por la fe.

La controversia sobre el sábado-domingo.
La cuestión decisiva no es la que en apariencia podría significar la mera diferencia entre uno y otro día (sábado y domingo). Muchos cristianos sinceros, guardadores del domingo, están hoy reposando plenamente en Cristo para salvación. Están guardando el día equivocado, pero por la razón correcta, por la verdadera motivación. De igual manera, muchos cristianos sinceros guardan hoy el sábado porque piensan que esa observancia del sábado les salvará. Están guardando el verdadero día de reposo, pero lo hacen por la razón equivocada. Ambos están en necesidad de corrección, y si lo permitimos, el Espíritu Santo lo hará, a medida que nos guíe a toda la verdad (Juan 16:13).
Cuando el evangelio del reino sea predicado a todo el mundo por testimonio a todas las naciones (Mat. 24:14), polarizará a toda la raza humana en solamente dos grupos: los creyentes y los incrédulos (1 Juan 5:19). Habrá solamente aquellos que reposen plenamente en Cristo, y los que lo hayan rechazado irreversiblemente. En el tiempo del fin, todos los que se alisten bajo la bandera de Cristo adorarán al Señor del sábado; su observancia del sábado será el signo exterior (el sello) de la justicia que recibieron ya por la fe, de la misma manera en que Abraham "recibió la circuncisión como señal, como sello de la justicia de la fe que obtuvo estando aún incircunciso" (Rom. 4:11).
Al final del tiempo, aquellos que hayan deliberadamente vuelto sus espaldas al don gratuito de Dios de salvación en Cristo, adorarán al "dragón que había dado autoridad a la bestia" (Apoc. 13:3, 4). Exaltarán el domingo como el día de reposo del hombre, en (oculto) desafío al día de reposo de Dios. El meollo, pues, en el conflicto final, no será solamente la controversia entre dos grupos de cristianos, ni siquiera entre dos días distintos de reposo, sino entre dos métodos de salvación opuestos. El conflicto se centrará en el sábado, significando la salvación por la sola fe, y el domingo, significando la salvación por el esfuerzo humano.
A lo largo de toda la Escritura, el asunto fundamental va referido a la disyuntiva 'salvación por fe, versus salvación por obras'. En el corazón del mensaje de la Biblia está la salvación por la gracia, hecha efectiva por medio de la fe (Hab. 2:4; Rom. 3:28; Gál. 2:16; Efe. 2: 8, 9; Heb. 10:38, 39; Heb. 11:1-40). En el corazón de toda religión falsa está la salvación por las obras. En tiempos antiguos el domingo vino a ser, no solamente el día para el reposo físico y mental del hombre, sino que por encima de todo simbolizaba el día de reposo espiritual y adoración basado en la creencia pagana de que el sol era el principal de los dioses. Eso se hizo prominente en el imperio Romano, en los días de Cristo. De manera que, desde su mismo origen, el reposo del domingo es una institución pagana que representa la justicia propia, en contraste con el sábado de Dios, señal de la justicia que viene solamente por la fe. Esos conceptos opuestos de la salvación han estado en conflicto desde la entrada del pecado, y son irreconciliables.
Cuando el verdadero evangelio de la justicia por la fe sea plenamente restaurado y predicado a todo el mundo por testimonio, toda persona tendrá que hacer la elección: por Cristo, o contra Él (Deut. 30:19, 20; Jos. 24:13-15; Rom. 9:30-33; Fil. 3:3-9). En ese tiempo, el sábado será el sello de Dios, representando la justificación por la fe. La observancia del domingo, en contraste con lo anterior, representará la marca de la "bestia", significando el rechazo del hombre de la gracia salvífica de Dios en Cristo (Apoc. 14:9-11). Cuando se promulguen leyes que hagan obligatoria la observancia del domingo, significará el rechazo deliberado y final del mundo hacia el ofrecimiento amoroso de Dios, de salvación mediante su Hijo.
Esa es la "abominación de la desolación" de la que habló Cristo (Mat. 24:15). Los que insistan entonces en el reposo del domingo estarán en oposición consciente y voluntaria al sábado de Dios, y recibirán las plagas, la ira de Dios derramada sin mezcla de misericordia (Apoc. 14:9, 11). En contraste, los que se adhieran al sábado del séptimo día en ese ambiente de oposición, lo harán solamente mediante una fe inconmovible en Dios.
Atravesarán el tiempo de angustia y habrán lavado sus ropas, y las habrán emblanquecido en la sangre del Cordero (Apoc. 7:14).
Debido a que tantos cristianos tienen ideas todavía confusas acerca de la salvación, la verdadera naturaleza del conflicto entre el sábado de Dios y el domingo (pagano-papal) del hombre tampoco se comprende aún con claridad. Pero cuando los dos métodos opuestos de salvación vengan a ser confrontados, la verdadera importancia del sábado será igualmente manifiesta. En ese tiempo la observancia del sábado será de una forma muy especial la prueba de la fe.
Que Dios nos de a cada uno la gracia y el valor para mantenernos por la verdad. "El que da testimonio de estas cosas dice: Ciertamente vengo en breve. Amén; sí, ven, Señor Jesús. La gracia de nuestro Señor Jesucristo sea con todos vosotros. Amén" (Apoc. 22:20, 21).


IP: Guardada

karolusin
Miembro
enviado 30-10-1999 07:39     Pulsa aquí para ver el perfíl de karolusin   Pulsa aquí para enviar un e-mail a karolusin     
DTB ELELIAS

Mucho bla bla bla, muchas ciitas Biblicas, y mucho enrredarte solo. para los SABATISTAS, que dicen que hay DOS LEYES, que el Sabado y que quien sabe cuanto mas.

SOLAMENTE den DATOS HISTORICOS, ---No INTERPRETACIONES BIBLICAS-- (de "interpretaciones Biblicas" ya estoy hasta el copete, hay mas de 25,000 diferentes).

SOLAMENTE DEN GRUPOS DEL SIGLO I, o del SIGLO II o del III (ya que dicen que Constantino "INVENTO" --o lo que sea-- la Iglesia Catolica) Que GUARDABAN EL SABADO y no el Domingo.
Si NO HAY, si solo eran grupos AISLADOS, se estan haciendo como tio lolo, estan queriendo decir que los primeros Cristianos (DIECIOCHO SIGLOS Y MEDIO) estaban equivocados guardando el Domingo y que hasta que Doña Elenita recibio "esa revelacion" TODOS estubieron mal.

HECHOS, DATOS, HISTORIA.

Yo tambien ya "demostre" segun MI "interpretacion" Biblica que la nueva Jerusalen es la Cd. de MONTERREY (donde yo naci), ya basta de interpretaciones erradas
Así dijo Jehová: Paraos en los caminos, y mirad, y preguntad por las sendas antiguas, cuál sea el buen camino, y andad por él, y hallaréis descanso para vuestra alma. Mas dijeron: No andaremos. Jer.6,16(RVA)
Porque mi pueblo me ha olvidado, incensando á la vanidad, y hácenles tropezar en sus caminos, en las sendas antiguas, para que caminen por sendas, por camino no hollado; Jer. 18,15 (RVA)

Atentamente y sin rodeos su hno en XTO karolusin

IP: Guardada

elelias
Miembro
enviado 31-10-1999 10:30     Pulsa aquí para ver el perfíl de elelias   Pulsa aquí para enviar un e-mail a elelias     
ya,yo se que a vosotros la biblia,no os gusta mucho,preferis la tradicion,de hombres,que desenterraban papas,y que ven apariciones de virgenes,y que la ponen como mediadora,intercesora y abogada,que prohiben casarse,que matan a Cristo cada vez que se comen la ostia,cuando el "murio una vez para siempre" sus oraciones repetitibas y faltas de interes,si yo tengo un hijo y todo el dia me dice lo mismo una y otra vez,seguro que me preocuparia seriamente,luego la inmaculada concepcion de maria,eso ya no ay quien se lo trague,pues sino tendriamos que hablar de la inmaculada concepcion de la madre de maria,de su abuela y asi sucesibamente hasta la inmaculada concepcion de vete a saber quien.....claro con este curriculum de doctrinas antibiblicas como van a querer que utilicemos la Biblia......

IP: Guardada

MiguelT
Miembro
enviado 31-10-1999 15:27     Pulsa aquí para ver el perfíl de MiguelT   Pulsa aquí para enviar un e-mail a MiguelT     
a ver, primero que todo, antes que todo, los saludo en la paz del Señor y les digo "Paz a ustedes"

ahora si, la charla está interesante, hace muchos días que no vengo por estos lares y sé que Jesús me trajo para que yo también participara con lo que Él me permite aprender.

primero, con la cuestión del sabado; simple:
"Hay algunos que dan especial importancia a ciertos días, y hay otros que los consideran todos iguales; que cada cual actúe según su propia conciencia. El que piensa que hay que celebrar ciertos días, lo hace por el Señor; el que come de todo, lo hace también por el Señor; y de hecho da gracias al Señor por ello; y el que no come algunos alimentos, se abstiene de comerlos en consideración al Señor, y también da gracias a Dios" Romanos 14, 5-6.

me gustaría que leyeran también los versículos anteriores del capítulo, es decir 1-4, y que por favor no dejen de leer el versículo 13, y por favor pídanle al Señor que se los grabe con fuego en el corazón.

creo que es claro, el sabado, el domingo, el lunes... actúa según TU conciencia, no lo que diga el pastor, el Presbítero... TU conciencia; yo me identifico con lo que piensa mi Iglesia (católica), actúo según MI conciencia y por eso obro bien; si actuara según la conciencia de otro, ese otro sería mi Idolo, y oh!!! ¿que dice la Palabra de los Idólatras?...

sobre la salvación...
«Confesamos juntos que no sobre la base de nuestros méritos sino sólo por medio de la gracia y en la fe en la obra salvífica de Cristo, somos aceptados por Dios y recibimos el Espíritu Santo, que renueva nuestros corazones, nos habilita y nos llama a realizar las buenas obras»
(tomado de la agencia de noticias Zenith)
este es un aparte de la declaración conjunta Luterano-Católica que se firmó recientemente; ahora yo quiero hacer mi comentario:

ningún católico (yo soy católico) que conozca la fe que profesa, se atrevería a decir que por si mismo él es salvo; más bien entiende que el Sacrificio redentor de Cristo en la Cruz, es ofrenda suficiente por la redención de sus pecados (el modo de vivir esa redención es a tu conciencia, yo me confieso ante el Señor y un Sacerdote es el garante de mi acto, tu pides perdón al Señor directamente)y que si no fuese por ése sacrificio yo no podría entrar jamás al Reino de los cielos, ¡el Sacrificio ha abierto las puertas!, pero, pero, si fuese tan facil entrar al Reino (o recibir la Salvación si prefieres) como decir "Jesus, yo te acepto como mi Señor y mi Salvador..." les cuento que en una oracioncita que se llama el "Acto de Contricción" que los católicos oramos antes de nuestra confesión, nosotros decimos "Jesús, mi Señor y mi Redentor, yo me arrepiento...." no es lo mismo? claro que si, entonces según esa óptica todos los católicos que hacemos esa oración somos salvos; pero falta...

un Hermano piensa que la Fe es la que salva, yo le digo que si, tienes toda la razón, que una Fe viva salva; pero, le digo que ese regalo de la fe, debemos perfeccionarlo, es nuestra obligación mantener viva la fe,a eso estamos llamados, ¿cómo? Santiago 2, 14-16. "una fe sin obras es una fe muerta"; ahora la pregunta es ...
cómo así? mi fé se puede morir?
R// Si.
y esa fé muerta me salva?
R//No.
me remito al Evangelio Según San Mateo Capítulo 7, 19-23.
las personas a las que se refiere el Señor han hecho milagros en el Nombre del Señor, han expulsado Demonios en su Nombre, han profetizado en su nombre...
allí hay fe o no?
R// Claro que si!
pero extrañamente esa fe no los va a salvar, ¡el Señor no los conoce! y CUIDADO, no vayas a ser tu uno de ésos, si tu por tu doctrina te juegas la salvación...
espero que a éstas alturas tu me digas
¿que les faltó?

R// Dios mismo responde esa pregunta; porque respecto a la misma situación tenemos otras citas...
les recuerdo además que la Selección de la que habla elelías, tiene una mayor profundidad en el criterio mostrado en Mateo 25, 31-46 que reafirma lo que antes he dicho; no lo transcribo (como les dije Dios mismo contesta esa pregunta), pero a ustedes les gusta mucho la Biblia, entonces no tendrán problema en buscarlo.

termino, con el Capítulo 7 Versículo 20 del Evangelio segun San Mateo: "por sus frutos los reconocerán"

Dios los bendiga!!!!!!!

pd: poco vengo por éstos lares, asi que si alguien quiere refutar lo que he dicho, y quiere que "vea la Luz" por favor le pido que me escriba a migueltb@calvin.univalle.edu.co

IP: Guardada

Jorge
Miembro
enviado 31-10-1999 15:58     Pulsa aquí para ver el perfíl de Jorge   Pulsa aquí para enviar un e-mail a Jorge     
De: Jorge

Para: Karolusin

Paz a usted hermano, Dios le bendiga.

¿que es mas antiguo?, ¿el guardar el domingo como dia del Señor? o ¿el guardar el sabado como dia del señor? aun antes de que fuere dada la ley de Dios a Moises, aun antes de los patriarcas llamados hombres de la fe.

¿Me gustaria que sin utilizar la interpretacion de la Biblia, me dijera, ¿Jesucristo, desobedecio al mandato de Dios de no guardar el sabado?, ¿el fue el que invento el guardar el domingo? ¿cual fue su ejemplo? ¿desecharlo, u observarlo aplocando la misericordia?

Verdaderlamente ¿que es mas antiguo, lo sabe?

quote:

Así dijo Jehová: Paraos en los caminos, y mirad, y preguntad por las sendas antiguas, cuál sea el buen camino, y andad por él, y hallaréis descanso para vuestra alma. Mas dijeron: No andaremos. Jer.6,16(RVA)
Porque mi pueblo me ha olvidado, incensando á la vanidad, y hácenles tropezar en sus caminos, en las sendas antiguas, para que caminen por sendas, por camino no hollado; Jer. 18,15 (RVA)

¿A entendido vien este verso?, o ¿solo lo usa y lo interpreta a su conveniencia?

Dios le bendiga y le guarde.

------------------
Que la paz del Dios de Israel sea con todos ustedes.

quote:

1CO 10:32 No seáis motivo de tropiezo ni a judíos, ni a griegos, ni a la iglesia de Dios;

Su hermano Jorge Vital. :)

Desde H. Matamoros, Tams. México


IP: Guardada

mirna allende chiang
Miembro
enviado 31-10-1999 17:57     Pulsa aquí para ver el perfíl de mirna allende chiang   Pulsa aquí para enviar un e-mail a mirna allende chiang     
Respecto a esa pregunta, contesto que para mi da lo mismo que sea el sabado , domingo u otro dia, lo importante es dejar un dia para descansar como dice el libro de Genesis al septimo dia descanso, dado que el contexto cultural y de la epoca es diferente.

Asi como defiendo a los adventistas a vivir su fe y respeto su opcion por el sabado.

Me parece justo que ellos tambien respeten nuestra opcion, total cada uno para Dios vive y muere y cada uno dara cuentas a El personalmente.

( eso si debo reconocer que los adventistas se ponen problemas solos en eso del sabado por ejemplo nuestra empresa trabaja hasta el sabado en la mañana y los adventistas que han sido entrevistados se niegan a trabajar ese dia , por lo que no hemos podido contratarlos) , pero eso insisto es su problema , ya que somos salvos por fe y fe en Jesucristo, busquemos lo que nos une y tampoco sean insistentes en algo que definitivamente esta claro solo para los adventistas el dia sabado.

Paz a uds.

Mirna

IP: Guardada

nehemias
Miembro
enviado 01-11-1999 06:11     Pulsa aquí para ver el perfíl de nehemias   Pulsa aquí para enviar un e-mail a nehemias     
Ha decir verdad yo guardo los dos
lso sabado voy a una iglesia, messianic judia
y los domingos a una evangelica pero debo confesarles que me siento mas identificado con la iglesia judia messianic

IP: Guardada

karolusin
Miembro
enviado 02-11-1999 06:32     Pulsa aquí para ver el perfíl de karolusin   Pulsa aquí para enviar un e-mail a karolusin     
DLB JORGE, MIGUEL T y ELELIAS

JORGE
Las SENDAS ANTIGUAS son las marcadas por Dios en su plan de Salvacion, y no lo que tenga mas tiempo, pues sino caeriamos en la contradiccion que el ESPIRITISMO en mas antiguo que el CRISTIANISMO.
JESUS vino a dar cuplimiento a la LEY, a morir por nosotros, lo circuncidaron a los 7 dias, se bautizo a los 30 años, uso tunica, PERO no se trata de lo que hizo, pues ¿Tu crees que tengamos que usar tunica, como lo hizo el?, hasta profesia sobre la tunica habia, es mas NUNCA condeno su usa, ni aprobo el uso de pantalones.
Veamos el "espiritu" de lo que vivio.
Se dijo Señor (DUEÑO) del Sabado.
Sano en Sabado.
Consintio que sus Discipulos ESPIGARAN en Sabado.
Peor aun, no solo lo aprobo, sino que los defendio, de no gurdar el Sabado.
Ahora bien no trates de distraer la pregunta que le hice a ELELIAS, RESPONDELA TU. (espero los datos).

ELELIAS
Que linda forma de EVADIR, levantando falsos, pero NO le voy a seguir su juego, le dijo lo mismo que a JORGE, RESPONDA la pregunta que hice, DE DATOS.
Ud. dice que no nos gusta usar la Biblia y ya lo vio MIGUEL T como Catolico fue lo que uso, pero ¿Podra Ud. responder, con algo que no sean sus tendenciosas Interpretaciones Biblicas, es decir con DATOS HISTORICOS?

Atentamente su hno en XTO karolusin

IP: Guardada

JACK777
Miembro
enviado 03-11-1999 02:17     Pulsa aquí para ver el perfíl de JACK777   Pulsa aquí para enviar un e-mail a JACK777     
KAROLUSIN!!!!!!

Que linda forma de EVADIR, levantando falsos, pero NO le voy a seguir su juego, le dijo lo mismo que a JORGE, RESPONDA la pregunta que hice, DE DATOS.
Ud. dice que no nos gusta usar la Biblia y ya lo vio MIGUEL T como Catolico fue lo que uso, pero ¿Podra Ud. responder, con algo que no sean sus tendenciosas Interpretaciones Biblicas, es decir con DATOS HISTORICOS?

Jack
La Biblia y la historia no se contradicen,
van fuertemente UNIDAS de la mano, ya Vistor dio suficientes datos historicos en otro tema, creo que (SABADO O DOMINGO) BUSQUELAS PORQUE NO LAS PODRE MEJORAR.

att: JACK

IP: Guardada

elelias
Miembro
enviado 06-11-1999 12:45     Pulsa aquí para ver el perfíl de elelias   Pulsa aquí para enviar un e-mail a elelias     
miguel t:estudia primero la problematica que habia,referente a las fiestas romanas,a las comidas sacrificadas a los idolos,etc.Y entenderas los textos Biblicos que me citas,pues no tienen nada que ver con el sabado.Te estraigo un parafo "el que come de todo, lo hace también por el Señor; y de hecho da gracias al Señor por ello; y el que no come algunos alimentos, se abstiene de comerlos en consideración al Señor, y también da gracias a Dios" Romanos 14, 5-6.
¿que tiene eso que ver con el sabado?.Mira hay muchos libros de historiadores de la epoca ,que te pueden ayudar a entender que pasaba con los dias a los que se refiere pablo,y con los alimentos,josefo es uno de ellos,etc.....

IP: Guardada