PDA

Versión completa : Ex-Sacerdote Católico Romano



Juan 8:32
27-03-2004, 18:33
Estaba experimentando el abrazo de Jesús ...



por Marcos Zavaleta (pastor evangélico)

ex- Sacerdote Católico Romano

Nací en el Estado de Guanajuato - México en 1956, en medio de una familia muy religiosa y llena de dinero. Desde muy pequeño me gustó siempre acudir a la Iglesia, ya sea a Misa, Rosario o al Catecismo. Conforme fui creciendo fui acólito (monaguillo), vanguardista y también formé parte de la ACJM (Asociación Católica de la Juventud Mexicana).

En mi casa había una pequeña capilla donde los viernes a las 5:00 p.m. se decía Misa para la familia y después se rezaba un Rosario, al cual acudían varias familias, para que posteriormente se charlara entre todas las visitas. Eran para mi días muy especiales.

Cuando terminé mi educación secundaria le pedí a mi madre que me permitiera estudiar en el Seminario, ya que quería ser Sacerdote. Ella me apoyó en todo, ya que su ilusión más grande era que uno de sus hijos fuera Sacerdote. Fue así como ingresé al Seminario Jesuita menor de Querétaro y posteriormente pasé al Seminario Mayor de esta misma organización religiosa.

En 1978 fue cuando me ordené Sacerdote, lo cual trajo una gran alegría en mi familia, especialmente en mi madre. Debo señalar que mis padres se separaron cuando yo era aún muy pequeño de edad. En el Seminario siempre fui el alumno más sobresaliente en mis calificaciones y en toda actividad religiosa; realmente estaba seguro de mi vocación y de mi creencia doctrinal.

Al ser ordenado recuerdo cuando mi madre besó mis pies aún descalzos y llorando pidió a mis hermanos que se arrodillaran para que yo les diera la bendición sacerdotal. Y fue ahí donde mi madre le comunicó a mis hermanos que desde ese tiempo en adelante y para siempre, ahora era yo el jefe de la familia. Para mi fue algo inesperado, pero a la vez fue algo sensacional, que siendo yo el menor de la familia ahora tenía el privilegio de ser el mayor. Todo iba muy bien en mi vida. Se me asignó una Iglesia muy cerca del Obispo de Querétaro y también se me pidió que terminara mis estudios de Administración en la Universidad Metropolitana de la Ciudad de México. Fueron para mí unos años de mucho trabajo, pero a la vez sentía que Dios, y María Su madre, me había escogido para algo muy especial. Mi meta era ser Obispo y sabía que se me estaban dando todos los medios para lograrlo.

Al terminar mis estudios fui asignado como Ecónomo auxiliar de la Diócesis de Tacámbaro Michoacán. De ahí salí a los Estados Unidos a obtener una Maestría en Economía en la ciudad de Los Ángeles donde se me asignó a la Parroquia de la Resurrección. Al finalizar mis estudios se me asignó el Economato de la Diócesis de Morelia, (una de las más importantes) y dos años después fui nombrado Ecónomo General de la Arquidiócesis. Mi sueño de ser Obispo se estaba acercando a pasos acelerados. Pero en uno de mis viajes a Los Ángeles conocí el Movimiento Carismático y me gustó bastante y empecé a reflexionar acerca de mi posición, no para con la Iglesia sino para con Cristo, dándome cuenta de que aún siendo sacerdote estaba muy alejado de Dios.

Fue un tiempo en el que muchas veces pensaba que me estaba volviendo loco, pues al mismo tiempo de que me gustaba ser sacerdote, había algo que me disgustaba. Y fue así cuando un sábado, estando en la ciudad de México preparando una reunión de ecónomos de México y estando paseando por uno de los parques más hermosos de esta ciudad como es el Parque de la Alameda Central, cuando una pequeñita se me acercó y me preguntó que si ya conocía a Cristo. Para mi sorpresa, me dió un pequeño papelito -o sea un folleto- con el plan de salvación. Le pedí a esta niña que me dejara solo y lo hizo, pero minutos después regresó con su mamá y ella me testificó de lo que Cristo había hecho en su vida. Fue para mi tan impactante lo que esta mujer me hablaba, que decidí acompañarla a un culto de su Iglesia. Claro que momento después estaba arrepentido de mi decisión, pero seguí adelante por educación.

Al llegar a la pequeña Iglesia me sentí muy avergonzado pro haber tomado esta decisión, pero a la vez la curiosidad me ganó, y seguí en el culto. Esa noche el pastor hizo una invitación a aceptar a Jesucristo como Salvador y no hice caso, pero también habló de que al día siguiente habría un evento de algo que ellos llaman "Escuela Dominical", y al tener curiosidad (no cabe duda que tiene razón el dicho que dice que la curiosidad mató al gato) acudí a esta reunión y me agradó a tal grado que me dije a mi mismo que si la Iglesia Católica enseñara de esta manera, no habría sectas. Que risa me da ahora recordar este momento... -"bueno si ya había ido dos veces... que más daba ir una tercera vez, al culto del domingo por la tarde...". Me encontraba hospedado en uno de los mejores hoteles de la ciudad de México, y mientras comía y tomaba una copa de buen tequila, decidí ir a este culto que comenzaba a las 3:00 p.m. y así lo hice.

En este culto escuché la mejor predicación sobre salvación que he escuchado (se trataba de mi salvación) y cuando el pastor hizo el llamado al altar para aceptar a Cristo fui el primero en pasar -y el único-. Al hacer la oración algo pasó dentro de mí. Empecé a sentir un gran amor, y a la vez me sentía como si no estuviera en la tierra. Recuerdo que el pastor oró por mí e impuso sus manos sobre mi cabeza, y en ese momento caí al suelo como desmayado y empecé a llorar como nunca antes había llorado. Pasaron tres horas para que yo pudiera levantarme de ese pequeño gran altar, y cuando lo hice no había nadie en la Iglesia, solo mi pastor Moisés, que se encontraba leyendo la Biblia. Al levantarse me abrazó y comencé a llorar una vez más, pero ahora era de júbilo ya que no estaba experimentando el abrazo de un hombre sino el abrazo de Jesús.

Meses después de esta experiencia tuve que renunciar a la Iglesia Romana, no sin antes haber pasado por un proceso espiritual con el Señor muy fuerte. La Iglesia, al saber mis motivos de separación, me llevó a un juicio doctrinal, de donde se me mandó a hacer penitencia corporal en el convento de los Carmelitas Descalzos, en donde duré dos días latigando mi cuerpo. Fue donde escuché la voz de Cristo que me decía que la única sangre que lava todo pecado es la sangre que Él derramó por nosotros en la Cruz del Calvario. Así que tomé la decisión de salir de aquél lugar, cosa que logré usando la fuerza y salí huyendo de ahí para nunca regresar.,

Fue triste para mí el no ser recibido por mi madre y por mis familiares. Todos me cerraron las puertas. Como pude fui a buscar a mi pastor Moisés y él me recibió con los brazos abiertos, curó mis heridas, me alimentó y me dió hospedaje. Tiempo después regresé a mi casa, donde fui recibido por mi madre. Ella pensó que regresaba a la Iglesia Romana, más yo le hablaba de mi decisión de seguir a un Cristo Vivo, a mi Salvador, a Mi Rey y Señor. Mi intención era de que mi madre aceptara a Cristo, mas cuando ella comprendió que le hablaba de la Iglesia que ella llama protestante y hereje, se sintió muy ofendida y por primera vez sentí en mi cara su mano, no para acariciarme sino para abofetearme, cosa que siguió haciendo por varios minutos. Se había apoderado de ella un espíritu de muerte, de pecado, ya que mientras me golpeaba ella profería maldiciones en contra mía y me decía que se arrepentía de haberme dado la vida, y me maldecía continuamente. Sangre empezó a brotar de mis labios y de mi nariz, así que decidí salir de la casa con paso apresurado, creyendo que de esta manera, el castigo terminaría. No me importaba tanto el físico, pero el castigo moral que estaba recibiendo era ya insoportable para mí.

Pero el castigo no terminó sino que mi madre salió también a la calle y frente a varios vecinos y curiosos ella seguía golpeándome. En esos momentos quise tirar mi Biblia que llevaba apretada a mi pecho con mis dos manos, y arrodillarme delante de mi madre y pedirle perdón por el dolor que estaba causándole, más una vez más volví a escuchar la voz de Dios que me decía que si amaba más a mi madre o mis hermanos que a Él no era digno de Él. Así que no me quedó más remedio que huir de aquél lugar y nunca más volví a ver a mi madre. Ocho meses después ella falleció y me causó muy grande dolor, ya que mi familia se opuso a que fuera a ver su cuerpo. Para ese entonces ya me encontraba radicando en la ciudad de Tijuana (Baja California), frontera con U.S.A., ya que empecé a ser muy hostigado y perseguido por los medios y personas que usa la Iglesia de Roma para personas como yo.

Más grande fue mi consuelo que algunas personas allegadas a mi familia me confiaron que en los postreros días de mi madre y durante su convalecencia ella se negó a recibir la visita de Sacerdotes y Obispos, diciendo que comprendía el gran error que había cometido y que no necesitaba ningún rezo de hombre, ni ninguna confesión hecha de hombre, que se sentía tranquila porque ahora amaba al Cristo que su hijo servía. Dios había cumplido su promesa que dice CREE EN EL SEÑOR JESUCRISTO Y SERÁS SALVO TÚ Y TU CASA.

Si bien aún hay ocasiones en que sufro ataques que atentan contra mi integridad física y moral, estos han disminuido bastante. Me encuentro sirviendo a Dios en este país que tanto amo y ahora me encuentro en el Estado que me vio nacer es decir Guanajuato, a donde el Señor me ha traído con el compromiso de predicar su Santa Palabra a los cuatro vientos.

El Señor me ha dado visión del Gran Derramamiento del Espíritu Santo que viene sobre este Estado y sobre este país, es tiempo de la Libertad para México!!!

Ruego a Dios que este testimonio sirva para que almas se acerquen a Cristo, pues EL ES EL CAMINO, LA VERDAD Y LA VIDA, Y NADIE LLEGA AL PADRE SI NO ES POR EL. Ruego también a Dios que este testimonio sirva para que mis hermanos que se sientan débiles se afiancen en la Fe.

Dios les bendiga a todos y este es mi correo

zavamar1@hotmail.com



pastor Marcos Zabaleta


Fuente: http://www.conocereislaverdad.org/testi_Marcos.htm

Apologeta de Cr
03-04-2010, 18:49
Marcos, desmentí 50 veces este testimonio, y vos Daniel, ya te excplique por que es falso, si lo seguis subiendo es por pura y exclkusiva malicia.
Este hombre no puede haber sido Sacerdote, no le da la edad, ni el tiempo de estudio,m ni el bocabulario, ni el sistema de estudios... nunca fue siquiera Católico.
Más aún, no figura en los Registros de la Compañía de Jesús, no tienen pruebas que respalden su testimonio.
Quizás si hubiera mencinado otra orden, pero fue tan salame de nombrar a los Jesuitas.

edgaraadv
09-04-2010, 00:23
Estaba experimentando el abrazo de Jesús ...



por Marcos Zavaleta (pastor evangélico)

ex- Sacerdote Católico Romano

Nací en el Estado de Guanajuato - México en 1956, en medio de una familia muy religiosa y llena de dinero. Desde muy pequeño me gustó siempre acudir a la Iglesia, ya sea a Misa, Rosario o al Catecismo. Conforme fui creciendo fui acólito (monaguillo), vanguardista y también formé parte de la ACJM (Asociación Católica de la Juventud Mexicana).

En mi casa había una pequeña capilla donde los viernes a las 5:00 p.m. se decía Misa para la familia y después se rezaba un Rosario, al cual acudían varias familias, para que posteriormente se charlara entre todas las visitas. Eran para mi días muy especiales.

Cuando terminé mi educación secundaria le pedí a mi madre que me permitiera estudiar en el Seminario, ya que quería ser Sacerdote. Ella me apoyó en todo, ya que su ilusión más grande era que uno de sus hijos fuera Sacerdote. Fue así como ingresé al Seminario Jesuita menor de Querétaro y posteriormente pasé al Seminario Mayor de esta misma organización religiosa.

En 1978 fue cuando me ordené Sacerdote, lo cual trajo una gran alegría en mi familia, especialmente en mi madre. Debo señalar que mis padres se separaron cuando yo era aún muy pequeño de edad. En el Seminario siempre fui el alumno más sobresaliente en mis calificaciones y en toda actividad religiosa; realmente estaba seguro de mi vocación y de mi creencia doctrinal.

Al ser ordenado recuerdo cuando mi madre besó mis pies aún descalzos y llorando pidió a mis hermanos que se arrodillaran para que yo les diera la bendición sacerdotal. Y fue ahí donde mi madre le comunicó a mis hermanos que desde ese tiempo en adelante y para siempre, ahora era yo el jefe de la familia. Para mi fue algo inesperado, pero a la vez fue algo sensacional, que siendo yo el menor de la familia ahora tenía el privilegio de ser el mayor. Todo iba muy bien en mi vida. Se me asignó una Iglesia muy cerca del Obispo de Querétaro y también se me pidió que terminara mis estudios de Administración en la Universidad Metropolitana de la Ciudad de México. Fueron para mí unos años de mucho trabajo, pero a la vez sentía que Dios, y María Su madre, me había escogido para algo muy especial. Mi meta era ser Obispo y sabía que se me estaban dando todos los medios para lograrlo.

Al terminar mis estudios fui asignado como Ecónomo auxiliar de la Diócesis de Tacámbaro Michoacán. De ahí salí a los Estados Unidos a obtener una Maestría en Economía en la ciudad de Los Ángeles donde se me asignó a la Parroquia de la Resurrección. Al finalizar mis estudios se me asignó el Economato de la Diócesis de Morelia, (una de las más importantes) y dos años después fui nombrado Ecónomo General de la Arquidiócesis. Mi sueño de ser Obispo se estaba acercando a pasos acelerados. Pero en uno de mis viajes a Los Ángeles conocí el Movimiento Carismático y me gustó bastante y empecé a reflexionar acerca de mi posición, no para con la Iglesia sino para con Cristo, dándome cuenta de que aún siendo sacerdote estaba muy alejado de Dios.

Fue un tiempo en el que muchas veces pensaba que me estaba volviendo loco, pues al mismo tiempo de que me gustaba ser sacerdote, había algo que me disgustaba. Y fue así cuando un sábado, estando en la ciudad de México preparando una reunión de ecónomos de México y estando paseando por uno de los parques más hermosos de esta ciudad como es el Parque de la Alameda Central, cuando una pequeñita se me acercó y me preguntó que si ya conocía a Cristo. Para mi sorpresa, me dió un pequeño papelito -o sea un folleto- con el plan de salvación. Le pedí a esta niña que me dejara solo y lo hizo, pero minutos después regresó con su mamá y ella me testificó de lo que Cristo había hecho en su vida. Fue para mi tan impactante lo que esta mujer me hablaba, que decidí acompañarla a un culto de su Iglesia. Claro que momento después estaba arrepentido de mi decisión, pero seguí adelante por educación.

Al llegar a la pequeña Iglesia me sentí muy avergonzado pro haber tomado esta decisión, pero a la vez la curiosidad me ganó, y seguí en el culto. Esa noche el pastor hizo una invitación a aceptar a Jesucristo como Salvador y no hice caso, pero también habló de que al día siguiente habría un evento de algo que ellos llaman "Escuela Dominical", y al tener curiosidad (no cabe duda que tiene razón el dicho que dice que la curiosidad mató al gato) acudí a esta reunión y me agradó a tal grado que me dije a mi mismo que si la Iglesia Católica enseñara de esta manera, no habría sectas. Que risa me da ahora recordar este momento... -"bueno si ya había ido dos veces... que más daba ir una tercera vez, al culto del domingo por la tarde...". Me encontraba hospedado en uno de los mejores hoteles de la ciudad de México, y mientras comía y tomaba una copa de buen tequila, decidí ir a este culto que comenzaba a las 3:00 p.m. y así lo hice.

En este culto escuché la mejor predicación sobre salvación que he escuchado (se trataba de mi salvación) y cuando el pastor hizo el llamado al altar para aceptar a Cristo fui el primero en pasar -y el único-. Al hacer la oración algo pasó dentro de mí. Empecé a sentir un gran amor, y a la vez me sentía como si no estuviera en la tierra. Recuerdo que el pastor oró por mí e impuso sus manos sobre mi cabeza, y en ese momento caí al suelo como desmayado y empecé a llorar como nunca antes había llorado. Pasaron tres horas para que yo pudiera levantarme de ese pequeño gran altar, y cuando lo hice no había nadie en la Iglesia, solo mi pastor Moisés, que se encontraba leyendo la Biblia. Al levantarse me abrazó y comencé a llorar una vez más, pero ahora era de júbilo ya que no estaba experimentando el abrazo de un hombre sino el abrazo de Jesús.

Meses después de esta experiencia tuve que renunciar a la Iglesia Romana, no sin antes haber pasado por un proceso espiritual con el Señor muy fuerte. La Iglesia, al saber mis motivos de separación, me llevó a un juicio doctrinal, de donde se me mandó a hacer penitencia corporal en el convento de los Carmelitas Descalzos, en donde duré dos días latigando mi cuerpo. Fue donde escuché la voz de Cristo que me decía que la única sangre que lava todo pecado es la sangre que Él derramó por nosotros en la Cruz del Calvario. Así que tomé la decisión de salir de aquél lugar, cosa que logré usando la fuerza y salí huyendo de ahí para nunca regresar.,

Fue triste para mí el no ser recibido por mi madre y por mis familiares. Todos me cerraron las puertas. Como pude fui a buscar a mi pastor Moisés y él me recibió con los brazos abiertos, curó mis heridas, me alimentó y me dió hospedaje. Tiempo después regresé a mi casa, donde fui recibido por mi madre. Ella pensó que regresaba a la Iglesia Romana, más yo le hablaba de mi decisión de seguir a un Cristo Vivo, a mi Salvador, a Mi Rey y Señor. Mi intención era de que mi madre aceptara a Cristo, mas cuando ella comprendió que le hablaba de la Iglesia que ella llama protestante y hereje, se sintió muy ofendida y por primera vez sentí en mi cara su mano, no para acariciarme sino para abofetearme, cosa que siguió haciendo por varios minutos. Se había apoderado de ella un espíritu de muerte, de pecado, ya que mientras me golpeaba ella profería maldiciones en contra mía y me decía que se arrepentía de haberme dado la vida, y me maldecía continuamente. Sangre empezó a brotar de mis labios y de mi nariz, así que decidí salir de la casa con paso apresurado, creyendo que de esta manera, el castigo terminaría. No me importaba tanto el físico, pero el castigo moral que estaba recibiendo era ya insoportable para mí.

Pero el castigo no terminó sino que mi madre salió también a la calle y frente a varios vecinos y curiosos ella seguía golpeándome. En esos momentos quise tirar mi Biblia que llevaba apretada a mi pecho con mis dos manos, y arrodillarme delante de mi madre y pedirle perdón por el dolor que estaba causándole, más una vez más volví a escuchar la voz de Dios que me decía que si amaba más a mi madre o mis hermanos que a Él no era digno de Él. Así que no me quedó más remedio que huir de aquél lugar y nunca más volví a ver a mi madre. Ocho meses después ella falleció y me causó muy grande dolor, ya que mi familia se opuso a que fuera a ver su cuerpo. Para ese entonces ya me encontraba radicando en la ciudad de Tijuana (Baja California), frontera con U.S.A., ya que empecé a ser muy hostigado y perseguido por los medios y personas que usa la Iglesia de Roma para personas como yo.

Más grande fue mi consuelo que algunas personas allegadas a mi familia me confiaron que en los postreros días de mi madre y durante su convalecencia ella se negó a recibir la visita de Sacerdotes y Obispos, diciendo que comprendía el gran error que había cometido y que no necesitaba ningún rezo de hombre, ni ninguna confesión hecha de hombre, que se sentía tranquila porque ahora amaba al Cristo que su hijo servía. Dios había cumplido su promesa que dice CREE EN EL SEÑOR JESUCRISTO Y SERÁS SALVO TÚ Y TU CASA.

Si bien aún hay ocasiones en que sufro ataques que atentan contra mi integridad física y moral, estos han disminuido bastante. Me encuentro sirviendo a Dios en este país que tanto amo y ahora me encuentro en el Estado que me vio nacer es decir Guanajuato, a donde el Señor me ha traído con el compromiso de predicar su Santa Palabra a los cuatro vientos.

El Señor me ha dado visión del Gran Derramamiento del Espíritu Santo que viene sobre este Estado y sobre este país, es tiempo de la Libertad para México!!!

Ruego a Dios que este testimonio sirva para que almas se acerquen a Cristo, pues EL ES EL CAMINO, LA VERDAD Y LA VIDA, Y NADIE LLEGA AL PADRE SI NO ES POR EL. Ruego también a Dios que este testimonio sirva para que mis hermanos que se sientan débiles se afiancen en la Fe.

Dios les bendiga a todos y este es mi correo

zavamar1@hotmail.com



pastor Marcos Zabaleta


Fuente: http://www.conocereislaverdad.org/testi_Marcos.htm


Hermano Marcos, te felicito, sí te creo y creo en Jesucristo como mi Señor y mi Salvador

Dios te Bendice

Saludos

Apologeta de Cr
09-04-2010, 01:12
Estimado, nadie discute eso, pero lamentablemente, yo mismo investigué la historia y es falsa.
Hay datos erroneos inexcusables para quien haya sido Sacerdote Católico y datos temporalbles inbecusables para un Jesuita.
Muchas de las cosas que mencina ni existen y la estructura de la Compañia de Jesus no es la que menciona.
Lamento que seas tan ciego como para dejarte convencer por una historia falsa, si al menos te guiaras por la Verdad, no me imirta que seas evangélico Catolico o budista, pero suempre la VERDAD, no semejante mentira y tan descarada

chico_catolico
09-04-2010, 06:52
Estaba experimentando el abrazo de Jesús ...



por Marcos Zavaleta (pastor evangélico)

ex- Sacerdote Católico Romano

Nací en el Estado de Guanajuato - México en 1956, en medio de una familia muy religiosa y llena de dinero. Desde muy pequeño me gustó siempre acudir a la Iglesia, ya sea a Misa, Rosario o al Catecismo. Conforme fui creciendo fui acólito (monaguillo), vanguardista y también formé parte de la ACJM (Asociación Católica de la Juventud Mexicana).

En mi casa había una pequeña capilla donde los viernes a las 5:00 p.m. se decía Misa para la familia y después se rezaba un Rosario, al cual acudían varias familias, para que posteriormente se charlara entre todas las visitas. Eran para mi días muy especiales.

Cuando terminé mi educación secundaria le pedí a mi madre que me permitiera estudiar en el Seminario, ya que quería ser Sacerdote. Ella me apoyó en todo, ya que su ilusión más grande era que uno de sus hijos fuera Sacerdote. Fue así como ingresé al Seminario Jesuita menor de Querétaro y posteriormente pasé al Seminario Mayor de esta misma organización religiosa.

En 1978 fue cuando me ordené Sacerdote, lo cual trajo una gran alegría en mi familia, especialmente en mi madre. Debo señalar que mis padres se separaron cuando yo era aún muy pequeño de edad. En el Seminario siempre fui el alumno más sobresaliente en mis calificaciones y en toda actividad religiosa; realmente estaba seguro de mi vocación y de mi creencia doctrinal.

Al ser ordenado recuerdo cuando mi madre besó mis pies aún descalzos y llorando pidió a mis hermanos que se arrodillaran para que yo les diera la bendición sacerdotal. Y fue ahí donde mi madre le comunicó a mis hermanos que desde ese tiempo en adelante y para siempre, ahora era yo el jefe de la familia. Para mi fue algo inesperado, pero a la vez fue algo sensacional, que siendo yo el menor de la familia ahora tenía el privilegio de ser el mayor. Todo iba muy bien en mi vida. Se me asignó una Iglesia muy cerca del Obispo de Querétaro y también se me pidió que terminara mis estudios de Administración en la Universidad Metropolitana de la Ciudad de México. Fueron para mí unos años de mucho trabajo, pero a la vez sentía que Dios, y María Su madre, me había escogido para algo muy especial. Mi meta era ser Obispo y sabía que se me estaban dando todos los medios para lograrlo.

Al terminar mis estudios fui asignado como Ecónomo auxiliar de la Diócesis de Tacámbaro Michoacán. De ahí salí a los Estados Unidos a obtener una Maestría en Economía en la ciudad de Los Ángeles donde se me asignó a la Parroquia de la Resurrección. Al finalizar mis estudios se me asignó el Economato de la Diócesis de Morelia, (una de las más importantes) y dos años después fui nombrado Ecónomo General de la Arquidiócesis. Mi sueño de ser Obispo se estaba acercando a pasos acelerados. Pero en uno de mis viajes a Los Ángeles conocí el Movimiento Carismático y me gustó bastante y empecé a reflexionar acerca de mi posición, no para con la Iglesia sino para con Cristo, dándome cuenta de que aún siendo sacerdote estaba muy alejado de Dios.

Fue un tiempo en el que muchas veces pensaba que me estaba volviendo loco, pues al mismo tiempo de que me gustaba ser sacerdote, había algo que me disgustaba. Y fue así cuando un sábado, estando en la ciudad de México preparando una reunión de ecónomos de México y estando paseando por uno de los parques más hermosos de esta ciudad como es el Parque de la Alameda Central, cuando una pequeñita se me acercó y me preguntó que si ya conocía a Cristo. Para mi sorpresa, me dió un pequeño papelito -o sea un folleto- con el plan de salvación. Le pedí a esta niña que me dejara solo y lo hizo, pero minutos después regresó con su mamá y ella me testificó de lo que Cristo había hecho en su vida. Fue para mi tan impactante lo que esta mujer me hablaba, que decidí acompañarla a un culto de su Iglesia. Claro que momento después estaba arrepentido de mi decisión, pero seguí adelante por educación.

Al llegar a la pequeña Iglesia me sentí muy avergonzado pro haber tomado esta decisión, pero a la vez la curiosidad me ganó, y seguí en el culto. Esa noche el pastor hizo una invitación a aceptar a Jesucristo como Salvador y no hice caso, pero también habló de que al día siguiente habría un evento de algo que ellos llaman "Escuela Dominical", y al tener curiosidad (no cabe duda que tiene razón el dicho que dice que la curiosidad mató al gato) acudí a esta reunión y me agradó a tal grado que me dije a mi mismo que si la Iglesia Católica enseñara de esta manera, no habría sectas. Que risa me da ahora recordar este momento... -"bueno si ya había ido dos veces... que más daba ir una tercera vez, al culto del domingo por la tarde...". Me encontraba hospedado en uno de los mejores hoteles de la ciudad de México, y mientras comía y tomaba una copa de buen tequila, decidí ir a este culto que comenzaba a las 3:00 p.m. y así lo hice.

En este culto escuché la mejor predicación sobre salvación que he escuchado (se trataba de mi salvación) y cuando el pastor hizo el llamado al altar para aceptar a Cristo fui el primero en pasar -y el único-. Al hacer la oración algo pasó dentro de mí. Empecé a sentir un gran amor, y a la vez me sentía como si no estuviera en la tierra. Recuerdo que el pastor oró por mí e impuso sus manos sobre mi cabeza, y en ese momento caí al suelo como desmayado y empecé a llorar como nunca antes había llorado. Pasaron tres horas para que yo pudiera levantarme de ese pequeño gran altar, y cuando lo hice no había nadie en la Iglesia, solo mi pastor Moisés, que se encontraba leyendo la Biblia. Al levantarse me abrazó y comencé a llorar una vez más, pero ahora era de júbilo ya que no estaba experimentando el abrazo de un hombre sino el abrazo de Jesús.

Meses después de esta experiencia tuve que renunciar a la Iglesia Romana, no sin antes haber pasado por un proceso espiritual con el Señor muy fuerte. La Iglesia, al saber mis motivos de separación, me llevó a un juicio doctrinal, de donde se me mandó a hacer penitencia corporal en el convento de los Carmelitas Descalzos, en donde duré dos días latigando mi cuerpo. Fue donde escuché la voz de Cristo que me decía que la única sangre que lava todo pecado es la sangre que Él derramó por nosotros en la Cruz del Calvario. Así que tomé la decisión de salir de aquél lugar, cosa que logré usando la fuerza y salí huyendo de ahí para nunca regresar.,

Fue triste para mí el no ser recibido por mi madre y por mis familiares. Todos me cerraron las puertas. Como pude fui a buscar a mi pastor Moisés y él me recibió con los brazos abiertos, curó mis heridas, me alimentó y me dió hospedaje. Tiempo después regresé a mi casa, donde fui recibido por mi madre. Ella pensó que regresaba a la Iglesia Romana, más yo le hablaba de mi decisión de seguir a un Cristo Vivo, a mi Salvador, a Mi Rey y Señor. Mi intención era de que mi madre aceptara a Cristo, mas cuando ella comprendió que le hablaba de la Iglesia que ella llama protestante y hereje, se sintió muy ofendida y por primera vez sentí en mi cara su mano, no para acariciarme sino para abofetearme, cosa que siguió haciendo por varios minutos. Se había apoderado de ella un espíritu de muerte, de pecado, ya que mientras me golpeaba ella profería maldiciones en contra mía y me decía que se arrepentía de haberme dado la vida, y me maldecía continuamente. Sangre empezó a brotar de mis labios y de mi nariz, así que decidí salir de la casa con paso apresurado, creyendo que de esta manera, el castigo terminaría. No me importaba tanto el físico, pero el castigo moral que estaba recibiendo era ya insoportable para mí.

Pero el castigo no terminó sino que mi madre salió también a la calle y frente a varios vecinos y curiosos ella seguía golpeándome. En esos momentos quise tirar mi Biblia que llevaba apretada a mi pecho con mis dos manos, y arrodillarme delante de mi madre y pedirle perdón por el dolor que estaba causándole, más una vez más volví a escuchar la voz de Dios que me decía que si amaba más a mi madre o mis hermanos que a Él no era digno de Él. Así que no me quedó más remedio que huir de aquél lugar y nunca más volví a ver a mi madre. Ocho meses después ella falleció y me causó muy grande dolor, ya que mi familia se opuso a que fuera a ver su cuerpo. Para ese entonces ya me encontraba radicando en la ciudad de Tijuana (Baja California), frontera con U.S.A., ya que empecé a ser muy hostigado y perseguido por los medios y personas que usa la Iglesia de Roma para personas como yo.

Más grande fue mi consuelo que algunas personas allegadas a mi familia me confiaron que en los postreros días de mi madre y durante su convalecencia ella se negó a recibir la visita de Sacerdotes y Obispos, diciendo que comprendía el gran error que había cometido y que no necesitaba ningún rezo de hombre, ni ninguna confesión hecha de hombre, que se sentía tranquila porque ahora amaba al Cristo que su hijo servía. Dios había cumplido su promesa que dice CREE EN EL SEÑOR JESUCRISTO Y SERÁS SALVO TÚ Y TU CASA.

Si bien aún hay ocasiones en que sufro ataques que atentan contra mi integridad física y moral, estos han disminuido bastante. Me encuentro sirviendo a Dios en este país que tanto amo y ahora me encuentro en el Estado que me vio nacer es decir Guanajuato, a donde el Señor me ha traído con el compromiso de predicar su Santa Palabra a los cuatro vientos.

El Señor me ha dado visión del Gran Derramamiento del Espíritu Santo que viene sobre este Estado y sobre este país, es tiempo de la Libertad para México!!!

Ruego a Dios que este testimonio sirva para que almas se acerquen a Cristo, pues EL ES EL CAMINO, LA VERDAD Y LA VIDA, Y NADIE LLEGA AL PADRE SI NO ES POR EL. Ruego también a Dios que este testimonio sirva para que mis hermanos que se sientan débiles se afiancen en la Fe.

Dios les bendiga a todos y este es mi correo

zavamar1@hotmail.com



pastor Marcos Zabaleta


Fuente: http://www.conocereislaverdad.org/testi_Marcos.htm


mmm... ¿en cuántas ocasiones he escuchado este testimonio? y por distintas personas, inclusive varias diciendome que eran ellas mismas.... ¡Que cosas verdad!.

beatriz prado
09-04-2010, 15:55
niñadelsilencio

ME QUEDO CON LA HISTORIA QUE APARECE EN LA BIBLIA CUANDO DIOS SANO A UN CIEGO DE NACIMIENTO, TODOS DECIAN ¡¡¡
ESTE HOMBRE MIENTE NUNCA HA ESTADO CIEGO!!!!!!!.
DECIAN AL CIEGO COMO PUEDES CREER EN ESE HOMBRE SI ES PECADOR,
EL CIEGO RESPONDE, SI ES PECADOR YO ESO NO LO SE, LO UNICO QUE SE, QUE ESTANDO CIEGO EL ME SANO.

LO MISMO LE DIGO A MI HERMANO QUE DA ESTE TESTIMONIO, SI ES PECADOR YO NO LO SE, SI MIENTE, YO NO LO SE, LO UNICO QUE SE QUE AMA A JESUS, A ESE MISMO JESUS QUE AMO ESE CIEGO.
SE QUE LOS CRISTIANOS NO DEBEMOS MENTIR. Y NO SE PORQUE A MIS HERMANOS CATLICOS LES DUELE TANTO CUANDO UNOS DE SUS FILAS, AMA AL UNICO DIOS VERDADERO. SIN MEDIADOR. EL ES UNICO Y SOLO A EL DEBEMOS ADORAR.
BENDIONES PARA TODOS

Apologeta de Cr
09-04-2010, 19:02
Marta, lamentablemente estás equivocada, y si no sabe si miente es por que no querés.
Si lees la Biblia, sabrás que no hay peor ciego que el que no quiere ver, y te pregunto ¿Cómo puede amar a Cristo quien habla con mentira?.
Yo hablé con el pastor, todavía espero las fotos de su ordenación; Los Jesuitas aseguran que no existe un ex-sacerdote con ese nombre, pero lo peor de todo son los errores históricos, te recomiendo que te leas la historia y te tomes media hora, para investigar si es cierta, y me expliques como una persona puede haber consegudo tantas licencias como él dice, sobre todo cuando son licencias que no se dan.
la cantidad de errores que tiene esa historia es inaceptable, pero veo que el demonio se valió bien de él, por muchos que lo creen sin cuestionar.
El como pastor estudió 4 años, el Sacrdote estdua no menos de 7 y medio, hay una edad minima para ser Sacerdote, la que él no cumple, dice haber estado en instituciones que no existen, no superó instancias que necesariamente pasan los religiosos, etc.
Puntualmente, segun su historia, se ordenó no menos de 8 años antes que cualqier Jesuita (raro), hizo el seminario menor (que no existe), se ordenó antes de la edad que inexcusablemente tiene que tener alguien para ordenarse (esa no se dispensa), carece de bocabulario, y otros errores bastante graves que surgen de una sencillísima lectura del "testimonio".
Si me dejas tu correo te mando un artículo que publiqué al respecto sobre este farsante.
Es un ciego que guia a otros ciegos, y todos caerán en el abismo, a menos que sean precavidos.

ana79
10-04-2010, 05:39
QUE ES LO QUE TE PREOCUPA APOLOGETA, POR QUE ES TAN DIFÍCIL CREER, NO ES EL PRIMER CASO DE UN SACERDOTE ROMANO PASA A FILAS DE LA VERDAD, DEL DIOS VIVO, COMO ESTE CASO HAY MUCHOS, Y GLORIA A DIOS SON MAS LOS QUE SON SALVOS. NO AVERIGÜES MAS, QUE EN CASO DE MENTIR EL ES EL QUE VA A SER ENJUICIADO.

DIOS TE BENDICE.

chico_catolico
10-04-2010, 06:55
QUE ES LO QUE TE PREOCUPA APOLOGETA, POR QUE ES TAN DIFÍCIL CREER, NO ES EL PRIMER CASO DE UN SACERDOTE ROMANO PASA A FILAS DE LA VERDAD, DEL DIOS VIVO, COMO ESTE CASO HAY MUCHOS, Y GLORIA A DIOS SON MAS LOS QUE SON SALVOS. NO AVERIGÜES MAS, QUE EN CASO DE MENTIR EL ES EL QUE VA A SER ENJUICIADO.

DIOS TE BENDICE.


filas de la verdad.... bueno si tu dices, en fin Cristo es la Luz y el que se aleja de ÉL está en tinieblas.

Luis Salazar
10-04-2010, 07:17
Conozco casos de Protestantes que se hicieron Catolicos. Uno en especial David B. Currie. Lee su libro "Born Fundamentalist Born Again Catholic"

Apologeta de Cr
10-04-2010, 19:40
Lo que estás diciento, Ana, es una total inchoerencia, claro que me preocupa que hablenb mentiras y que calumnien a mi Madre (La Iglesia), y me hiere personalmente.
Me preocupa que este hombre, por meido de un testimonio falso, tenga gente como vos que lo cree y lo sigue, y Católicos a los que, segun él, "evageliza" por medio de este testimonio, les dice que fue católico, y después habla cualqueir cantidad de calumnias que, como rumores (tumores) malignos, consumen a parte de mis hermanos.
Como Cristiano me preocupa el álma de los demás, de gente como vos, que cree estas calumnias y que cree que se salvó por hacerse evangélico, cuando la realidad, que se desprende de su testimonio, demuestra lo contrario.
Como dice el otro Católico (chico católico era?), hay muchos muchosimos pastores evangélicos conversos al Católicismo. Hay incluso una fundación en la que ellos se incorporan (entre otras cosas, al convertirse pierden más de lo que perdería un Sacerdote, ya que al ingresar a la Iglesia pierden su oficio, pues no pueden predicar y deben volver a estudiar de cero para hacerlo, eso es una conversión), tengo muchos de esos testimonios, con direcciones, etc.
Hace poco, la Iglesia Anglicana de Inglaterra, y de esas la high church, volvió completita a la Iglesia católica.

Pero lo importante importante, no es que ese testimonio (si fuera verdad) convenza a alguien, o que ese pastor hubiera "experimentado a Cristo", si así fuera, ¡ALABADO SEA JESUCRISTO!, loq ue me enferma y no puedo tolerar es que traten de defender una "verdad" mediante una mentira (como si fuera posible) y que esa mentira circule.

Elq ue posteó el testimonio ya sabe, Y LO SABE que el testimonio es falso, incluso en algun tiempo lo había sacado de su página, no se ahora, y sin embargo lo postea, te parece que una Iglesia que predica a raiz de una mentira tan obvia y tan grande, ¿puede tener la Verdad?

Apologeta de Cr
10-04-2010, 19:55
Te comparto algunso testimonios (El primer link es suficiente, pero te agregue un par mas):
http://www.defiendetufe.org/pastores_evangelicos.htm

http://www.youtube.com/watch?v=Y5ujAZZfCHU
http://www.youtube.com/watch?v=DXo5lJ40Cmw
http://www.youtube.com/watch?v=D1PK9ugDNQw&feature=related (este ahora es diacono -un paso menos que sacerdote)
http://www.youtube.com/watch?v=h4PAL3I3dko&feature=related
http://www.lafecatolica.com/conversion-fernando-casanova-expastor-evangelico/71/[/URL]
[URL]http://www.noticiacristiana.com/sociedad/2006/07/ex-pastor-evangelico-fue-ordenado-sacerdote-catolico.html (http://lasteologias.wordpress.com/2008/07/06/ex-pastor-evangelico-convertido-al-catolicismo-%E2%80%9Cverdad-catolica-se-me-presento-clara-y-contundente%E2%80%9D/)

ana79
11-04-2010, 02:09
APOLOGETA, YO NO ESTOY PARA PELEAR NI DECIDIR QUIEN DICE LA VERDAD O NO, NO SE POR QUE TE ENFADA TANTO, SI TU SIGUES LOS MANDAMIENTOS Y LA PALABRA DE DIOS (POR QUE LA SABES VERDAD). NO TIENES NADA QUE TEMER, LO IMPORTANTE ES QUE ADORAMOS AL MISMO DIOS, LO GLORIFICAMOS Y DAMOS GRACIAS. EL ES LA VERDAD.

DIOS TE BENDICE

Louis Oliver
11-04-2010, 16:41
Yo también pienso que el Sr. Zavala nunca ha sido sacerdote, pero por un motivo mucho más simple: ¿Cuál era su objetivo al ordenarse?, ¿Qué es lo que parece conmoverle más al ordenarse? Tal como lo cuenta, lo que más parece agradarle de su ordenación no es ser ordenado como ministro de Cristo, sino que su madre le "besase sus pies, aún descalzos" (por cierto, ¿qué hacía descalzo?), y que le nombrase "jefe" de su familia, aún siendo el menor. Nos habla de su destino en una parroquia, y de que todo iba viento en popa PARA LOGRAR SU META, QUE NO ERA OTRA QUE LA DE ¡SER OBISPO! ¡TOMA YA! ¡OBISPO! Estimado Sr. Zavala, LA META DE CUALQUIER SACERDOTE CATÓLICO NO ES "SER OBISPO", SINO SERVIR A SU COMUNIDAD. Y, aunque llegue a obispo, no crea que va a ser "el que manda". En muchos casos toca hacer un servicio aún más ingrato; otra cosa es que le gustasen los honores y el tratamiento de "Su Ilustrísima", lo cual tampoco es propio de un sacerdote católico. Pero lo que ya me deja atónito es su "conversión": que una niña pequeña le diera un folleto y que su madre le invitara a un culto ¿evangelista?, ¿presbiteriano?, ¿anglicano?, ¿baptisita?... ni tan siquiera nos dice el nombre de su nueva iglesia. Su formación católica ¿no daba para más? ¿Se vio incapaz de razonar sobre ello con una niña pequeña y su madre, y atraerlas a la que según Vd. era entonces su iglesia, la Iglesia Católica? ¿Por qué el folleto se lo dio la niña y no la madre? Una niña pequeña no debe ir por ahí, dando estampitas a adultos desconocidos. Y lo que no es admisible en modo alguno es que alegue "haber sido hostigado por los medios y personas de que se vale la Iglesia Católica", y que sufre "ataques que atentan contra su integridad física y moral". Pues bien, no sé en Guanajuato, pero en España a los sacerdotes que dejan la Iglesia Católica se les seculariza, y se acabó. Conozco a varios ex sacerdotes de verdad, y ninguno ha sido acosado por la Iglesia Católica. Por cierto, en ningún sitio dice usted que le hayan secularizado, sino que da la sensación de que huyó sin más. En tal caso, no sería ex-sacerdote, sino que seguiría siendo sacerdote, le guste o no, ya que SACERDOTE UNA VEZ, SACERDOTE SIEMPRE, y si ha pedido la secularización sigue siendo sacerdote secularizado. Sea como fuere, pediré por Vd. Pax et Bonum

Louis Oliver
11-04-2010, 16:49
Ahhhhh... Y, por cierto, a los sacerdotes , cuando se ordenan SE LES BESA LAS MANOS, Y NO LOS PIES. Por eso se llama BESAMANOS y no "besapiés". Pax et bonum.

Apologeta de Cr
12-04-2010, 06:10
Ana, ya te dije que ni me enoja, ni me preocupa, ni me asusta, pero COMO CRISTIANO, NO PUEDO PERMITIR QUE UN FALSO PROFETA PRETENDA PERDER A MIS HERMANOS Y CALUMNIAR A MI MADRE, en tu discurso hay 2 opciones, o no te importan los demás, ergo no sos buena Cristiana o querés justificar lo injustificable.
Mientras vaya con la verdad no hay nada que reprochar, pero no solo de mi me ocupo.
Viuendo la respuesta de Oliver, repare en algunas cosas que antes no había notado, dfe todos modos adjunto la critica que yo hice publica sobre su falso testimonio:
Lo de su meta de ser obispo, muestra que quiere presentarse como un cura ambicioso, pero estar cerca de la casa episcopal no implica nada que tenga quie ver con un nombramiento, uno puede ser sirviente personal y vestir y bañar al obispo (por hacer una burda exajeración) que nada quiere decir. El Obispo es nombrado por el Papa, previo una invbestigación secreta, el cura no entra para obipo ni decide cerlo, un dia lo ordenan, es algo extraordinario. Si uno entra pretendiendo ser Obispo se llevara una fea sorpresa.
Otra cosa, sobre todo los Jesuitas, tienen orden de que si un Jesuita se entera de que otro quiere tener algun cargo debe denunciarlo y es expulsado de la comunidad. Los Jesuitas tienen como unico ser Sacerdotes y eso lo saben desde que entran, no obstante que por obediencia al papa 4 Jesuitas a la fecha sean obispos. No pueden aspirar ni siquiera a ser parrocos. Y pueden ser expulsados por eso.

Lo de la niña pequeña, disciento con Oliver, en que, en todo caso, pesará en la conciencia de la madre si alguna vez le secuestran a la nena... es una mala madre, pero es cierto que si ni siquiera se preocupó en invitarlas a la Iglesia Católica, mal Sacerdote es.

Lo de ser ostigado por personas que la Iglesia tiene a tal fin... ¿Quien?, ¿El Opus Dei, brazo armado de la Iglesia?jajaja, que es, ¿Dawn Brawn?...

Tampoco había reparado en que lo único que le hacía falta era pedir la reduccion al estado laical por causa de discernimiento, o pedido una licencia, en lugar de encerrarse con un látigo.

Por último, habiendo ido a alguna que otra ordenación, no repare en el tema de los pies, es verdad que ni se descalzan ni se les besan los pies, si está el rito del besamanos en la primer misa. No se quien lo habrá ordenado, pero realmente el rito que describe parece una herejía, el rito de besamanos tiene como fin venerar las manos de Cristo, ya que en más, las manos del Sacerdote, que han sido ungidas por el Crisma actuaran por Cristo. el rito que el describe tiene como finalidad resaltar la dignidad del Sacerdote que, ESPECIALMENTE EN LA ORDENACION, es de suma humildad, por eso SE POSTRAN. Pero si te queda alguna duda te adjunto una foto de una ordenación donde se ven todos los zapatitos.

6625
Decime si ves algun piue descalzo, como para que termnada la ordenación, los pies de Marcos pudieran estar AUN descalzos.

Ahora si, te adjunto mi trabajito al respecto. Verás que es un testimonio falso de punta a punta (ups, hay cosas en las que si había reparado... pero te lo adjunto igual):
Como se puede apreciar son innumerables los errores que contiene este texto, que muestran que el sujeto en cuestión nunca fue siquiera Católico (me refiero a un buen Católico, practicante).
Analicemos un poco:

1_“Nací en el Estado de Guanajuato - México en 1956... Cuando terminé mi educación secundaria ingresé al Seminario ... En 1978 fue cuando me ordené Sacerdote” o sea a los 22 años de Edad.
Este dato es muy curioso, puesto que por más cálculos que uno haga no cierran los números, ¿por que? (voy a hablar ahora de los curas seculares –normales- no de los jesuitas, en cuyo caso la situación es más absurda) Resulta que un Sacerdote estudia 7 años para llegar a Diácono y seis meses a un año más para ser Sacerdote, lo curioso es que marcos, aun cuando se hagan todas las concesiones, suponiendo que terminó la secundaria a los 16 años e ingresó a la Compañía a los 17, nos da que no estudió más de 6 años.
2_Ahora, el para complicarlo más, seguramente con conocimiento de que la Compañía es una orden que tiene fama de conservadora y que sus seminarios y sus obras son muy famosas en películas, dice:
“Fue así como ingresé al Seminario Jesuita menor de Querétaro y posteriormente pasé al Seminario Mayor de esta misma organización religiosa”. Lo primero que me saltó a la vista fue que dijera Organización religiosa en vez de Orden o Congregación, como se referiría cualquier Católico, pero es un detalle menor.
Los datos más importantes de esta historia son que “ingresé al Seminario Jesuita menor... y posteriormente pasé al Seminario Mayor” hoy en día, un sacerdote de su edad, no pudo haber pasado por el seminario menor y mayor de ninguna orden, ya que es un estatuto secular, o sea, las “organizaciones religiosas” como el les llama, no tienen seminario menor. Además, el seminario menor es (en el clero secular) más bien, un secundario, no es propiamente parte de la formación para el sacerdocio (También alguna orden reciente lo mantiene, pero es una escuela secundaria pupila, nada más)
Pero yendo un paso más allá, los jesuitas tienen 2 años de introducción, 4 años de Filosofía, 2 años de noviciado, y finalmente 4 años de Teología, lo que da 12 años de preparación, que muy pedantemente nuestro Pastor dice haberlos hecho en 6 (hay jesuitas que llegaron a tardar 18 años, y este lo hizo en 6).
No me cabe duda que es Pastor, ya que el seminario Pentecostal, por ejemplo son solo 4 años, pero seguro que nunca fue Jesuita.
3_ ”mi madre besó mis pies aún descalzos y llorando pidió a mis hermanos que se arrodillaran para que yo les diera la bendición sacerdotal”. Esta práctica de descalzarse me es ajena, realmente es la primera vez que la escucho, y no sería la primera ordenación a la que participo (quiero decir, no participé de esta que nunca existió, claro, pero si de otras y nunca vi eso).
4_ “Iglesia muy cerca del Obispo de Querétaro... como Ecónomo auxiliar de la Diócesis de Tacámbaro... Ecónomo auxiliar de la Diócesis de Tacámbaro Michoacán... Los Ángeles Parroquia de la Resurrección... Economato de la Diócesis de Morelia... . Mi sueño de ser Obispo se estaba acercando a pasos acelerados” no voy a juzgar su sueño de ser obispo, me parece quu no es más que dramatización, pero está simplificando mucho la forma de “ser obispo”, si cree que se logra estando cada día más cerca de la Vicaría hasta que te hacen párroco de la “Parroquia del Obispo” no se, no se realmente lo que quiso decir, lo cierto es que no conoce la Iglesia.
5_” donde se me mandó a hacer penitencia corporal en el convento de los Carmelitas Descalzos, en donde duré dos días latigando mi cuerpo” Es curioso que el Concilio Vaticano II fue hacia el 68, y desde allí ya no se practica la mortificación corporal (obligatoria), y según el, los Jesuitas lo enviaron con los Carmelitas Descalzos a hacer mortificación por estar confundido sobre su Fe. No tiene sentido, ¿Por qué los Jesuitas, si enviaran a alguien a mortificarse, lo harían en otra congregación y no en sus casas? No es una práctica que se de en la Iglesia realmente, lo que demuestra su falta de conocimiento sobre la misma y el nivel de calumnias que salen de este Pastor de Cristo (si lo es).
6_ ”empecé a ser muy hostigado y perseguido por los medios y personas que usa la Iglesia de Roma para personas como yo”. Y después vino el padrino, le dio un beso y lo condenó a muerte.
Claro, parece que este pastor tiene una mala traducción de la Biblia en la que dice: “Estos signos acompañarán a quienes vienen en Mi nombre “Calumniarán en nombre de la verdad”. “muy hostigado y perseguido por los medios” que noticia para la prensa... me imagino.
7_ “aún hay ocasiones en que sufro ataques que atentan contra mi integridad física y moral”. Cuanto más leo más me desconcierta, “aún ... sufro ataques que atentan contra mi integridad física y moral”, que personaje soberbio, pareciera que el mundo está pendiente de su conversión, tanto que lo persiguen de México a los Estados Unidos, seguramente si se va a chica, los chinos paganos pagados por el Papa lo van a ir a matar. Los errores y las calumnias son tan vistosos como la falta de Verdad de quien la predica.
8_Ni hablar de los e-mails intercambiados con Marcos.
9_Finalmente lo más importante es mi comunicación con la Casa Provincial Jesuita en México en la que niegan tener o haber tenido un Sacerdote de ese nombre, pero claro, seguramente es un complot para silenciar a Marcos, habría que mandar esta historia a Coppola para que haga la proxima película de “el Padrino” con Benedicto XVI como el Padrino, y el Superior Provincial de los Jesuitas en México como su sucesor.

Gracias a Dios he logrado que su calumnioso testimonio sea retirado de la mayoría de las páginas. Lo triste es que al compartir este testimonio con muchos evangélicos, en lugar de ver la evidencia puesta arriba, contestaban cosas como “vos sos el mentiroso”, “donde está la mentira, mostrame donde miente”, “estoy seguro que Marcos puede responder todas esas dudas”, “la ICAR –así lo dicen, no sea que nombren el nombre maldito- es del diablo” “La ICAR oculta la verdad y silencia a los que se oponen”... VAMOS, LES ESTOY MOSTRANDO EVIDENCIA, EVINDENCIA, no me crean a mi, pero averigüen si lo que digo de la Iglesia es verdad y van a ver que el testimonio es FALSO.

Reitero entonces mi pregunta: ¿Se puede defender la Verdad con una mentira (tan grande)?
Entonces su iglesia no tiene la verdad.

Apologeta de Cr
12-04-2010, 06:15
Ana, acepta que este hombre no predica con la Verdad.
Que alguien que predica falsedades puede perder un alma y es por eso que no lo puedo permitir.
Que La Iglesia es mi Madre y la defenderé con mi vida si la atacan, y por eso no puedo permitir que la calumnien de ese modo.
Que no podes justificar este testimonio con decir "lo importante es lo que vos creas", por que este pastor, por mi pasibilidad puede hacer mucho mal. "lo unico que hace falta para que los malos triunfen es que los buenos no hagan nada"
Quisiera saber porq ue les molesta tanto a los evangélicos que un testiomonio tan abiertamente fgalso sea desmentido, llegaron a decirme "todo debe tener una explicación", "no veo que sea mentira"... si fueran humildes reconocerían un mpésimo Cristiano, aceptarían su falsedad y predicarían la Verdad sin más preocupaciones, en lugar de buscar la verdad donde no está. En este testimonio.

Tampoco quiero pelear, pero no puedo permitir que siga circulando.

Louis Oliver
12-04-2010, 15:04
Excelente argumentación, Apologeta. Como decimos por aquí, "antes se pilla a un mentiroso que a un cojo", y me da que el Sr. Zavala miente en todo excepto, tal vez, en lo de que es pastor evangélico. Ya dijo san Juan Evangelista a unos amigos que le acompañaban, al encontrarse con el gnóstico Cerinto en unos baños públicos: "Vayámonos de aquí hermanos, y a toda prisa, no sea que el techo de los baños donde se encuentra Cerinto, el enemigo de la verdad, caigan sobre su cabeza y nos aplasten". La verdad proviene de Dios, la mentira, del demonio, y la mentira nunca prevalecerá. Pax et bonum.

Cristina123
14-04-2010, 18:21
Si, en efecto a mi también me llamó sobremanera el testimonio del Ex-Sacerdote Católico, su testimonio es tan frío de corazón y en algo que estoy de acuerdo con en el comentario del sr. Louis Oliver, el sacerdote es ordenado para "servir" ser el más humilde, si la persona que relata (Ex-Católico Romano) tenía en mente otro objetivo, otra meta, que era prioridad, antes que Amar a Dios sobre toda las cosas, pues en efecto su vocación era errada e hizo bien en dejar el sacerdocio.
Independientemente de si una persona toma la decisión de ser CRISTIANO: "católico romano", "evangelista", el fundamento es amar a Dios, Padre, mi Señor y Jesús mi pastor y servirlo en nuestros hermanos, evitando confrontaciones, buscando acuerdos.
Llegué a esta pagina por curiosidad y considero que los testimonios deben ser verdaderos, que edifiquen, que ayuden a otros hermanos.