¿Es Pedro la roca, el primer papa y quien recibió las llaves del reino?

¿Qué quiso decir Jesús en Mateo, 16:18-19?

“Y yo también te digo, que tú eres Pedro, Y sobre esta roca edificaré mi iglesia; y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella. Y a ti te daré las llaves del reino de los cielos; y todo lo que atares en la tierra será atado en los cielos; y todo lo que desatares en la tierra será desatado en los cielos.”

Antes, veamos lo que Pedro mismo dice sobre “la roca de la iglesia” y otros apóstoles igualmente, sobre la cabeza de la iglesia.

Pedro enseñó al respecto, enseñanza que obviamente recibió del mismo Señor cuando anduvo con el al igual que los otros apóstoles: Pedro dice: (1 Pedro, 1: 25 y 2: 1-8 )

"Mas la palabra del Señor permanece para siempre, y esta es la palabra que por el evangelio os ha sido anunciada." (1 Pedro, 1:25) Todo lo que vemos a nuestro alrededor es temporal, el mundo físico no es lo real y verdadero, sólo la palabra del Señor es permanente y fiel cual Dios mismo es, no puede caer a tierra sin que se cumpla. Observe la conexión entre este versículo y los que siguen.

"Desechando, pues, toda malicia, todo engaño, hipocresía, envidias, y todas las detracciones, desead como niños recién nacidos, la leche espiritual no adulterada, para que por ella crezcáis para salvación, si es que habéis gustado la benignidad del Señor." (1Pedro, 2:1-3) (Salmo, 34:8 ) Si gustamos al Señor, significa que hemos abandonado nuestra mentalidad que aprendimos del mundo, que está viciada con malicia, engaño, hipocresía y distracciones típicas de la naturaleza mundanal.

"Acercaos a él, (Jesús) piedra viva, desechada ciertamente por los hombres, mas para Dios escogida y preciosa, vosotros también, como piedras vivas, sed edificados como casa espiritual y sacerdocio santo, (eso no es el sacerdocio católico) para ofrecer sacrificios espirituales aceptables a Dios por medio de Jesucristo. (1 Pedro, 2:4-6) (Isaías, 28:16) Cuando “nos acercamos a él” implica que nos conectamos con el, recibiendo de su vida en nosotros y de su naturaleza, (Stg, 4:8; Jn, 1:11-13) es decir, hemos muerto al yo y al mundo, y vivimos en el y para el. (Ro, 6:1-11; 14:7,8 ) Por la tanto, siendo el la roca, nosotros venimos a ser piedras vivas, para gloria de su nombre.

"Por lo cual también contiene la escritura: He aquí, pongo en Sion la principal piedra del ángulo, (Jesucristo) escogida y preciosa; y el que creyere en él, no será avergonzado. Para vosotros pues, los que creéis, el es precioso; pero para los que no creen, La piedra que los edificadores (los religiosos judíos) desecharon, (Jesucristo) Ha venido a ser cabeza del ángulo; y: piedra de tropiezo, y roca que hace caer, porque tropiezan en la palabra, siendo desobedientes; a lo cual fueron también destinados." (1 Pedro, 2:7-8 ) (Salmo, 8:14-15)
Fíjate que, tropezar con la roca, es tropezar con la palabra, haciéndose desobediente a ella. (Jn, 1:1-3) Jesús y la palabra son lo mismo.

Ahora bien, ¿que dice la escritura en general, sobre esa roca o fundamento? ¿Quien es?

1 Corintios, 3:11. "Porque nadie puede poner otro fundamento que el que esta puesto, el cual es Jesucristo."


1 Corintios, 10:4 "...y la roca (aún para el pueblote Israel en el desierto), era Cristo."

Efesios, 2:20-21. "edificados sobre el fundamento de los apóstoles y profetas, siendo la principal piedra del ángulo Jesucristo mismo, en quien todo el edificio bien coordinado, va creciendo para ser un templo santo en el Señor..."
En fin, los apóstoles y los cristianos primitivos, no tenían dudas ni problemas sobre quien es la roca del evangelio y del iglesia cristiana.

Pero cuando la ICR, se inventó el papado y para justificarlo comenzó a enseñar que Pedro recibió primacía entre los apóstoles y que fue el primer papa, cosa de por sí misma contradictoria, desde entonces se han valido de la respuesta de Cristo a Pedro, en el momento de una confesión fundamental para el evangelio de Cristo, o sea, que Jesús es el Cristo, para torcerlo y decir que, Pedro es la roca. Pero, Pedro, sustancialmente dijo: “Tu eres el Cristo, (el ungido, el Mesías, el salvador, el Hijo de Dios, Emmanuel) el Hijo del Dios viviente."

Es decir, todo lo que Cristo ya había reclamado de sí mismo. Esa fue una declaración tan acertada de Pedro, en un momento tan crucial para los apóstoles y para el futuro del evangelio que, produjo la respuesta de Cristo a él, cosa que no admite confusión. Esa, verdad de que, “Jesús era el Cristo” debía quedar grabado en sus corazones desde ahí en adelante, a saber, que ellos no habían estado siguiendo a un hombre, o a otro líder religiosos más, sino que Jesús era el verdadero Hijo de Dios, el verdadero Mesías prometido, el verdadero Cristo.

Esa es la roca del evangelio y de la iglesia de Cristo, no un simple hombre, como pedro y mucho menos un papa. La verdad de la declaración, es en esencia, cristo mismo.

Jesús le dijo a Pedro, en virtud a su declaración: “Y yo te digo que tu eres Pedro, (viene de petra o pequeña roca, raíz de su nombre Pedro) Tanto Pedro, como todo el que confiesa que Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios, Dios hombre, y lo recibe en su corazón como salvador y Señor de su vida, viene a ser una pequeña piedra del edificio que se está edificando con el evangelio, que es la iglesia de Cristo. (Pedro mismo enseño eso, y nunca Pedro hizo reclamos de papado alguno)

1. Además, de acuerdo a las reglas de la misma iglesia católica, que supuestamente recibieron del Señor y del " primer papa" como ellos llaman a Pedro, el papa tiene que ser célibe y Pedro no era célibe, Pedro era casado.

2. Pedro nunca visitó Roma, Pedro ejerció su apostolado (no papado) en Jerusalén entre los judíos, el fue el apóstol para los judíos no para los gentiles.

3. Nunca vemos a Jesús hablando de papado, o mencionárselo a Pedro en esa ocasión, que los católicos reclaman que Jesús le estaba dando "supremacía" a Pedro.

Mira como dice: (Mateo, 16:18 )

Primero veamos el contexto. Versos, 13-17 y después el verso, 20.

Vr, 13. "Viniendo Jesús a la región de Cesarea de Filipo, preguntó a sus discípulos, diciendo: ¿Quien dicen los hombres que es el Hijo del Hombre?" (Es decir, ¿quien es Jesús?)

¿Creen ustedes que Jesús no sabía lo que los hombres decían de él? Claro que Jesús lo sabía, entonces, ¿Por qué hace la pregunta? Por que el quiere abordar el tema de su divinidad, Mesianidad, con los discípulos y quería asegurarse que ellos, recibieran la revelación de que Jesús no era un simple hombre más, sino el verdadero Cristo, el Mesías... Igual hizo con la mujer samaritana el poso de Jacob. (Juan, 4:1-42)

Vr, 14. "Ellos (los discípulos), dijeron: Unos, (dicen que tu eres) Juan el bautista; otros, Elías; y otros, Jeremías, o alguno de los profetas."

Vaya, que opinión tenía la gente de Jesús, muy buena por cierto, para beberlo matado después. Pero no tenían ni idea de quien era verdaderamente Jesús, y la mayoría de los judíos hasta el día de hoy permanecen con el mismo velo puesto sobre sus ojos. (2 Corintios, 3:14-18 ) No obstante, tenían sus opiniones acerca de Jesús, y de muy alta categoría.

vr,15. "El (Jesús) les dijo: Y vosotros, ¿quien decís que soy yo?"

Este era el meollo de toda aquella conversación, Jesús quería que salieran de allí, con la revelación de su persona y ministerio, lo cual es el verdadero fundamento de la iglesia y su misión. Ahí era que Jesús quiso traer a los discípulos, los que después de su partida estarían a cargo de proclamar el evangelio por todo el mundo. Jesús quería que entendieran que su causa no era cualquier causa, o una religión cualquiera, o algo vano, sino que, El era el Mesías, el Cristo de Dios, El salvador del mundo.

vr, 16. "Respondió Simón Pedro, dijo: Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente." (Bingo)

Al menos Pedro, expresó lo que el en realidad el no sabía, pero que le fue revelado (por supuesto, en base a lo que ya Jesús mismo les había enseñado) por el único que puede revelar al hombre los misterios de Dios. El Padre. Es muy posible que los otros también ya lo hubieran entendido, o hubieran recibido convicción de esa verdad, porque no vemos que Jesús quiso seguir indagando más sobre algo tan importante y que él quería ciertamente, que quedara grabado en sus espíritus y en sus corazones. Sólo que, Pedro fue el único que se atrevió a expresarlo libremente. Expresión que le hubiera costado la vida si lo decía frente a los líderes del templo y los religiosos judíos.

vr, 17. “Entonces le respondió (a Pedro) Jesús: Bienaventurado eres, Simón, hijo de Jonás, porque no te lo reveló carne ni sangre, (es decir humano o conocimiento humano) sino mi Padre que está en los cielos."

La revelación de Cristo como Señor y Dios, no puede ser dada por los hombres o la sabiduría humana, de otra manera, no hubieran matado al cristo, (1 Co, 2:6-16) más, para que se cumpliera la escritura, Jesús murió y resucitó a lo que ya estaba destinado, desde antes de la fundación del mundo. (1 Co, 15:3,4; 1 Pedro, 1:18-20 )

vr, 18. (La piedra en que tropiezan los católicos) "Y yo también te digo, que tú eres Pedro, (eso no fue una revelación, todos sabían que el se llama Pedro, si no que, eso fue una expresión de solidaridad de intimidad espiritual, de parte de Jesús hacia pedro, en ocasión de su nombre que significa pequeña piedra. Jesús se identifica con los que reciben su revelación y confiesa a aquellos que le confiesan a él. (Mt, 10:32-33; Lc, 12:8 ) Así que, Jesús le habla a Pedro, como si le dijera: Tu declaras aún sin entenderlo bien, lo que es la roca y piedra angular del evangelio y sobre la que edificaré mi iglesia, al tu recibir revelación del Cristo, y confesarme delante de los hombre, yo te confieso a ti también delante de los ángeles y delante de mi Padre. Cristo se hace vivo, vida para tí, con la revelación a tu espíritu de quién es él, te conviertes en piedra vida de su iglesia. Y Jesús le sigue diciendo: “y sobre esta roca edificaré mi iglesia, y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella."

“Sobre esta roca” no, “esa roca” como refiriéndose a Pedro, sino refiriéndose a sí mismo. Tampoco le dice, Sobre ti Pedro, como bien pudo haberle dicho si ese hubiera sido el caso.

Nótese que Jesús usa el concepto que el mismo pedro usó posteriormente para establecer nuestra relación espiritual con Cristo, es decir, Cristo la roca principal y nosotros, edificados como piedras vivas, en el, para la construcción del cuerpo de Cristo que es su iglesia y de la cual el es la cabeza. (Efesios, 5:23-27; Colosenses, 1:15-19 )

vr 19. "Y a tí daré las llaves del reino de los cielos; y todo lo que atares en la tierra será atado en los cielos; y todo lo que desatares en la tierra será desatado en los cielos."

Todo el que recibe la revelación de que Jesús es el cristo resucitado, recibe la llave del reino de los cielos, es decir, la capacidad de buscar y usar a su favor los principios espirituales que gobiernan los cielos y la tierra, es decir, lo que ya Dios ha declarado. Así que, el Señor no le está asignado a Pedro una cualidad especial y exclusiva que no pudiera tener ningún creyente verdadero de Jesucristo, sino que en pocas palabra, le dice: Como has recibido del Padre, la revelación de quien soy yo, esas son las llaves que te doy para que lo que tu declares lícito en la tierra, así será lícito, si antes ya ha sido declarado lícito en el cielo, y viceversa.

Pedro ni nadie, esta recibiendo autorización para operar caprichosamente o aún en violación a los principios ya establecidos por Dios, como declarar una cosa lícita, cuando Dios la ha declarado ilicita antes. Eso estaría en contradicción con Dios y su palabra. Simple y llanamente, no puede ser como los católicos piensan que, pedro, "el primer papa" y por ende, los sacerdotes, pueden cambiar las cosas que Dios ha establecido, pera otorgarle concesiones a los pecadores, diciéndoles: "Te perdono hijo tus pecados, reza tantos avemarías y tantos padre nuestros y ya eres perdonado." Eso es herejía y anti-bíblico. Sólo existe un medio lícito para recibir el perdón de los pecados, conforme a las escrituras.

"Las laves", son el poder de la revelación de que Jesucristo es el Señor, el que dijo: "Todo poder me ha sido dado en el cielo y en la tierra, por tanto, id y haced discípulos a todas las naciones..." (Mateo, 28:18, 19 )

vr, 20. "Entonces, mandó a sus discípulos que a nadie dijesen que él era Jesús el Cristo."

Este versículo te aclara todo, si es que, con los otros versículos anteriores, no has querido entender. Fíjate que el asunto gira alrededor de que Jesús es el cristo, lo que Pedro declaró.

Jesús cerró la conversación, no diciéndoles como les diría si es como los católicos creen, "Entonces mandó a sus discípulos que a nadie dijesen que Pedro iba a ser el primar papa, el que tendría supremacía sobre el resto de los apóstoles y la iglesia, y que, el (Pedro) es “la roca” el que recibió las llaves del reino" ¿Verdad que no?

No, Jesús lo que les encargó fue: "...que a nadie dijesen que el era Jesús el Cristo."

¡Que maravillosa la palabra de Dios!