¿Qué lengua se hablaba en Judea en la época de Jesús? :


Por Camilo Ezagui

Guia de Peregrinos y Maestro de Turismo – Israel



El hebreo es una lengua semita emparentada con el antiguo arameo mesopotámico. Sabemos que el Viejo Testamento de la Biblia fue escrito originalmente en hebreo.

El Profesor David Flusser de la Universidad Hebrea de Jerusalén escribe: “Después del descubrimiento del Libro de Ben Sira en hebreo entre los Manuscritos del Mar Muerto, y del hallazgo de las Cartas de Bar Kojvá en el desierto de Judea, y a la luz de estudios más profundos del lenguaje de los Sabios judíos, se acepta que la mayor parte del pueblo hablaba bien el hebreo" en la época del Segundo Templo.

El Libro de Ben Sira se escribió en hebreo entre el 190 y el 180 antes de Cristo en la época de la ocupación de Judea por los griegos. Fue traducido al griego por el nieto quien dice en la introducción:”Pues no tienen la misma fuerza las cosas expresadas originalmente en hebreo que cuando se traducen a otra lengua”. Este libro es considerado un texto canónico en la Bíblia cristiana (Eclesiástico).

Durante el reinado de los reyes de la dinastía Jasmonea (141 al 63 A.C.) las monedas, salvo contadas excepciones, se acuñaron con inscripciones en griego y en hebreo.

Las cartas de Simón Bar Kojbá (o Bar Kosiba) se escribieron en hebreo cotidiano durante la segunda revuelta de los judíos contra Roma pagana entre el 132 y el 135 de la era cristiana. Es decir, apenas unos 100 años después de la Crucifixión de Jesús. Fue entonces cuando el emperador Adriano le cambió el nombre a Judea por Palestina. Por cierto, es por eso que el nombre Palestina no aparece en los Evangelios.

El Profesor Flusser afirma en su libro “El judaísmo y las raíces del Cristianismo” que las Parábolas (Mashal) en la literatura rabínica fueron relatadas por los Maestros solo en hebreo durante todas las épocas.

También menciona como prueba del uso del hebreo entre los judíos el texto de Hechos de los Apóstoles 21, 39 y 22, 1 donde textualmente dice que San Pablo se dirige al pueblo de Jerusalén “en lengua hebrea”…

La Mishná, compilación de las tradiciones orales para la práctica de los mandamientos de la Torá, fue escrita en el hebreo hablado por los sabios durante los siglos I y II D.C.

En el Evangelio de San Juán (Bíblia de Jerusalén) encontramos otras referencias sobre el idioma en uso:

+ Juán 5, 2: …“una piscina que en hebreo se llama Betesda”…

+ Juán 19, 17: “…Calvario que en hebreo es Gólgota”…

+ Juán 19, 13: “…Pilatos se sentó en el tribunal en el lugar llamado enlosado, en hebreo Gabatá”…

+ Juán 19, 19: “…esta inscripción estaba escrita en hebreo, latín y griego”…

+ Juán 21, 40: “…ella se vuelve y le dice en hebreo Rabuni, que quiere decir Maestro”…

En Apocalipsis 16, 16 podemos leer: “…el lugar que en hebreo se llama Armagedón”…

El arameo por su parte se hablaba en Aram (Siria y Mesopotamia). Tanto el arameo como el griego eran idiomas hablados durante la ocupación de Judea por Persia y Grecia respectivamente. Luego fueron utilizadas para comunicarse con los extranjeros y seguramente Jesús que creció en la Galilea de los Gentiles hablaba tambien el arameo. Pero para dirigirse al pueblo judío en el Templo usaba el hebreo tal y como lo hizo San Pablo poco despues. Para hablar con Pilatos pudo hacerlo a traves de un traductor al servicio del Procurador romano para comunicarse con la poblacion nativa. Obviamente el hebreo en la época de Jesús tenía influencias del arameo y del griego.

El Profesor Flusser explica: “Hay enseñanzas y expresiones de Jesús que pueden ser traducidas tanto al hebreo como al arameo, pero hay algunas que sólo pueden ser traducidas al hebreo. Ninguna puede ser traducida solo al arameo. Además se puede demostrar el origen hebreo de los Evangelios traduciéndolos al hebreo”, sobre todo el de San Mateo que fue escrito originalmente en hebreo segun ocho de los primeros Padres de la Iglesia (Entre ellos Papías de Hierápolis siglo II, Orígenes s. III y Gerónimo s. IV). Segun cita Eusebio a principios del siglo III Orígenes afirmó que “el primero que se escribió fue el Evangelio de Mateo...que lo compuso en lengua hebrea y lo publicó para los fieles procedentes del judaísmo”.(Historia Eclesiástica, VI, XXV, 3-6).