El propósito del siguiente ensayo es hacer una evaluación y crítica de la traducción dada por la Biblia textual al pasaje de Apocalipsis 1: 10.



Esta versión fue publicada en 1999, la cual ha sido propagandeada como estrictamente textual, y exegéticamente fiel a los textos originales griegos y hebreos; se pavonea de estar en entre lo mejor en cuanto a traducción y fidelidad. Tal aserto me propongo evaluarlo en relación al pasaje en cuestión.



La Biblia textual traduce Apoc. 1: 10 de la siguiente manera:



Estuve en espíritu en el día dominical, y oí detrás de mí una gran voz como de trompeta.



Nos dedicaremos a evaluar solo la expresión “día dominical” que esta versión sugiere, por tanto preguntémonos ¿está correcto traducir de esta manera? Parece que eso es lo que piensan los traductores de esta Biblia, pues en una nota de pie de plana explican su fundamento: “Gr. Kuriake hemera= día Señorial, o Dominical- 1ª de Cor. 11: 20[1]”. Preguntemos ¿es verdad la afirmación anterior, puede el término griego Kuriake traducirse libremente como señorial, domingo o dominical? Hagamos una evaluación de esto a la luz de las evidencias textuales históricas.



La exégesis Bíblica: esta comprende un cuidadoso estudio de los términos que forman un pasaje bíblico, buscando el significado original, especialmente la connotación que tuvo para el escritor que usó una frase o palabra determinada con un propósito determinado, como también el que percibieron aquellos que fueron los primeros lectores de los textos sagrados. Esta herramienta busca el significado “original” no el que evolucionó con el correr de los años y siglos, porque los muchos siglos también trajeron muchas interpretaciones, si nos dejamos llevar por las interpretaciones de los años y siglos posteriores a un escrito bíblico ya no estamos haciendo exégesis bíblica, sino interpretación, no estamos buscando cuál fue el pensamiento y la idea que estaba en la mente del escritor original, lo que el Espíritu Santo quiso comunicar sino lo que otros posteriormente pensaron de un texto determinado de la Biblia, esto último jamás ha sido y jamás será “exégesis bíblica[2]”.



Kuriake en la Biblia y literatura extrabíblica. En Apoc. 1: 10 Juan para decir “día del Señor escribió en griego ejn th`/ kuriakh`/ hJmevra/[3] en te kuriake hemera, literalmente: -en el del Señor día- o mas bien “en el día del Señor”, el problema en este texto lo ofrece el término ya mencionado kuriake, que por siglos se ha considerado, por algunos, como legitima traducción la acepción: domingo o dominical, pero me parece que es la primera vez que una versión de la Biblia la considera como exegéticamente correcta tal traducción de kuriake. Evaluemos esto a la luz de las evidencias.



Kuriake es lo que se llama un término “hapax legomena”, es decir aparece solo una vez en todo el libro de Apocalipsis y solo dos veces en todo el Nuevo testamento (Apoc. 1: 10; 1ª de Cor. 11: 20), esto último obliga al investigador a tener que buscar luz sobre el significado de este término en la literatura contemporánea al NT (nuevo testamento), para determinar su carga semántica.



Kuriakos del cual se forma el genitivo kuriake, proviene de la raíz kurios que significa Señor, amo, autoridad[4] este es el vocablo por excelencia para traducir el sagrado nombre hebreo de Dios “Jehová-hwhy en la versión griega del Antiguo testamento llamada Septuaginta (LXX); kuriakos es la forma adjetival de kurios, indicando posesión “lo que es o pertenece al señor[5]”.



No se ha encontrado el uso de kuriakos antes del siglo I antes de Cristo (aC), la primera referencia extrabíblica de esta palabra procede de Egipto, de un documento fechado el año 68 dC, el cual dice en griego así: “tais kurakais psefois, ton kuriakon logon”, en las dos veces que se menciona kuriakos se hace referencia al emperador, son las palabras/ordenes y tesoro/cuentas del señor-kuriakos (emperador), notemos como el término en discusión es usado aquí para referirse a personas de rango o autoridades y no para rotular a un día determinado, kuriakos designa lo que pertenece a una persona investida de autoridad.

En este contexto de adjetivo de posesión es que Sn. Pablo escribirá sobre la cena del Señor en griego kuriake deipon. La glotonería y la embriaguez no son parte de la cena del o según el Señor (kuriake deipon), les dice Pablo a los Corintios (1ª de Cor. 11: 19- 22). Como en el documento egipcio del año 68 dC kuriakos define a una persona investida de autoridad, en estos contextos es imposible traducir kuriakos como domingo o dominical, veamos los siguientes ejemplos tomados de la literatura cristiana contemporánea: Papías (60- 130dc) escribirá sobre “logiwn kuriakwn,” o dichos/oráculos del Señor[6] (Jesús), en Papías se usará kuriakos no menos de seis veces para hablar de lo que pertenece al Señor.



Ignacio de Antioquía en su carta a los magnesianos 8, 9 exhorta a los cristianos a no vivir según el judaísmo, en prácticas antiguas: porque los profetas divinos según Cristo Jesús vivieron (ezhsan)…no sabatizando el sábado (sabbatizontes; con esta expresión se refiere a la manera legalista judía de guardar el sábado[7]), sino viviéndolo (zwntes; participio presente activo, nominativo plural masculino del verbo Zao- vivir) según el Señor (kata kuriken)[8], notemos que Ignacio llama a guardar el sábado según el Señor (kata kuriaken), qué contradicción habría sido si con kuriake se refiriera al domingo, observemos que Ignacio cita a los “profetas que vivieron según Cristo” y muchos de ellos guardaron fielmente el sábado como día de adoración y llamaron al pueblo a guardarlo fielmente (Isaías 56: 2- 7; 58: 13, 14; 66: 22, 23. Jer. 17: 22. Ezq. 20: 12, 20, 21).



La Didajé (150 dc) se refiere a aquello que se hace “según el Señor- kuriake kuriou[9]”.Ireneo (125- 200 dc) usará kuriake para referirse a las parábolas del Señor, Clemente (155- 220 dc) de Alejandría usará kuriakos más de veinte veces, para hablar de la “casa del Señor-kuriake[10].



En todos los textos vistos la evidencia indica sin duda que Kuriake no significaba para ellos: domingo o dominical, sino aquello que pertenecía o se practicaba según el Señor.



Es cierto que Justino Mártir en su apología llama al domingo “el Día del Señor”, lo sorprendente es ver como escribió él de su propia mano en griego, él escribe:

te tou eliou legomene hemera[11]

su traducción literal es: en el que llamamos día del sol. En esta frase no aparece ni kurios, ni kuriakos, sino eliou (de “Elios”) que significa sol y no Señor, Justino en su Apología está identificando al domingo con el nombre que los paganos lo llamaban, a saber: día del sol.



Conclusiones. En todos los ejemplos estudiados, el significado de “domingo o dominical” que se le atribuye a kuriakos es totalmente ajeno y anacrónico (fuera de época legítima), será recién en el siglo IV dc que este vocablo cobrará un nuevo significado: el de Domingo y dominical, por que supondrán (los cristianos de esta época y posteriores) que siempre el domingo fue llamado así desde los tiempos apostólicos. Es decir los traductores de la Biblia Textual (en este caso) le están dando a un término del siglo I dc el significado que se le dio en el siglo IV dc, pasando por alto las evidencias de fines del siglo I dc y comienzos del siglo II dc que contradicen la traducción por ellos dada[12], eso raya en lo deshonesto, especialmente cuando se trata de traducir “la Palabra de verdad de Dios”.



Se sabe que el primer documento cristiano que llamó al domingo “día del Señor” fue el seudoepigráfico (falso) Evangelio según Sn. Pedro, 9- 12 allí se llama al domingo kuriake, sin embargo no prueba que sea correcto lo que ha hecho este documento, ya que es de clara tendencia doceta, pues tácitamente niega la humanidad de Cristo[13], tal cosa no aboga en nada a favor de la ortodoxia doctrinal del citado documento, sí muestra el insipiente germen de lo que estallaría en el siglo III dc y IV dc.



Será el papa Silvestre I (314- 337 dc) en el siglo IV dc quien acuñará oficialmente la expresión “día del Señor” para el domingo.



Evidencia bíblica. A la iglesia ni a hombre alguno se le dio jamás la autoridad de atribuirle al Señor el día que se le antojara, eso es prioridad exclusiva de Dios, de hecho el que infaliblemente puede definir este asunto e Jesús mismo, para lo cual tenemos evidencia de tres evangelista que registraron para nuestro bien las palabras textuales de Jesús al respecto:



Sn. Mateo 12: 8: porque el Hijo del hombre es Señor (kurios) del sábado.

Sn. Marcos 2: 28: así el Hijo del hombre es también Señor (kurios) del sábado.

Sn. Lucas 6: 5: y les dijo: “el Hijo del hombre es Señor (kurios) del sábado.



Todas las citas anteriores fueron tomadas de la Biblia Reina Valera 2000. Consulte las Biblias: Reina Valera 1978, la actualizada 1990, Reina Valera 1995, Reina Valera 2000, Biblia Nueva versión internacional 1999, la Biblia de Jerusalén 1975, Reina Valera 1909, Reina Valera 1960 ( donde los asteriscos dicen : aquí equivale a sábado), el Nuevo testamento interlineal griego- español, incluso la Biblia textual 1999, en todas ellas se lee que Jesús se declaró Señor del sábado. Nunca, jamás, no existe ni siquiera una tenue insinuación indirecta, que Jesús sea, en cuanto a día de adoración se refiere, Señor de otro día que no sea el sábado.



Por eso Juan sin temor registró en Apoc. 1: 10 que él estuvo en el día del Señor (kuriake), no el día escatológico el cual es ligeramente diferente (hemera kuriou), sino en el día que Cristo mismo se auto definió como Señor, a saber el sábado. Invitamos a los lectores a buscar en la Palabra infalible de Dios,( no en las opiniones de los hombres finitos y falibles, amantes de sus teorías más que de Dios,) una definición clara y concisa, donde Cristo mismo diga que su día es el domingo y no el sábado.

http://www.geocities.com/sellodedios/monog03.html

http://www.biblesabbath.org/confesiones.html


Creo que como la Biblia no aprueba al domingo como el día de Cristo y de adoración cristiana, parece que algunos no están hallando mejor camino que cambiar lo que la Biblia dice y su legitima traducción “textual”, para que seguir con mi doctrina favorita, es más fácil cambiar la Biblia que cambiar de idea, doctrina, iglesia, etc.