Página 1 de 9 123 ... ÚltimoÚltimo
Mostrando resultados 1 a 15 de 132

Mensaje: El Papa que fue mujer

  1. #1

    Por Defecto El Papa que fue mujer

    http://www.conpoder.com/


    El Papa que fue mujer,
    la Papisa Juana
    La aseveración que los papas son los sucesores del apóstol Pedro, viene a ser la base o piedra angular
    del romanismo católico, y sin el la Iglesia Romana simplemente no podría funcionar: «El Pontífice romano,
    como sucesor de Pedro, es la perpetua y visible fuente y fundamento de la unidad de los obispos y de toda la
    compañía de los fieles « (Vatican Council II: The Conciliar and Post Conciliar Documents, Costello Publishing,
    1988, vol.I, p.376).
    No obstante, se necesitaría ser un retrasado mental, o en su defecto estar hechizado -como definitivamente
    lo está todo católico romano- para poder creer que pueden ser sucesores del apóstol Pedro tipos que han
    sido asesinos, adúlteros, fornicarios, homosexuales, avaros, etc. A continuación presentamos, a manera de
    ejemplo, algunas anécdotas de los «santos sucesores» del apóstol Pedro, empezemos con el Papa que fue mujer,
    la Papisa Juana.
    Distintos cronistas católicos romanos, entre ellos obispos, cardenales, sacerdotes, pero especialmente
    monjes, nos hablan de esta mujer que llevó el nombre de Papa Juan VIII. El reinado de la Papisa fue de dos
    años, cinco meses, y cuatro días, desde el año 855 al 858. Esto la sitúa después del Papa León IV (847-55) y
    antes que Benedicto III, cuyo reinado normalmente lo datan de 855 a 858, pero evidentemente con el fin de no
    dar lugar a la Papisa.
    El monje benedictino Marianus Scotus (1028-86), pasó los últimos 17 años de su vida en la Abadía de
    Mainz. La misma ciudad alemana donde Juana había nacido 250 años antes. Este cronista, en algunos de sus
    manuscritos de su Historiographi donde describe eventos hasta el año 1083, tiene una anotación en el año 854
    que dice: «El Papa León murió en las Calendas de agosto. Fue reemplazado por Juana, una mujer, que reinó
    por dos años, cinco meses, y cuatro días» (Marianus Scotus, Hist. sui temp. ciar.; RGSS I, p.639; citado en The
    Femóle Pope, Rosemarie and Darroll Pardoe, 1988, p.14). Posteriormente, en el siglo XII, tenemos dos cronistas
    que hacen referencia a la Papisa Juana. Cronológicamente primero está Sigebert de Gemblours, un monje
    benedictino nacido en 1030 y muerto en 1112 o 1113. Su historia, la Chronographia, termina en el año 1112, y
    contiene la siguiente corta narración bajo el año 854: «Se rumora que este Juan es una mujer, y conocida así
    solamente por su familiaris (compañero) que terminó enbarazándola. Dio a luz mientras era Papa, debido a lo
    cual ciertas gentes no la cuentan entre los papas...».
    El segundo cronista es Gotfrid de Viterbo, secretario de la Corte Imperial. En su obra el Pantheon, de
    1185, incluye una nota después del Papa León IV, donde especifica que Juana, el Papa femenino, no es contado.
    La historia de Juana consiste, por otro lado, en que ella nació en Ingelheim, cerca de Mainz, Alemania. Y,
    debido a que en ese entonces a las mujeres se les negaba la educación, Juana viajó disfrazada con un hábito
    de monje benedictino -juntamente con otro monje de la misma orden- desde Fulda (Alemania) hasta Atenas.
    Allí rápidamente adquirió tal conocimiento que después, cuando fue a Roma, deleitaba a filósofos, cardenales
    y teólogos con su enseñanza (The Chair ofPeter, F. Gontard, 1965, p. 190). Una vez elegida Papa, y estando
    ya embarazada por su amante el monje benedictino que la ayudó a salir de su país, se descubrió su verdadero
    sexo cuando en el transcurso de una procesión del Coliseo a la iglesia de San Clemente, dio a luz a un
    niño en plena calle (Ibid.).
    La papisa Juana dando a luz durante la procesión (De Mulieribus Claris, Giovanni Boccaccio, 1539).
    La Papisa Juana y su amante siendo
    devorados por el diablo (Lectionun
    Memorabilivm et Reconditarum
    Centenarii, John Wolfius, 1671).
    Otra representación del parto de la Papisa (A Present for a
    Papist, 1875)
    Las referencias más amplias y precisas respecto a la Papa Juana datan del siglo XIII, y fueron registradas
    por Martín Polonus. Martín, un sacerdote que pertenecía a la Orden de los frailes Dominicos, era originario
    de Troppau en Polonia, y se le conoció frecuentemente como Martín von Troppau. Después, cuando fue a
    Roma, obtuvo el nombramiento de capellán papal y penitenciario. Sus deberes en la burocracia de la Iglesia le
    dejaban bastante tiempo libre para el estudio, así que se dedicó a un pasatiempo muy popular en la Edad Media,
    la compilación de una crónica histórica. Para esto se valió de los Archivos Vaticanos, a los cuales tenía fácil

    acceso dada su posición en la curia papal. Su obra, Chronicon Pontiflcum et Imperatum, en donde registra el
    caso de la Papa Juana, fue un best-seller de su tiempo y se difundió por todo Europa, alrededor del año 1265. La
    obra se consideró de carácter casi oficial, pues reflejaba la autoridad y opiniones de la misma Iglesia.
    En la crónica de Martín la primera fuente citada respecto a la Papisa, en orden cronológico, es Anastasio
    el Bibliotecario, Un hombre estudioso del siglo IX a quien se le atribuye la autoría del Líber Pontiflcalis, una
    colección de biografías papales que empieza desde el Papa Nicolás 1 (858-67). Anastasio participó intensamente
    en la intriga política que rodeó al papado en ese entonces, y por ello fue capaz de basar su narración
    sólidamente con su propia experiencia y observación. En el Líber Pontificalis de Anastasio, el manuscrito
    donde se hace mención de la Papisa está codificado en los Archivos del Vaticano como MS 3762 (ver Elude
    sur le Líber Pontificalis, Louis Duchesne, 1886, p.95; una copia del manuscrito en cuestión aparece en Un
    pape Nominé Jeanne, H. Perrodo-Le Mayne, 1972).
    Por otro lado, para evitar la elección de otra mujer Papa en la «legítima línea de sucesión apostólica» de
    los papas romanos, se desarrolló una extraña tradición en el Vaticano que perduró hasta el tiempo del Papa León
    X (1513-21). La cual consistía en que los papas, antes de ser coronados, se sentaban en una silla de mármol
    rojo para ser examinados a fin de probar su sexo. La silla estaba agujerada pues había sido en realidad un
    excusado de los antiguos baños públicos romanos. Y, de la misma manera como solían restaurar todo aquello
    que tenía que ver con el gran pasado pagano de Roma, la silla también fue restaurada e introducida en la
    ceremonia papal.
    A esta silla la denominaron entonces como la Sella stercoraria. Y, durante la ceremonia de inspección,
    un diácono metía la mano por debajo de la silla para palpar los genitales y cerciorarse del sexo del fututo Papa,
    y después gritaba ¡Habet!, la gente entonces contestaba ¡Deo gratias! (Gontard, op.cit., p.190; The Bad Popes,
    E. R. Chamberlain, 1969, p.91). Respecto a la existencia de esta silla existe también el testimonio del inglés
    William Brewyn, que en 1470 compiló un fascinante libro guía de las iglesias en Roma. Cuando describe
    la capilla de San Salvador en la Basílica de San Juan Laterano, dice: «...en esta capilla existen dos o más

    sillas de mármol rojo, con aberturas en ellas, sobre las cuales según he escuchado, se prueba si el Papa es
    hombre (A XV th Century Guide-Book to the Principal Churches of Rome, William Brewyn, 1900, p.33).
    La misma explicación da Bartolomeo Platina, que fue Prefecto de la Biblioteca Vaticana bajo el Papa
    Sixto IV (1471-84). En su obra Vida de los Papas (1479) dice: «Algunos han escrito que debido a esto... cuando
    los papas van a ser entronados en la silla de Pedro, son primeramente examinados por el diácono más joven
    que esté presente « (La Légende de la Papesse Jeanne, Eugene Müntz, 1900, p.330).
    Otros testimonios bastante interesantes respecto a la existencia de la Papisa Juana, y que tuvieron lugar
    también durante la Edad Media, consisten en lo siguiente:
    Resulta que el Palacio Laterano, lugar donde residen los papas, fue donado por Constantino a la
    Iglesia en el siglo IV. Anteriormente había sido un palacio imperial, pero después se convirtió en la principal
    residencia del Papa en Roma. La basílica que Constantino construyó a un lado, donde estaban las
    barracas de su caballería, se convirtió después en la catedral episcopal del Papa como obispo de Roma. El
    Palacio Laterano, no obstante, se encuentra en el lado opuesto de Roma en relación a los focos de actividad
    papal que son el Vaticano y la Basílica de San Pedro. Desde entonces, y a través de toda la Edad Media, siempre
    había procesiones papales yendo de un extremo al otro. La ruta entre ambos extremos incluía el paso por el
    Coliseo y la Basílica de San Clemente, la cual se construyó sobre un Miíhraeum (lugar de sacrificios a Mithra)
    del siglo III. Sin embargo, el punto es que estas dos antiguas construcciones están conectadas por la ViaS.
    Giovanni en Laterano; y, en la Edad Media, esta ruta directa era evitada por los papas por causa de que allí había
    dado a luz y había muerto la Papa Juana cuando se dirigía a la Basílica de San Pedro (Pardoe, op.cit., p.43).
    En 1486 John Burchard, obispo de Estrasburgo y Maestro papal de Ceremonias bajo el Papa Inocencio
    VIII (1503-13), Alejando VI (1492-1503), Pío III (1503) y Julio U (1503-13), organizó una procesión para
    Inocencio VIH que rompió con la tradición de evitar la ruta directa. En su Líber Notarum registra la dura crítica
    a la que se hizo acreedor como resultado de su decisión: «En su ida así como en su regreso, él (el Papa) vino por
    la ruta del Coliseo, y por aquella calle recta donde la estatua del Papa mujer (imago papissae)

  2. #2

    Por Defecto Re: El Papa que fue mujer

    esta localizada en recuerdo, se dice, por haber dado allí a luz a un niño el Papa Juan VIH. Por esta razón muchos dicen que
    a los papas no se les permite pasar a caballo por allí. Por lo tanto el señor arzobispo de Florencia, el obispo
    de Massano, y Hugo de Bencii el subdiácono apostólico, me enviaron una reprimenda» (Líber Notarum, John
    Burchard; RISS, XXXII pt. 1, vol. I, p.176).
    La estatua de la Papisa (imago papissae) que aquí menciona Burchard en el año 1486, también fue vista
    por Martín Lutero cuando visitó Roma a finales de 1510. Lutero hizo un comentario acerca de la estatua
    expresando su sorpresa que los papas permitiesen que un objeto tan embarazoso permaneciera en un lugar
    público. La estatua que Luterio vio era la de una mujer con vestiduras papales, sosteniendo un niño y un cetro
    (La Légende de la Papesse Jeanne, Eugene Müntz, 1900, p.333). Teodorico de Niem afirma que «la estatua fue
    erigida por el Papa Benedicto 111, con el fin de inspirar horror al escándalo que sucedió en ese lugar» (Pope
    Joan -A Histórica! Study, Emmanuel D. Rhoides, 1886, p.82). El dato es confiable porque cuando Teodorico
    escribió al respecto en el año 1414, la estatua tenía apenas poco más de 50 años, lo cual no deja mucho margen
    de error.
    Por otro lado, en relación al fin o desaparición de la estatua de la Papisa, existe el testimonio de Elias
    Hasenmuller quien el la última década del siglo XVI fue informado por una autoridad confiable que la estatua
    había sido arrojada al río Tíber porj Pío V (1566-72). Según lo registra el mismo Hasenmuller en su obra
    Historia lesuitici Ordinis (1593, p.315). Esto explica también por qué el famoso cardenal jesuíta Roberto
    Belarmino (1542-1621), quien intervino como miembro del] Santo Oficio en el juicio contra Galileo, cuando
    hace referencia a la estatua en su obra De Summo Pontífice en 1577,! siempre se refiere a ella en tiempo
    pasado, con la clara implicación que la estatua en ese entonces ya no existía. Un testimonio más, concerniente
    a la existencia de la Papisa Juana, lo encontramos en el juicio que se le hizo al valiente y ] gran reformador de
    Bohemia John Huss. En el mes de noviembre de 1414 se convocó un Concilio general en Constanza!
    (Alemania), con el fin de dicidir una disputa entre tres idiotas que querían ser papas al mismo tiempo. John
    Huss fue llamado a comparecer ante este Concilio porque se le acusaba de herejía. Huss argumentó en su defensa, entre otras cosas, que la única cabeza de la Iglesia podía ser Cristo mismo y no el Papa. Razón por la
    cual también, dijo Huss, la Iglesia había podido seguir funcionando durante todo este tiempo sin una cabeza
    terrestre a pesar de los papas corruptos. Y fue precisamente aquí, cuando a manera de ejemplo de tal corrupción
    papal, Huss citó entonces la existencia de la Papisa Juana. Y, como bien dice el historiador del siglo XVIII
    James L’Enfant: «Si esto no hubiese sido en ese entonces un hecho innegable, los miembros del Concilio
    seguramente habrían tratado de corregir a Huss con disgusto, o se hubieran reído de él, como ciertamente lo
    hicieron por cosas de menor importancia» (The History qfthe Council ofConstance, James L’Enfant,
    1730,1, p.340).

  3. #3
    Fecha de Ingreso
    Mar 2004
    Edad
    33
    Respuestas
    162

    Por Defecto Re: El Papa que fue mujer

    Se trata de una "leyenda negra" más orquestada en contra de la Iglesia, a continuación transcribo información desde una enciclopedia en línea:

    Historia de la leyenda
    La opinión más extendida es que se trata de una leyenda, que sin embargo fue dada por cierta por la propia Iglesia hasta el siglo XVI. Las sillas perforadas exhibidas en su apoyo no son al parecer otra cosa que las sillas curiales, que simbolizaban el carácter colegial de la Curia romana. Ninguna crónica contemporánea a los hechos narrados acredita la historia, y la lista de papas no deja ningún resquicio en que se pueda insertar el pontificado de Juana. En efecto, entre la muerte de León IV, el 17 de julio de 855 y la elección de Benedicto III, entre los cuales sitúa Martín el Polaco a la papisa, transcurrió muy poco tiempo, incluso teniendo en cuenta que el segundo no fue coronado hasta el 29 de septiembre del mismo año a causa del antipapado de Anastasio. Estos datos son confirmados por pruebas sólidas, como monedas y documentos oficiales de la época. La crónica de Jean de Mailly sugiere, por su parte, un emplazamiento del papado de Juana un poco anterior a 1100. Sin embargo, sólo transcurren unos meses entre la muerte de Víctor III (16 de septiembre de 1087) y la elección de Urbano II (12 de marzo de 1088), y sólo algunos días entre la muerte de este último (29 de julio de 1099) y la elección de Pascual II (13 de agosto de 1099).

    Las explicaciones de la leyenda son diversas. El mito fue tal vez ideado a partir del sobrenombre de papisa Juana que recibió en vida el papa Juan VIII por lo que sus opositores consideraron debilidad frente a la Iglesia de Constantinopla, o quizá por el mismo sobrenombre aplicado a Marozia, autoritaria amante de Juan XI. Por otra parte, el mito también remite a las inversiones rituales de valores propias de los carnavales.

    Otro punto de partida de la leyenda puede ser la prohibición del Levítico (21:20) de que esté al servicio del Altar un hombre con los testículos aplastados, es decir, un eunuco. La idea que la prohibición conlleva de verificar que sólo hombres enteros accedan al trono papal, estuvo probablemente en el origen de la inspección ceremonial y del testiculum habet et bene pendebant, un tema sugestivo para una disputatio de quolibet estudiantil en la escolástica de la Edad Media.

    La leyenda se ha desarrollado a lo largo de la Edad Media. La primera mención conocida se encuentra en la crónica de Jean de Mailly, dominico del convento de Metz, redactada hacia 1255. La leyenda se propagó muy rápidamente y sobre una gran extensión geográfica, lo que puede hacer suponer que existía con anterioridad y que el dominico se limitó a consignarla por escrito. Hacia 1260, la anécdota reaparece en el Tratado de las diversas materias de la predicación, de Esteban de Borbón, también dominico y de la misma provincia eclesiástica que Mailly. Pero es sobre todo el relato hecho por Martín el Polaco en su Crónica de los pontífices romanos y de los emperadores, hacia 1280, el que le asegura el éxito.

    La acogida que hacen los medios eclesiásticos de la anécdota, que en un principio fue aceptada como cierta, se ha explicado después por el interés del caso jurídico y por una voluntad de imponer una interpretación oficial del supuesto acontecimiento.

    En efecto, la leyenda es rápidamente revivida con fines polémicos. El franciscano Guillermo de Ockham denuncia una intervención diabólica en la persona de Juan, que prefigura la de Juan XXII, adversario de los espirituales (disidentes franciscanos).

    Durante el Gran Cisma de Occidente, la historia de Juana prueba, para las dos facciones, la necesidad legal de una posibilidad de destitución papal. También fue recogida por el polemista Jan Hus y después por los luteranos, que veían en Juana la encarnación de la prostituta de Babilonia descrita en el Apocalipsis:


    La prostituta de Babilonia según el Tapiz del Apocalipsis de AngersTambién me dijo: «Las aguas que has visto, donde se sienta la ramera, son pueblos, muchedumbres, naciones y lenguas. / Y los diez cuernos que viste, y la bestia, aborrecerán a la ramera, la dejarán desolada y desnuda, devorarán sus carnes y la quemarán con fuego. / Dios ha puesto en sus corazones el ejecutar lo que él quiso: ponerse de acuerdo y dar su reino a la bestia hasta que se hayan cumplido las palabras de Dios. / Y la mujer que has visto es la gran ciudad que reina sobre los reyes de la tierra». —Apocalipsis de San Juan.

    Todos estos ataques llevaron al erudito Onofrio Panvinio, monje agustino, a redactar en 1562 la primera refutación seria de la leyenda, en su Vitæ Pontificum (Vida de los papas). En el siglo XVII, los luteranos se unieron a sus argumentos.

    En 1886, el griego Emmanuel Royidis publicó La papisa Juana, que vino a relanzar el mito. Antes, Petrarca se había visto atraído por la leyenda. En el siglo XX se interesaron por ella otros escritores, como Lawrence Durrell, Renée Dunan o Alfred Jarry.

    Fuente: http://es.wikipedia.org/wiki/Papisa_Juana

    Saludos en Cristo.

  4. #4

    Por Defecto Re: El Papa que fue mujer

    es un buen libro verdad

    quien fue MAROTZIA ??
    PODRIA decirnos que dice la historia sobre esta dama en referencia al vaticano?

    podra poner defensas como quiera la falsa iglesia catolica tiene historia veridica comprobada

    no hace mucho negaban la famosa santa inquisiscion ??
    y las maldades que hacian contra cristianos
    quisieran tapar el sol con un dedo verdad?
    saludos

  5. #5
    Fecha de Ingreso
    Nov 1998
    Edad
    45
    Respuestas
    12.093

    Por Defecto Re: El Papa que fue mujer

    Byron, deje de decir estupideces, ¿quién ha negado alguna vez la existencia de la Inquisición?
    A ver, díganoslo, ¿quién?

    De verdad, muchos de ustedes demuestran una ignorancia y un sectarismo que apesta. No les importa hacer el ridículo con tal de atacar al catolicismo.
    “Cualquier otra carga te oprime y te abruma, mas la carga de Cristo te alivia el peso. Cualquiera otra carga tiene peso, pero la de Cristo tiene alas. Si a un pájaro le quitas las alas, parece que le alivias el peso, pero cuanto más le quites este peso, tanto más le atas a la tierra. Ves en el suelo al que quisiste aliviar de un peso; restitúyele el peso de sus alas y verás como vuela”
    San Agustín, Serm. 126, 12.

  6. #6
    Fecha de Ingreso
    Jul 2002
    Respuestas
    4.151

    Por Defecto Re: El Papa que fue mujer

    Primeramente, en la historia el único Papa Juan VIII que existió fue en los años 872-882, y no en los años 855-858 como se pretende. Lo de la papisa Juana no es más que una fábula que muchos aprovechan en sus ataques al papado.

    ¿Cómo se sabe que es solamente un personaje ficticio?

    Primeramente, el reinado de la supuesta papisa no cabe en los años 855-858 debido a que cuando el Papa León IV falleció el 17 de julio 855, entonces Benedicto III fue inmediatamente elegido como su sucesor, reinando en los años 855-858. Existen monedas antiguas de la época que llevan las efigies de Benedicto III y del emperador Lothair (quien falleció el 28 de septiembre 855), con lo cual se comprueba que a Benedicto ya se le reconocía como papa antes del 28 de septiembre 855.

    Luego, el 7 de octubre 855 Benedicto III le concedió una petición a Nicolás I, abbey de Corvey. Anteriormente, el arzobispo de Reims de nombre Hincmar le había informado a Nicolás I que el mensajero que había sido enviado para llevarle la petición a León IV supo de la muerte del papa cuando iba en camino, y que por esa razón su petición le fue entonces entregada a Benedicto III, quien decidió el asunto tratado.

    Todos estos testigos comprueban la exactitud de las fechas en las vidas de León IV y Benedicto III, lo cual no da cabida histórica para la existencia de la supuesta papisa. ¿Cómo es posible que ninguno de los historiadores de esa época hizo mención alguna de ella? Resulta increible que la existencia de una “papisa”, en caso que se se tratara de un hecho histórico, no fue notada por uno sólo de los numerosos historiadores de la época en cuestión. No es sino hasta mediados del siglo XIII que se empieza a mencionar dicho personaje ficticio.

  7. #7
    Fecha de Ingreso
    Nov 2000
    Respuestas
    16.177

    Por Defecto Re: El Papa que fue mujer

    Cita Originalmente enviado por Luis Fernando Ver Mensaje
    Byron, deje de decir estupideces, ¿quién ha negado alguna vez la existencia de la Inquisición?
    A ver, díganoslo, ¿quién?

    De verdad, muchos de ustedes demuestran una ignorancia y un sectarismo que apesta. No les importa hacer el ridículo con tal de atacar al catolicismo.
    Así, ¿por que no le cuentas quien era Marozia y la relación que tuvo con el papa SergioIII?
    La historia de la papisa Juana seguro que fue una falsedad. Pero que Marozia ejerció de Esp, Sto. ya no es falso puesto que entre otros sentó en la silla papal a sus engendros León VI. (928-9). Esteban VII (929-31). Y Juan XI, (931-6)
    Tambien un nieto suyo llego al papado, Juan XII (955-63) Sus virtudes son harto conocidas por la historia y lo bueno es que murio asesinado. ¿Sabes donde, Luis? Pues en un lecho en el que estaba adulterando y el esposo tomo venganza contra él.

    ¿Sigues creyendo necesario hacer el ridículo para evidenciar vuestra realidad?

    Como ves lo hace la historia y Tobi, se limita a citarla.

    Luego, ¿quien hace el ridículo? ¿No serás tu, pretendiendo negarlo?
    Tobi
    No respondas al necio según su necedad, para no hacerte como él. Responde al necio como merece su necedad, para que no se tenga por sabio.

  8. #8

    Por Defecto Re: El Papa que fue mujer

    Cita Originalmente enviado por Tobi Ver Mensaje
    Así, ¿por que no le cuentas quien era Marozia y la relación que tuvo con el papa SergioIII?
    La historia de la papisa Juana seguro que fue una falsedad. Pero que Marozia ejerció de Esp, Sto. ya no es falso puesto que entre otros sentó en la silla papal a sus engendros León VI. (928-9). Esteban VII (929-31). Y Juan XI, (931-6)
    Tambien un nieto suyo llego al papado, Juan XII (955-63) Sus virtudes son harto conocidas por la historia y lo bueno es que murio asesinado. ¿Sabes donde, Luis? Pues en un lecho en el que estaba adulterando y el esposo tomo venganza contra él.
    ¿Sigues creyendo necesario hacer el ridículo para evidenciar vuestra realidad?

    Como ves lo hace la historia y Tobi, se limita a citarla.

    Luego, ¿quien hace el ridículo? ¿No serás tu, pretendiendo negarlo?
    estupendo
    quedo de maravilla
    gracias TOBI

  9. #9
    Fecha de Ingreso
    Dec 2000
    Respuestas
    3.605

    Por Defecto Re: El Papa que fue mujer

    Cita Originalmente enviado por Tobi Ver Mensaje
    Así, ¿por que no le cuentas quien era Marozia y la relación que tuvo con el papa SergioIII?
    La historia de la papisa Juana seguro que fue una falsedad. Pero que Marozia ejerció de Esp, Sto. ya no es falso puesto que entre otros sentó en la silla papal a sus engendros León VI. (928-9). Esteban VII (929-31). Y Juan XI, (931-6)
    Tambien un nieto suyo llego al papado, Juan XII (955-63) Sus virtudes son harto conocidas por la historia y lo bueno es que murio asesinado. ¿Sabes donde, Luis? Pues en un lecho en el que estaba adulterando y el esposo tomo venganza contra él.

    ¿Sigues creyendo necesario hacer el ridículo para evidenciar vuestra realidad?

    Como ves lo hace la historia y Tobi, se limita a citarla.

    Luego, ¿quien hace el ridículo? ¿No serás tu, pretendiendo negarlo?

    Y luego está la historia de los Borgia y la buena de Lucrecia, tremenda telenovela podría hacer Televisa si tubiera los derechos de esa historia. Lo que no se es por que los de National Geographic no han hecho un especial con estos temas, con lo que les gusta el sensacionalismo últimamente.



    [/CENTER]

  10. #10
    Fecha de Ingreso
    Aug 2001
    Respuestas
    783

    Por Defecto Re: El Papa que fue mujer

    Cita Originalmente enviado por Tobi Ver Mensaje
    Así, ¿por que no le cuentas quien era Marozia y la relación que tuvo con el papa SergioIII?
    La historia de la papisa Juana seguro que fue una falsedad. Pero que Marozia ejerció de Esp, Sto. ya no es falso puesto que entre otros sentó en la silla papal a sus engendros León VI. (928-9). Esteban VII (929-31). Y Juan XI, (931-6) Tambien un nieto suyo llego al papado, Juan XII (955-63) Sus virtudes son harto conocidas por la historia y lo bueno es que murio asesinado. ¿Sabes donde, Luis? Pues en un lecho en el que estaba adulterando y el esposo tomo venganza contra él.
    ¿Sigues creyendo necesario hacer el ridículo para evidenciar vuestra realidad?
    Como ves lo hace la historia y Tobi, se limita a citarla.
    Luego, ¿quien hace el ridículo? ¿No serás tu, pretendiendo negarlo?
    Nadie -creo- ha negado aquí errores y pecados de la Iglesia Carólica. Nadie ha negado, sino todo lo contrario. Simplemente se ha dicho que lo de la Papisa Juana es una fábula de conveniencia.
    ¿Crees que los católicos hacemos el ridículo porque nuestra amada Iglesia es pecadora? Pues no, no lo hacemos, porque ninguno de nosotros está libre de pecado. Ningún minisisterio te hace santo: un papa no es santo por el mero hecho de ser papa. Ejemplos sobrados hay en la historia. Y no hacemos el ridículo, sino que estamos orgullosos de que, a pesar de todo, Dios nos sigue amando, iluminando, conduciendo e inundando con su Espíritu. Si no fuera así, hace ya siglos que habría desaparecido la Iglesia Católica en manos de algún papa adúltero. El único que hace el ridículo es quien ve la paja en el ojo ajeno y no ve la viga en el suyo.
    Para mí la vida es Cristo

  11. #11
    Fecha de Ingreso
    Apr 2005
    Respuestas
    34

    Por Defecto Re: El Papa que fue mujer

    Esos comentarios que parecen "ataques" contra el catolicismo hoy por hoy son normales. La gente ya no hace lo que un cura les dice si no que han aprendido a pensar y valerse por si mismo sin temer al miedo que ejercía la Iglesia sobre la gente para dominarlos. Es normal que las personas responsables e inteligentes hayan mirado atras "a la historia" y se sientan ofendias ante lo que esta Institución HUMANA ha hecho a lo largo de sus 20 siglos de dominio.

  12. #12
    Fecha de Ingreso
    Nov 1998
    Edad
    45
    Respuestas
    12.093

    Por Defecto Re: El Papa que fue mujer

    Cita Originalmente enviado por Tobi Ver Mensaje
    Así, ¿por que no le cuentas quien era Marozia y la relación que tuvo con el papa SergioIII?
    La historia de la papisa Juana seguro que fue una falsedad. Pero que Marozia ejerció de Esp, Sto. ya no es falso puesto que entre otros sentó en la silla papal a sus engendros León VI. (928-9). Esteban VII (929-31). Y Juan XI, (931-6)
    Tambien un nieto suyo llego al papado, Juan XII (955-63) Sus virtudes son harto conocidas por la historia y lo bueno es que murio asesinado. ¿Sabes donde, Luis? Pues en un lecho en el que estaba adulterando y el esposo tomo venganza contra él.

    ¿Sigues creyendo necesario hacer el ridículo para evidenciar vuestra realidad?

    Como ves lo hace la historia y Tobi, se limita a citarla.

    Luego, ¿quien hace el ridículo? ¿No serás tu, pretendiendo negarlo?
    Mira Tobi, al igual que con algumos sumos sacerdotes del Antiguo Pacto, en la historia de la Iglesia han habido papas adúlteros, asesinos y gentuza de la peor calaña. Pero oye, ni uno solo de esos cambió una sola coma de la doctrina católica.
    Que el papado haya sobrevivido a papas nefastos es una prueba de que está asentado sobre bases sólidas. Así que podéis sacar todos los casos de malos papas que queráis.
    “Cualquier otra carga te oprime y te abruma, mas la carga de Cristo te alivia el peso. Cualquiera otra carga tiene peso, pero la de Cristo tiene alas. Si a un pájaro le quitas las alas, parece que le alivias el peso, pero cuanto más le quites este peso, tanto más le atas a la tierra. Ves en el suelo al que quisiste aliviar de un peso; restitúyele el peso de sus alas y verás como vuela”
    San Agustín, Serm. 126, 12.

  13. #13
    Fecha de Ingreso
    Feb 2006
    Respuestas
    1.271

    Por Defecto Re: El Papa que fue mujer

    Cita Originalmente enviado por Rut2005 Ver Mensaje
    Esos comentarios que parecen "ataques" contra el catolicismo hoy por hoy son normales. La gente ya no hace lo que un cura les dice si no que han aprendido a pensar y valerse por si mismo sin temer al miedo que ejercía la Iglesia sobre la gente para dominarlos. Es normal que las personas responsables e inteligentes hayan mirado atras "a la historia" y se sientan ofendias ante lo que esta Institución HUMANA ha hecho a lo largo de sus 20 siglos de dominio.
    Naturalmente que entre 1200 millones de católicos y casi dos mil años de historia, habrá personas y actos incorrectos.

    Es irrisorio que pretenda compararse eso con 200 o 300 años de historia (1 décima parte de ese tiempo) y unos cuantos millones de militantes (1 pequeña fracción) , sin embargo también se consiguen desordenes en las filas protestantes y usted lo sabe perfectamente.

    Estadísticamente si hay por ejemplo 50 millones de cristianos nn, entonces las acusaciones deberían ser 1/24 con respecto a la iglesia católica, es decir 4% lo cual no significa que sean mejores. De hecho haciendo esta correlación yo creo que muchos se sorprenderían si llevaramos su congregación religiosa a numeros equiparados del catolicismo, muchos creerian que la gran ramera es otra.

    Disculpa si no me he explicado pero la verdad es que mi especialidad no son los números.

    Saludos

  14. #14

    Por Defecto Re: El Papa que fue mujer

    Cita Originalmente enviado por Coco_Loco Ver Mensaje
    Naturalmente que entre 1200 millones de católicos y casi dos mil años de historia, habrá personas y actos incorrectos.

    Es irrisorio que pretenda compararse eso con 200 o 300 años de historia (1 décima parte de ese tiempo) y unos cuantos millones de militantes (1 pequeña fracción) , sin embargo también se consiguen desordenes en las filas protestantes y usted lo sabe perfectamente.

    Estadísticamente si hay por ejemplo 50 millones de cristianos nn, entonces las acusaciones deberían ser 1/24 con respecto a la iglesia católica, es decir 4% lo cual no significa que sean mejores. De hecho haciendo esta correlación yo creo que muchos se sorprenderían si llevaramos su congregación religiosa a numeros equiparados del catolicismo, muchos creerian que la gran ramera es otra.

    Disculpa si no me he explicado pero la verdad es que mi especialidad no son los números.

    Saludos
    amado nunca lo seran por lo que leo
    pero en verdad si tubieron una mujer de papiza segun el libro expuesto en las primeras paguinas deberia de sentirse orgulloso no cree?

  15. #15
    Fecha de Ingreso
    Nov 2006
    Respuestas
    124

    Por Defecto Re: El Papa que fue mujer

    Por Dios, nunca creí que iba a ver alguien defender tal paparruchada.
    No solo no figura ningun dato sobre la papisa juana ni sobre un juan en ese período, sino que la primer documentación, que es por demás dudosa, sobre el tema la encontramos unos 300 años después del supuesto hecho.
    Por tanto esto no tiene fundamento, y no tiene sentido discutirlo.
    Nunca, NUNCA creí que alguien fuera a defender esa ridicules.

Información sobre el Tema

Users Browsing this Thread

Actualmente hay 1 usuarios navegando por este tema. (0 miembros y 1 invitados)

Normas de Publicación

  • no puedes enviar nuevos mensajes
  • no puedes publicar nuevas respuestas
  • no puedes añadir vínculos
  • no puedes editar tus mensajes
  •  
Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.


Sindica: RSS1 Sindica: RSS2 Add to Google Añadir a Mi Yahoo! Suscribir con Bloglines