Mostrando resultados 1 a 2 de 2

Mensaje: Las leyes laicas chilenas FRENTE a la oscuridad romana de la ICAR

  1. #1

    Las leyes laicas chilenas FRENTE a la oscuridad romana de la ICAR





    La historia del laicismo en Chile.


    Por Sebastián Jans


    Chile ha tenido una larga tradición de laicismo, desde sus orígenes mismos como República. a modo de ilustración haré un somero bosquejo sobre algunos de los antecedentes mas destacados. Cuando Chile emerge como Nación, luego de la Independencia, recibiendo toda la herencia cultural y social, que caracterizó a la España colonizadora. La influencia religiosa y conservadora, predominó en la clase dirigente, en toda la primera parte de la centuria, en queChile logra la independencia, y se consolida como emergente República.

    En la Constitución de 1813, se estableció categóricamente, que la Religión Apostólica y Romana, era la religión oficial del Estado de Chile.
    Este planteamiento fue refrendado, posteriormente, por las cartas constitutivas de 1818, 1822 y 1833.


    La influencia laica,
    dentro de ciertos personeros de la emergente clase dirigente de la época, ya estableció ciertos hitos, que denotaban la preocupación por la hegemonía de la Iglesia Católica, sobre la sociedad global, y la inexistencia de derechos en las minorías de conciencia. Una personalidad digna de destacar en ese período, fue la figura sobresaliente de José Miguel Infante, escéptico en materias religiosas y persistente promotor del federalismo.

    Mención especial, empero, corresponde al Director Supremo, Bernardo O'Higgins, que en la redacción de la Declaración de la Independencia, objetó que se estampara en su texto, alusiones de carácter religioso, dado que una profesión de fe "podía chocar algún día con nuestros principios políticos", añadiendo que "los países cultos han proclamado abiertamente la libertad de creencias"; para reflexionar luego que " proclamar en Chile una religión excluyente significaría prohibir la emigración hacia nosotros de una multitud de talentos y brazos útiles que abundan en el otro Continente (Europa)".

    En su breve gobierno dictó el decreto que estableció los cementerios de disidentes,
    es decir, para aquellos que no eran parte de la iglesia o religión católica; de la misma manera que contrató al pedagogo protestante Diego Thompson, de nacionalidad inglesa, para introducir en nuestro país el sistema de enseñanza lancasteriano; también, como una contribución al conocimiento, eximió del pago de derechos aduaneros a toda clase de libros e impresos.

    Sin embargo, la visión de O'Higgins no fue compartida por sus contemporáneos, que refrendaron en las Constituciones Políticas la idea de proclamar la religión católica como la única y exclusiva de la República de Chile, asignando a los jefes de gobierno del deber de proteger y conservar esta religión. La Constitución de 1833, incluso indicó taxativamente "la exclusión del ejercicio público de cualquiera otra". Los atisbos de liberalismo fracasaron en la contingencia de la época, a poco de emerger, siendo uno de sus hechos más relevantes el intento constitucionalista de 1828.

    El liberalismo doctrinario, representante de las nuevas clases motoras del proceso económico-social del siglo XIX, a partir de la década de los 50, no podía escapar a una visión laicista de la sociedad, si querían representar fielmente el signo de los tiempos. Ello porque, al frente, entronizado en el poder, tenían al conservadurismo y tras él, el apoyo de la jerarquía de la Iglesia Católica, en un compromiso férreo de oponerse a los cambios que el progreso del país demandaba, en el plano cultural y social.

    El liberalismo representó, entonces, la necesidad de liberalización de los espíritus, la posibilidad de ejercer derechos de conciencia que hasta entonces estaban vedados. Así, las llamadas "leyes laicas", no solo representaban un anhelo de dar satisfacción a necesidades reales de modernizar la legislación, producto de la nueva realidad económico-social, sino también daban respuesta a las minorías (religiosas, culturales, políticas, etc.) cuyos derechos eran desconocidos por el sistema legal entonces existente.

    El gran apóstol laicista de mediados del siglo XIX, sin discusión alguna, fue Francisco Bilbao, quien abrirá los fuegos de su lucha inclaudicable con la jerarquía católica, al lanzar el ahora casi legendario escrito "Sociabilidad Chilena", su primer intento de estudiar la realidad chilena, sometida aún al letargo colonial español, desde un punto de vista ético y cultural, y que le significó la persecución casi inquisitorial del clero y la condena judicial de blasfemo e inmoral.

    Luego de su viaje a Europa, Bilbao volverá empapado de una mayor convicción en sus principios, luego de su relación con los más eruditos pensadores laicistas de Francia, con algunos de los cuales mantendrá intercambio epistolar por mucho tiempo.

    De regreso al país, Bilbao insistió en la necesidad de sacar al país de la rémora colonial,
    y promovió los cambios a través de la ahora ya mítica Sociedad de la Igualdad, hasta verse obligado a abandonar al país, producto de las persecuciones desatadas por la insurrección anticonservadora del 20 de abril de 1851

    A fines del gobierno de Montt, el liberalismo accedería al poder a través de la Fusión liberal-conservadora, un pacto de gobernabilidad entre sectores de los dos partidos, que logró establecer algunos hitos iniciales, en favor de una perspectiva laicista del gobierno.

    De esta forma, en 1865, el gobierno del Presidente José J. Prieto, dictó la ley que autorizaba a los no católicos para practicar sus cultos en recintos privados, de la misma manera que les permitía fundar y sostener escuelas privadas para sus hijos, bajo la religión familiar.


    Bajo el gobierno del Presidente Domingo Santa María, se promulgó la ley de cementerios laicos (1883), la ley de matrimonio civil (1884) y la de registro civil (1884).

    La ley de registro civil y de cementerios laicos, no solo derrotó rotundamente la posición conservadora, sino que privó a la Iglesia Católica de los privilegios que la situación anterior le brindaba, donde las actas de bautismo constituían el único medio legal de inscribir a un recién nacido, y los cementerios existentes eran los que administraban los párrocos.

    Y este no fue un hecho intrínsecamente chileno. Lejos de ello, la misma situación abarcó a gran parte de la América hispano- parlante. Fue un proceso que agitó las aguas de la política y la sociedad de todos los países desde México al sur, produciendo una profunda crisis en las sociedades en que se manifestó.

    En América del Norte, donde la Iglesia Católica tuvo menor presencia, y donde primó un fuerte concepto laicista en la estructuración del gobierno y la ley, en cambio, no hubo crisis.

    Empero, fue en la lucha por la instrucción primaria obligatoria, donde se dio una de las batallas mas duras, en el campo de las ideas, entre los sectores laicistas y aquellos que representaban el conservadurismo y el clericalismo. Fue el parlamento el escenario principal en que se enfrentaron los argumentos, en que participaron los más sobresalientes tribunos de ambas posiciones, y que se prolongó por varios años, culminando el 20 de agosto de 1920, en que se dictó la Ley de Instrucción Primaria, Gratuita y Laica, que, en 1929, cambió su nombre por "Educación Primaria".

    En ella se establecía que la enseñanza de la doctrina cristiana sería optativa y de decisión de los padres o apoderados.

    En 1950, la jerarquía católica volvería a poner en debate el tema, tratando de reimponer en los colegios la obligatoriedad de las clases de religión católica, intento que fracasó.

    La Constitución de 1925,
    sancionó desde el punto de vista institucional, la ruptura entre la Iglesia Católica y el Estado, poniendo fin al tutelaje que la primera había mantenido sobre el sistema político chileno.

    Ambos poderes, el civil, representado por el Estado, y el religioso, marcharían en adelante en forma independiente, y dedicados a sus definidos propósitos.

    En su artículo 10, el texto constitucional indicó que la carta aseguraba "a todos los habitantes de la República, la manifestación de todas las creencias, la libertad de conciencias y el ejercicio libre de todos los cultos que no se opongan a la moral, a las buenas costumbres, o al orden público".


    Sin duda, esta Carta Fundamental fue uno de los grandes logros en la modernización del país, consecuencia de un largo proceso de confrontaciones, que, en el plano político, se dio entre los liberales y conservadores, y en el plano moral, entre la Masonería y la Iglesia Católica.

    Las décadas siguientes a la entrada en vigencia, de la Carta de 1925, fueron dominadas en su escenario político-social por partidos de tendencia liberal (Partido Liberal y Partido Radical), y aquellos de tendencia agnóstica (Partido Socialista y Partido Comunista), lo que se manifestó en un mayor nivel de libertades de conciencia, sin embargo, nunca prospero, por ejemplo, una ley de divorcio, producto de la presión religiosa sobre la clase política.

    El reciente régimen militar, desde sus orígenes, se declaró ideológicamente cristiano, aunque chocó permanentemente con gran parte de la Iglesia Católica, por la acción de las fuerzas armadas en el campo de los derechos humanos. En los hechos, mas que buscar un accionar laico, este se produjo como consecuencia de la propia realidad.

    La Constitución de 1980, impuesta por el régimen de Pinochet, en su art. 19 Inc. 6, establece la libertad de conciencia y el ejercicio libre de todos los cultos.


    Empero, en 1983, el gobierno de Pinochet dictó el Decreto # 924, reglamentó las clases de religión en todos los establecimientos educacionales del país. Si bien el decreto posibilita la libre elección de los padres, respecto de que tipo de religión debe entregarse a sus hijos, en los hechos tal derecho no se ejerce por una falta de neutralidad de las direcciones de los colegios con respecto al tema.

    Así, el laicismo en la educación ha dejado de existir.


  2. #2
    Fecha de Ingreso
    Dec 2006
    Respuestas
    264

    Por Defecto Re: Las leyes laicas chilenas FRENTE a la oscuridad romana de la ICAR

    no es menos cierto que los profesores de religion son formado de preferencia en las universidades catolicas de Chile. Sin embargo aca se entra a la eterna cuestion: Como hacer que el niño eliga libremente ? . Sera acaso trayendo pastores evangelicos a hacer clases de religion, o tal vez adventistas o testigos de jehova ?.Pueden estos enseñar imparcialmente ? .
    En extricto rigor deberia haber profesores de religion para cada creencia "importante". Sin embargo ello tiene dos problemas: A veces los que profesan cierta creencia son muy pocos en una escuela ( y las escuelas en chile reciben poca subencion opago por alunmo, el resto son privadas y un negocio) y que para elegir libremente habria que mostrar primero cada creencia.

    Asi de tener mala fe, podriamos decir que el sistema de mercado de la educacion chilena ha imposibilitado la diversidad.

Información sobre el Tema

Users Browsing this Thread

Actualmente hay 1 usuarios navegando por este tema. (0 miembros y 1 invitados)

Normas de Publicación

  • no puedes enviar nuevos mensajes
  • no puedes publicar nuevas respuestas
  • no puedes añadir vínculos
  • no puedes editar tus mensajes
  •  
Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.


Sindica: RSS1 Sindica: RSS2 Add to Google Añadir a Mi Yahoo! Suscribir con Bloglines