Página 1 de 40 12311 ... ÚltimoÚltimo
Mostrando resultados 1 a 15 de 592

Mensaje: LA IGLESIA ADVENTISTA TIENE NUEVO PROFETA!!!!!!

  1. #1
    Fecha de Ingreso
    Mar 2007
    Respuestas
    744

    Por Defecto LA IGLESIA ADVENTISTA TIENE NUEVO PROFETA!!!!!!

    Cada vez más adventistas del séptimo día se unen al numeroso y creciente grupo al interior de la iglesia adventista del sèptimo día que estan proclamando a un nuevo profeta. Ellos afirman que Elena White recibio el espiritu de profecia pero que ahora ha llegado su relevo, se trata de Ernie Knoll, una anciano que lleva en el adventismo alrededor de 50 años.

    Apoyados en:

    Joe 2:28 Y después de esto derramaré mi Espíritu sobre toda carne, y profetizarán vuestros hijos y vuestras hijas; vuestros ancianos soñarán sueños, y vuestros jóvenes verán visiones.RV60

    texto que los adventistas usan para tratar de respaldar a Elena White como profeta


    Ernie Knoll, está teniendo sueños que esta divulgando a traves de su pagina en internet, en dichos sueños siempre es acompañado por "el heraldo" un ángel al que Ernie tambièn llama "mi ángel", y ya muchisimos adventistas le estan proclamando "profeta", incluso en la iglesia adventista se rumora que hay pastores de la asociación general adventista que ya lo han reconocido como "profeta"

    Lo anterior esta causando polemica en la iglesia adventista, algunos habalan de una posible repetición de 1888.

    En seguida algunos de sus sueños:

    La Librería Adventista (ABC)
    por Ernie Knoll
    24 de octubre de 2007


    En mi sueño, estoy en un pasillo con el ángel conocido como el Heraldo. Me está diciendo que fue enviado para mostrarme algo que es patente para algunos, pero a lo cual que otros están ciegos. Me llama por mi nombre celestial y me pide la mano. Le extiendo mi mano derecha y me dice, “Ven conmigo, por favor.” Caminamos a través de una pared y rápidamente descendemos a la tierra. Al acercarnos al suelo, observo cómo sus alas se doblan y doblan y vuelven a doblar y, entonces, desaparecen en su espalda. Entonces noto que su semblante cambia y ya no lo reconozco. Sonríe, me llama por mi nombre celestial y dice, “No temas; soy yo, el Heraldo.” Ahora está vestido de ropa común y tiene las mismas imperfecciones físicas que tiene el ser humano. Me dice que debe mostrarme algo.

    Comenzamos a caminar por una acera cuando noto que estoy frente a una Librería Adventista (ABC). Me mira nuevamente, como para volver a confirmar que él es el Heraldo, me llama por mi nombre celestial y dice, “Observa y entiende.” Él abre la puerta y entramos. Uno de los empleados nos saluda. Comenzamos a caminar por la tienda y el Heraldo me señala ciertas cosas. Me muestra ciertos libros de historietas en los estantes y dice, “Éstos no debieran estar aquí. Al Padre le desagrada que estos libros estén en su casa de estudio.” Vamos hacia el área para los niños. Me señala libros y artículos que no concuerdan con lo que se muestra en La conducción del niño. Dice, “Si los padres tan sólo leyesen El hogar cristiano y La conducción del niño, comprenderían.”

    Entonces caminamos a la sección donde están los CD, los DVD y la música. El Heraldo me señala al rótulo sobre la presentación. Dice: “Tonadas actuales para los tiempos actuales. Escucha las tuyas.” Me mira y menea la cabeza. Dice, “Nada inspirador, sólo para entretener.”

    Luego vamos a la sección donde están las Biblias. Me muestra las distintas versiones. Entonces extiende la mano, empuja y aparta todas las Biblias de una versión. Yo extiendo mi mano y recojo una de las Biblias que quedaron solas. La tapa dice: “Santa Biblia” y “Versión King James”. Me mira y dice, “Esto no necesita aclaración.”

    Seguimos a otro pasillo y vemos todos los libros del Espíritu de Profecía. El Heraldo me mira y dice, “Fíjate bien.” Esos libros están polvorientos, envueltos con un plástico viejo y amarillento. Toma un libro, sopla para quitarle el polvo y le quita las telarañas. Entonces lo voltea para que yo lo vea. La tapa dice, El conflicto de los siglos.

    De repente un empleado se acerca y pregunta, “¿Puedo servirles en algo?” No es la voz de alguien que desea ayudar, sino como diciendo, “¿Qué se creen que están haciendo?” Mi ángel mira al empleado y le contesta, “Sí. ¿Tienen el libro, Concesión paulatina (Creeping Compromise)?” El empleado contesta, “No, pero tenemos unas novelas muy buenas. Están muy de moda.” El Heraldo dice, “Quisiéramos saber si tienen el libro titulado Concesión paulatina, por Joe Crews.” El empleado se ve frustrado. Contesta, “Venga conmigo. Vamos a ver si hallamos un ejemplar en el área del muelle denominada ‘a nadie le interesa’.

    Lo seguimos hasta la parte trasera de la tienda. Allí le pregunta al encargado del muelle si ha visto algún ejemplar de Concesión paulatina. El encargado del muelle responde que hace mucho tiempo que no tienen ese libro en existencia. Se acerca el gerente y le pregunta al empleado qué es lo que busca. Cuando descubre lo que es, nos dice, “Ese libro no le interesa al público. Tenemos algunas novelas excitantes que acaban de llegar. ¿Desean verlas?” El Heraldo responde, “No. Ya he visto suficiente.” Me mira y dice, “Nos vamos por ahora.”

    Salimos afuera y comenzamos a caminar por la acera. Damos algunos pasos y nos detenemos. Mi ángel pone su mano derecha sobre mi hombro y dice, “Dios observa todo.” Me dice que esté atento.

    Veo a un hombre que no conozco, pero percibo que es un Adventista del Séptimo Día, bien cimentado en la Biblia y el Espíritu de Profecía. Nos pasa y entra a la Librería Adventista. En pocos momentos todos los empleados salen de la Librería Adventista llevando sus pertenencias personales. Cuando sale el gerente y nos pasa le pregunto qué pasó. Me contesta, “A todos se nos dijo que ya no se requieren nuestros servicios.”

    Entonces el Heraldo me dice que mire hacia arriba. El cielo se desenrolla y descienden ángeles con alas que se doblan, doblan y se vuelven a doblar. Entonces, sus semblantes toman forma humana. Mi ángel y yo rápidamente seguimos a ese grupo pequeño hacia la Librería Adventista. Observo mientras el hombre adventista les instruye a los ángeles ‘empleados’ que coloquen cajas vacías en una carretilla y que coloquen ciertos libros dentro de las cajas.

    Mientras se ocupan con esa tarea, el hombre adventista le dice a uno de los ángeles ‘empleados’ de tamaño más grande, “Por favor, saque eso.” Señala la sección donde están los CD, los DVD y la música. Mientras observo, el ángel grande va, rodea toda la exhibición con sus enormes brazos y fácilmente la arranca de la pared. Lo seguimos hacia el muelle, donde hay un volquete grande. Echa todo adentro y me sonríe mientras presiona un botón al costado del volquete. Sigue sonriendo mientras que el volquete, equipado con compresor y picador internos, tritura todo y lo comprime. Sigue sonriendo todo el tiempo que la máquina está aplastando y triturando los CD y DVD. Volteo y veo ángeles haciendo fila. Traen carretillas cargadas con cajas llenas de libros. El ángel grande recoge una caja pesada de libros y la tira al volquete. Sigue sonriendo mientras los libros son triturados.

    El Heraldo y yo volvemos a la tienda donde vemos al hombre adventista en uno de los pasillos. Está de rodillas, limpiando y despolvando libros. Al aproximarme noto que es el área donde están los libros del Espíritu de Profecía. Amorosamente saca cada libro del estante, le quita la envoltura plástica vieja y amarillenta, y lo vuelve a colocar en el estante. Luego, los ángeles colocan una gran variedad de libros del Espíritu de Profecía en los estantes vacíos.

    Mi ángel y yo vamos a la sección donde están las Biblias y ahora sólo vemos la versión King James. Los ángeles están colgando estandartes. Uno dice, “Estudia como si fuera tu examen final.” Otro dice, “¿Quieres respuestas?” El ultimo dice, “Él es el Verbo, el Autor, la Verdad y la Vida.”

    Ahora, mi ángel y yo nos dirigimos a la sección donde estaban los CD, los DVD y la música. En su lugar hay un estante con himnarios. Vamos a otro pasillo donde vemos hileras del libro Concesión paulatina. Al mirar alrededor, veo una Librería Adventista llena de lo que el Señor quiere. El Heraldo me señala muchos otros libros que Dios desea que estén en su “casa de lectura.”

    Ahora la tienda está llena de clientes. Los ángeles trabajan pacientemente con ellos, contestan sus preguntas y les muestran la información que necesitan. Un ángel se sienta con los niños y les hace un relato bíblico. Mientras otros ángeles muestran distintos libros del Espíritu de Profecía, los clientes se interesan mucho en lo que se les está mostrando. Siguen entrando clientes nuevos a la Librería Adventista.

    Nota: No todos los libros, CDs y DVDs fueron desechados. Libros, CDs y DVDs de autores inspirados permanecieron allí. Solamente los artículos no inspirados fueron destruidos. El mostrador que el ángel arrancó de la pared contenía artículos que no deben estar en la Librería Adventista.


    WAW señores adventistas que dicen a eso?
    comentarios....

  2. #2
    Fecha de Ingreso
    Mar 2007
    Respuestas
    744

    Por Defecto otra pestañita de Ernie

    La iglesia adventista
    por Ernie Knoll
    28 de septiembre de 2007


    En mi sueño estoy parado en una acera mirando al lado derecho de la fachada de una iglesia muy grande. La iglesia es inmensa. Por el tamaño me parece que abarca todo una manzana. En los costados hay muchas ventanas y más ventanas encima de éstas. Noto que hay varias columnas muy grandes al frente de la iglesia. La base de las columnas está sobre las últimas gradas y se extienden hacia arriba para sostener el techo.

    De repente siento un toque sobre mi hombro derecho y alguien me llama por mi nombre celestial. Volteo y veo al “Heraldo” de pie detrás de mí. Inmediatamente le digo que tengo varias preguntas que deseo hacerle. Me da una sonrisa paciente y dice, “Siempre tienes preguntas.” El Heraldo dice, “Ven, debo mostrarte muchas cosas.”

    Caminamos por la acera y nos paramos al pie de las numerosas gradas que ascienden hacia el frente de la iglesia. Observo mientras mucha, mucha gente comienza a subir por las gradas. Mi ángel señala que algunos de los hombres no están pensando sobre lo que oirán en la iglesia ni de la bendición que van a recibir. Muchos piensan de su trabajo y lo que deben hacer para sobresalir y así obtener un puesto más alto. Otros piensan de lo bien que se ven con su vestimenta elegante. Otros están pensando si se encontrarán con alguien que pueda ser su pareja. Veo a otros vestidos como si fueran a un picnic o un juego de pelota. Algunos hasta visten jerséis de varios deportes.

    Observo a muchas, muchas mujeres subir las gradas calzando zapatos caros y elegantes. La ropa que han elegido no es apropiada para la iglesia. Algunas visten faldas y vestidos demasiado cortos. Muchas llevan prendas de corte muy escotado y revelador. Otras llevan ropa apretada, ajustada al cuerpo. Algunas tienen pintadas las uñas de las manos y los pies. Muchas llevan joyas y muestran orgullosas sus anillos de matrimonio. Tienen el cabello arreglado a la última moda que proclama, “Mírame; soy hermosa.”

    Ascendemos las gradas y entramos al vestíbulo de esta iglesia grande. Hace mucho ruido y veo máquinas vendedoras automáticas a lo largo de las paredes. También hay carritos de madera y metal que ofrecen leche, té, y café, como también roscas de pan, pasteles, y un surtido pequeño de fruta demasiado madura.

    Noto que del vestíbulo se extienden muchos lugares de culto. Mi ángel y yo entramos al primer santuario y noto que adentro hay mucha gente. Oímos al predicador explicar que “Cristo pagó en la cruz por todos nosotros. Somos salvos; no hay que preocuparse por nada. Hemos sido salvados en nuestros pecados. Lo único que tenemos hacer cada día es pedir perdón y tendremos vida eterna. No hay que preocuparse si volvemos a pecar, porque Jesús ha pagado por nuestro derecho de estar en el cielo.” La congregación exclama a una voz, “Amén” y “Peca y serás perdonado; Jesús nos ha salvado.”

    Salimos de esa iglesia y entramos a la siguiente. Está llena de gente. Al frente hay un bautisterio grande. Hay una fila larga de personas esperando ascender las gradas al bautisterio para ser bautizadas. Por encima y a la derecha del bautisterio hay una máquina digital contadora, como un marcador de resultados, que aumenta a incrementos cada vez que bautizan a alguien. Veo que algunos en la fila llevan maletas. Otros llevan bolsas llenas de artículos que acaban de comprar en la tienda. Las bolsas tienen artículos comestibles, material de lectura y otras cosas que un cristiano no llevaría consigo a la iglesia, especialmente cuando van a ser bautizados.

    Algunos tienen cigarrillos en sus bolsillos y otros están comiendo alimentos inmundos mientras esperan su turno en la fila. Mientras observo, sumergen a la gente y entonces los pasan a un lado para que salgan del bautisterio. Hombres en trajes negros discuten la máquina contadora. Me doy cuenta que éstos son hombres importantes conectados con la iglesia. Dicen que el contador tiene que incrementar más rápidamente. Deciden colocar a más ayudantes en el bautisterio para hacer que la gente entre, baje, y salga más rápidamente. Exclaman: “ENTRAR, BAJAR y SALIR!”

    Observo que el contador se mueve más rápidamente. El agua está sucia, y los que están en ella, también. Al salir del agua, todavía están sucios, y se les ha añadido la mugre de los que fueron bautizados antes que ellos. Miro sus rostros y tienen un aspecto cansado y desafortunado. Miro a mi ángel y comienzo a llorar y menear la cabeza.

    Salimos de este templo y regresamos al vestíbulo. Mi ángel y yo nos detenemos un momento y él me dice, “No llores. He sido enviado para mostrarte estas cosas. Conserva tu ánimo.”

    Entonces vamos a la iglesia siguiente donde noto que hay un estandarte sobre la puerta que dice, “Iglesia Equipo.” Han sacado las bancas y colocado sillones reclinables. Muchos hablan y conversan. Lucen vestimenta relacionada con los deportes de fútbol, béisbol, baloncesto y otros deportes. Al frente, el pastor viste el uniforma de su equipo favorito. Lo oigo exclamar, “Jesús va a derrotar el equipo contrario. Con su tanto, tendremos la victoria. El partido ha sido ganado!” Oigo a la gente vitorear, alzar sus meriendas y bebidas y decir, “¡Vamos, equipo Jesús!” Salgo hacia el vestíbulo con mi ángel, y él extiende la mano, agarra el estandarte y comienza a sacarlo de su lugar. Noto que debajo hay palabras que comienzan con, “El Problema de muchos deportes.”[1] Cuando comienzo a leerlo, varios hombres se enojan mucho y comienzan a colocar el estandarte de nuevo en su lugar.

    Entonces caminamos al templo siguiente y hallamos que el pastor le habla a la gente con palabras halagüeñas. Predica que lo único que necesitamos es amor y gracia. No tenemos que preocuparnos por nada más, sólo amor y gracia. Observo mientras utiliza ciertos movimientos de la mano y el brazo al caminar lentamente de un extremo de la plataforma hacia el otro. La gente se relaja totalmente. Sólo habla de ciertas partes de la Biblia y dice que debemos aprender nuevas ideas. Habla de una “comunidad de la fe”, y de “innovación.” Veo que la gente escucha, pero está arrullada en un estupor soñoliento. Al salir de ese lugar, le doy a mi ángel una mirada de hastío.

    Entramos a otro santuario donde nuevamente veo que hay mucha gente. Están cantando de pie. Al frente hay una pantalla grande que tiene palabras. Mientras la gente canta, alzan las manos y las mueven aquí y allá. El canto que cantan se repite constantemente. No tiene versos inspiradores. Entonces veo que muchos salen al pasillo donde comienzan a caminar lentamente, cantando y alzando las manos. Poco a poco comienzan a saltar, y dentro de poco comienzan a correr a lo largo del pasillo proclamando que tienen “el espíritu.” Comienzan a hablar en lenguas ininteligibles. Miro a mi ángel y le pido permiso para que nos vayamos.

    Caminamos al siguiente santuario y encuentro que hay muy poca gente adentro. Los pocos que hay están sentados silenciosamente y escuchan con atención. El pastor habla de la preparación para la venida de Jesús. Habla de corazón. Miro a mi ángel y sonrío. Me coloca la mano izquierda sobre mi hombre derecho y dice, “Mira atentamente al pastor.” Entonces veo que una luz muy brillante del cielo resplandece sobre él. Noto algo que parece una llama ardiendo encima de su cabeza. Muchos ángeles portan libros y le enseñan lo que debe decir.

    Salimos de este templo y regresamos al vestíbulo. Al salir de la iglesia pasamos muchos otros santuarios, las máquinas vendedoras automáticas y los carritos. El Heraldo me mira y me pregunta, “¿Me das tu mano?” Le extiendo la mano derecha y la agarra firmemente. Nos elevamos al aire unos 100 pies. Nos volteamos y por primera vez puedo ver la fachada completa de esta iglesia inmensa. Noto las columnas grandes que sostienen el techo. Precisamente debajo del techo hay un letrero grande, tallado profundamente con las palabras: “IGLESIA ADVENTISTA DEL SÉPTIMO DíA.”

    Me mira y dice, “Aférrate firmemente a tu fe.” Mientras observo, la iglesia entera comienza a temblar desde la izquierda hacia la derecha, hacia atrás y hacia adelante. La iglesia entera se tuerce de lado a lado. Mientras observo veo que mucha gente es arrojada por las ventanas. Muchos salen y descienden las gradas corriendo. Las máquinas vendedoras automáticas y los carritos se desploman gradas abajo. Mucha, mucha gente cae rodando por las gradas.[2] Me parece que voy a ver derrumbarse la iglesia.[3] Le aprieto la mano a mi ángel, porque temo a lo que le va a pasar a mi iglesia. Me mira y dice, “Aférrate firmemente a tu fe.”

    Tan repentinamente como comenzó, terminó el zarandeo. Noto que todas las columnas aún están intactas. Descendemos y nos paramos sobre el escalón más alto. Veo que las gradas no han sufrido ningún daño. Volteo y veo que mucha gente asciende las gradas de la iglesia. Su aspecto es recatado y muchos cantan un himno inspirador. Noto que todos han dejado a un lado el yo y están enfocados en Jesús. Han dejado a un lado todos los pensamientos mundanos. Los observo mientras entran al vestíbulo. Nosotros entramos al vestíbulo y notamos que algunos murmuran quedamente y hay una sensación de reverencia a lo largo del vestíbulo grande.

    Mi ángel y yo vamos de santuario a santuario. Cada culto es reverente y cada pastor enseña el camino a Jesús. Seguimos al templo donde están bautizando a la gente. Los ministros están orando y estudiando con cada individuo antes de que se ponga en fila. Hay un cuarto donde los individuos van para deshacerse de sus maletas y bolsas de compras. Hay un basurero donde tiran sus cigarrillos y otros artículos de tabaco. Observo mientras un individuo entra lentamente al bautisterio. El ministro está al lado. Le habla del cometido que está por hacer no sólo ante los que están observando, sino ante todo el cielo. Al bajar el individuo al agua, noto que está sucio. Mi ángel me instruye a mirar hacia arriba. Al mirar a través del techo, atravesando el firmamento hasta el cielo, veo ángeles cantando y aclamando mientras cada individuo es bautizado. Vuelvo a mirar a los individuos al salir lentamente del bautisterio. Al salir, están muy limpios. La ropa que llevan es de un blanco brillante y sus rostros resplandecen de gozo.

    Al seguir a lo largo del vestíbulo a cada templo, noto que la iglesia no sufrió ningún daño. Ni siquiera hay una grieta en las paredes. Recuerdo como observaba mientras este edificio se torcía y sacudía, y como temía que se iba a caer.

    El Heraldo y yo nos volteamos, salimos y bajamos las gradas. Lo miro y le pregunto cuándo esto va a acontecer. Me da una sonrisa afectuosa y nuevamente, como en otros sueños, noto sus hoyuelos. Coloca sus manos sobre mis hombros y dice, “Cuando despiertes, prepara lo que te he mostrado. Envíalo a la hermana Z. Ella va a hacer la redacción. Una vez que ella termine, debe pedirle a su esposo que lo repase. Él sabrá si algo falta, porque a él ya se le ha mostrado. Cuando él esté de acuerdo con lo que ha sido preparado, debe ser enviado inmediatamente al hermano S para que lo coloque para el pueblo de Dios.” Le pregunté al Heraldo si el hermano Z había recibido el sueño. Dijo que a muchos se les muestra y ellos lo comparten. A muchos se les muestra y temen compartirlo. A muchos se les muestra y no lo recuerdan. A muchos se les muestra y lo recuerdan después del tiempo designado. Y a muchos se les muestra por medio del Espíritu del Padre.”

    El Heraldo me llama por mi nombre celestial y dice, “Ahora debes despertar y compartir lo que te he mostrado.”

  3. #3
    Fecha de Ingreso
    Mar 2007
    Respuestas
    744

    Por Defecto ERNIE PROFETIZA LO QUE PRONTO SUCEDERA

    UNA DE LAS PROFECIAS DE ERNIE:

    Me paro y el Heraldo y yo atravesamos la pared. Nuevamente me encuentro donde estaba no hace mucho tiempo en otro sueño—muy alto sobre la superficie de la tierra. El Heraldo dice, “Debo mostrarte otra vez las cosas que pronto van a sobrevenir a la tierra. Aférrate a tu fe, pues yo estaré aquí contigo y ningún mal le acontecerá a ‘los que son.’” Mientras observo, de repente [14] bolas de fuego nos pasan chillando a una velocidad muy grande. Atraviesan la atmósfera y explotan, causando destrucción desde donde están hasta la superficie abajo. Otras la penetran y golpean la tierra. Al caer, la tierra tiembla y vibra. Veo que muchos edificios se derrumban. Otros se queman, consumidos en un instante. Sólo puede describirse como ondas de choque que ondulan a lo largo de la superficie de la tierra. Carreteras y autopistas enteras desaparecen, bien sea porque la tierra se abrió o porque se disolvieron y desaparecieron dentro de la tierra. Observo mientras esas bolas de fuego caen sobre el mar, [15] lo cual hace que el agua suba como una gran muralla. Choca contra muchas de las ciudades costeñas que todavía están en pie. Las murallas de agua disuelven los puentes y edificios como si fuesen simples construcciones de arena.

    Veo, oigo y siento explosiones por todas partes. Llamaradas calientes de fuego se disparan hacia arriba centenares de pies. Ríos inmensos de fuego derriten todo en su camino. Observo edificios que se retuercen y doblan por el movimiento de la tierra. Los océanos se ondulan a causa de la vibración de la tierra. De repente, todo queda en calma. Es como si Dios mismo extendiese su mano poderosa para detener la destrucción que se le permitió a Satanás hacer. El humo se desvanece, los incendios se apaciguan y el agua regresa de nuevo al mar. Ahora veo destrucción como nada que jamás haya visto. Ciudades enteras han desaparecido por completo. Muchos pueblos están destrozados en escombros, y muchas carreteras y puentes han desaparecido. Los aviones no pueden salir porque las pistas están destruidas. Me doy cuenta que acabo de ver algo que hizo morir a mucha gente. Muchos eran del pueblo de Dios y muchos otros, no.

    Me dirijo al Heraldo y le vuelvo a preguntar si todos han sido destruidos. Mirándome con ojos pacientes me dice, “Observa con mucha atención.” Veo a muchos salir a lo que quedan de las calles. Muchos se juntan y comienzan a orar pidiendo perdón. Muchos dicen que todo esto es culpa suya y que se han extraviado del culto al Dios verdadero. Veo en un puesto de periódicos un rótulo que dice, “Este domingo vayamos todos a adorar a Dios.” Otro dice, “Domingo, el día del Señor.” El Heraldo dice, “Lo que te voy a mostrar ahora voy a velar de tus ojos y oídos, pero se me ha instruido que te lo diga. [16] Un gran rey se levantará y andará por la tierra clamando que él hará todas las cosas nuevas. Sanará todos los enfermos y todas las cosas serán como si nunca hubiesen sido. Andará hacienda milagros, pero esto solo durará poco tiempo. Él les dice, ‘Ustedes han pecado contra mí, pero yo soy su rey y les serviré, pero ustedes tienen que someterse y servirme a mí. Ahora quiero que sólo me adoren a mí en el nuevo día santo. Aquéllos que no obedezcan tendrán que serán controlados de la manera como yo sé que conviene hacerlo.’” El Heraldo dice, “Basta ya con esto. Lucifer no muestra ni amor ni compasión, sólo mentiras. Nuestro Padre tiene el único libro verdadero y se llama la verdad. Vámonos de aquí.”

    El Heraldo y yo regresamos al pasillo. Estoy allí parado, mirándolo. Él se da cuenta que yo estoy muy afectado por todo lo que he visto. Me mira y dice, “Aférrate a tu fe. Quédate en el sendero que Dios te ha mostrado.” Al sonreír me dice, “Se me ha instruido que debo llevarte a un lugar más.”

  4. #4
    Fecha de Ingreso
    Apr 2007
    Edad
    34
    Respuestas
    12.436

    Por Defecto Re: LA IGLESIA ADVENTISTA TIENE NUEVO PROFETA!!!!!!

    Cita Originalmente enviado por semillita Ver Mensaje
    Cada vez más adventistas del séptimo día se unen al numeroso y creciente grupo al interior de la iglesia adventista del sèptimo día que estan proclamando a un nuevo profeta. Ellos afirman que Elena White recibio el espiritu de profecia pero que ahora ha llegado su relevo, se trata de Ernie Knoll, una anciano que lleva en el adventismo alrededor de 50 años.

    Apoyados en:

    Joe 2:28 Y después de esto derramaré mi Espíritu sobre toda carne, y profetizarán vuestros hijos y vuestras hijas; vuestros ancianos soñarán sueños, y vuestros jóvenes verán visiones.RV60

    texto que los adventistas usan para tratar de respaldar a Elena White como profeta


    Ernie Knoll, está teniendo sueños que esta divulgando a traves de su pagina en internet, en dichos sueños siempre es acompañado por "el heraldo" un ángel al que Ernie tambièn llama "mi ángel", y ya muchisimos adventistas le estan proclamando "profeta", incluso en la iglesia adventista se rumora que hay pastores de la asociación general adventista que ya lo han reconocido como "profeta"

    Lo anterior esta causando polemica en la iglesia adventista, algunos habalan de una posible repetición de 1888.

    En seguida algunos de sus sueños:

    La Librería Adventista (ABC)
    por Ernie Knoll
    24 de octubre de 2007


    En mi sueño, estoy en un pasillo con el ángel conocido como el Heraldo. Me está diciendo que fue enviado para mostrarme algo que es patente para algunos, pero a lo cual que otros están ciegos. Me llama por mi nombre celestial y me pide la mano. Le extiendo mi mano derecha y me dice, “Ven conmigo, por favor.” Caminamos a través de una pared y rápidamente descendemos a la tierra. Al acercarnos al suelo, observo cómo sus alas se doblan y doblan y vuelven a doblar y, entonces, desaparecen en su espalda. Entonces noto que su semblante cambia y ya no lo reconozco. Sonríe, me llama por mi nombre celestial y dice, “No temas; soy yo, el Heraldo.” Ahora está vestido de ropa común y tiene las mismas imperfecciones físicas que tiene el ser humano. Me dice que debe mostrarme algo.

    Comenzamos a caminar por una acera cuando noto que estoy frente a una Librería Adventista (ABC). Me mira nuevamente, como para volver a confirmar que él es el Heraldo, me llama por mi nombre celestial y dice, “Observa y entiende.” Él abre la puerta y entramos. Uno de los empleados nos saluda. Comenzamos a caminar por la tienda y el Heraldo me señala ciertas cosas. Me muestra ciertos libros de historietas en los estantes y dice, “Éstos no debieran estar aquí. Al Padre le desagrada que estos libros estén en su casa de estudio.” Vamos hacia el área para los niños. Me señala libros y artículos que no concuerdan con lo que se muestra en La conducción del niño. Dice, “Si los padres tan sólo leyesen El hogar cristiano y La conducción del niño, comprenderían.”

    Entonces caminamos a la sección donde están los CD, los DVD y la música. El Heraldo me señala al rótulo sobre la presentación. Dice: “Tonadas actuales para los tiempos actuales. Escucha las tuyas.” Me mira y menea la cabeza. Dice, “Nada inspirador, sólo para entretener.”

    Luego vamos a la sección donde están las Biblias. Me muestra las distintas versiones. Entonces extiende la mano, empuja y aparta todas las Biblias de una versión. Yo extiendo mi mano y recojo una de las Biblias que quedaron solas. La tapa dice: “Santa Biblia” y “Versión King James”. Me mira y dice, “Esto no necesita aclaración.”

    Seguimos a otro pasillo y vemos todos los libros del Espíritu de Profecía. El Heraldo me mira y dice, “Fíjate bien.” Esos libros están polvorientos, envueltos con un plástico viejo y amarillento. Toma un libro, sopla para quitarle el polvo y le quita las telarañas. Entonces lo voltea para que yo lo vea. La tapa dice, El conflicto de los siglos.

    De repente un empleado se acerca y pregunta, “¿Puedo servirles en algo?” No es la voz de alguien que desea ayudar, sino como diciendo, “¿Qué se creen que están haciendo?” Mi ángel mira al empleado y le contesta, “Sí. ¿Tienen el libro, Concesión paulatina (Creeping Compromise)?” El empleado contesta, “No, pero tenemos unas novelas muy buenas. Están muy de moda.” El Heraldo dice, “Quisiéramos saber si tienen el libro titulado Concesión paulatina, por Joe Crews.” El empleado se ve frustrado. Contesta, “Venga conmigo. Vamos a ver si hallamos un ejemplar en el área del muelle denominada ‘a nadie le interesa’.

    Lo seguimos hasta la parte trasera de la tienda. Allí le pregunta al encargado del muelle si ha visto algún ejemplar de Concesión paulatina. El encargado del muelle responde que hace mucho tiempo que no tienen ese libro en existencia. Se acerca el gerente y le pregunta al empleado qué es lo que busca. Cuando descubre lo que es, nos dice, “Ese libro no le interesa al público. Tenemos algunas novelas excitantes que acaban de llegar. ¿Desean verlas?” El Heraldo responde, “No. Ya he visto suficiente.” Me mira y dice, “Nos vamos por ahora.”

    Salimos afuera y comenzamos a caminar por la acera. Damos algunos pasos y nos detenemos. Mi ángel pone su mano derecha sobre mi hombro y dice, “Dios observa todo.” Me dice que esté atento.

    Veo a un hombre que no conozco, pero percibo que es un Adventista del Séptimo Día, bien cimentado en la Biblia y el Espíritu de Profecía. Nos pasa y entra a la Librería Adventista. En pocos momentos todos los empleados salen de la Librería Adventista llevando sus pertenencias personales. Cuando sale el gerente y nos pasa le pregunto qué pasó. Me contesta, “A todos se nos dijo que ya no se requieren nuestros servicios.”

    Entonces el Heraldo me dice que mire hacia arriba. El cielo se desenrolla y descienden ángeles con alas que se doblan, doblan y se vuelven a doblar. Entonces, sus semblantes toman forma humana. Mi ángel y yo rápidamente seguimos a ese grupo pequeño hacia la Librería Adventista. Observo mientras el hombre adventista les instruye a los ángeles ‘empleados’ que coloquen cajas vacías en una carretilla y que coloquen ciertos libros dentro de las cajas.

    Mientras se ocupan con esa tarea, el hombre adventista le dice a uno de los ángeles ‘empleados’ de tamaño más grande, “Por favor, saque eso.” Señala la sección donde están los CD, los DVD y la música. Mientras observo, el ángel grande va, rodea toda la exhibición con sus enormes brazos y fácilmente la arranca de la pared. Lo seguimos hacia el muelle, donde hay un volquete grande. Echa todo adentro y me sonríe mientras presiona un botón al costado del volquete. Sigue sonriendo mientras que el volquete, equipado con compresor y picador internos, tritura todo y lo comprime. Sigue sonriendo todo el tiempo que la máquina está aplastando y triturando los CD y DVD. Volteo y veo ángeles haciendo fila. Traen carretillas cargadas con cajas llenas de libros. El ángel grande recoge una caja pesada de libros y la tira al volquete. Sigue sonriendo mientras los libros son triturados.

    El Heraldo y yo volvemos a la tienda donde vemos al hombre adventista en uno de los pasillos. Está de rodillas, limpiando y despolvando libros. Al aproximarme noto que es el área donde están los libros del Espíritu de Profecía. Amorosamente saca cada libro del estante, le quita la envoltura plástica vieja y amarillenta, y lo vuelve a colocar en el estante. Luego, los ángeles colocan una gran variedad de libros del Espíritu de Profecía en los estantes vacíos.

    Mi ángel y yo vamos a la sección donde están las Biblias y ahora sólo vemos la versión King James. Los ángeles están colgando estandartes. Uno dice, “Estudia como si fuera tu examen final.” Otro dice, “¿Quieres respuestas?” El ultimo dice, “Él es el Verbo, el Autor, la Verdad y la Vida.”

    Ahora, mi ángel y yo nos dirigimos a la sección donde estaban los CD, los DVD y la música. En su lugar hay un estante con himnarios. Vamos a otro pasillo donde vemos hileras del libro Concesión paulatina. Al mirar alrededor, veo una Librería Adventista llena de lo que el Señor quiere. El Heraldo me señala muchos otros libros que Dios desea que estén en su “casa de lectura.”

    Ahora la tienda está llena de clientes. Los ángeles trabajan pacientemente con ellos, contestan sus preguntas y les muestran la información que necesitan. Un ángel se sienta con los niños y les hace un relato bíblico. Mientras otros ángeles muestran distintos libros del Espíritu de Profecía, los clientes se interesan mucho en lo que se les está mostrando. Siguen entrando clientes nuevos a la Librería Adventista.

    Nota: No todos los libros, CDs y DVDs fueron desechados. Libros, CDs y DVDs de autores inspirados permanecieron allí. Solamente los artículos no inspirados fueron destruidos. El mostrador que el ángel arrancó de la pared contenía artículos que no deben estar en la Librería Adventista.


    WAW señores adventistas que dicen a eso?
    comentarios....
    Si el relato es cierto, pues entonces que pasa que no eres adventista del 7mo día...?

    Si el relato es falso, porque historias así las he escuchado personalmente de 2 de las Iglesias de mi distrito y de personas diferentes (posible nueva modalidad satánica) ¿Que pasa que no eres adventista ya que estas cosas estan profetizadas desde hace tiempo y para el zarandeo...?

    Y de que lo consideran profeta, tu haz dicho "se rumora", pues me hubieses vendido un "best seller" con el título del "post" (LA IGLESIA ADVENTISTA TIENE NUEVO PROFETA!!!!!!)sin haberlo leído.
    Todo aquel que comete pecado, infringe también la ley; pues el pecado es infracción de la ley. 1Jn 3:4

  5. #5
    Fecha de Ingreso
    Mar 2007
    Respuestas
    744

    Por Defecto otra PROFETA, OTRA EGW

    En fechas anteriores, los adventistas divulgaban otra "profeta", se trata de SOO, también un ángel le dijo que la iglesia adventista era la iglesia verdadera, le recomendo la biblia King James al igual que a Ernie:


    Entones se le apareció un ángel que le dijo en su idioma: “No tengas miedo. Soy un ángel de Jesús y él me envió para darte un mensaje el cual tú debes seguir paso por paso cuando llegues a los Estados Unidos.” Soo explica que era un ángel alto, cabello largo, vestimenta blanca con un cinturón bien brillante. Ella le preguntó su nombre: “Jonathan”, le contestó el ángel. “¿Quién es Jesús?”, le preguntó Soo, pues ella nunca había escuchado el nombre de Jesús. El ángel le respondió y le dijo: “Jesús es el Dios verdadero, quien tiene la llave del cielo y del infierno. Viene pronto y tú tienes que prepararte, y me envió para darte un mensaje.” Ella preguntó: “¿Cuál es el mensaje? ¡No entiendo!” El ángel le contestó: “Que Jesús, el Dios verdadero, murió al destrozársele el corazón; él murió por ti y te ama. Todavía tiene las marcas de los clavos y las cicatrices en sus manos.” También le prometió que: “Un día tú y tu verdadera madre se encontrarán en el Reino. Consigue papel y bolígrafo para escribir a donde tienes que ir cuando vayas a los Estados Unidos. Tienes que buscar la iglesia Seventh Day Adventist. (Por cierto que le hablo en inglés)

    Ella le preguntó qué era la iglesia Adventista, y el ángel le dijo que la iglesia Adventista era “la iglesia verdadera, que vive en los últimos día, durante el tiempo del juicio. Cuando Jesús venga llamará a los budistas y a todas la culturas del mundo y lo adorarán en una iglesia, la Adventista del Séptimo día.”


    Luego el ángel le dijo que cuando llegara a América tenía que conseguir la versión de la Biblia King James, y los libros El Conflicto de los Siglos, El Deseado de Todas las Gentes y El Camino a Cristo. También le dijo que El Camino a Cristo fue el mensaje de 1888 (La Justificación por la fe). Tenía que leer esos libros y traducirlo a su idioma. Luego debía llevarlos a la Conferencia General, al departamento White Estate y entregárselos al pastor Roger Coon para imprimirlo y enviarlos a Laos.


    “Cuando llegues a los Estados Unidos, sucederá un gran problema”. “Ángel Jonathan—le respondió Soo—, si va a ocurrir un gran problema, yo no quiero ir.” “Ve y mira, pues después del gran problema el evangelio se extenderá rápidamente”, le contestó el ángel. Le dijo además que antes del “gran problema” ella vería la luna roja y grande (“Haya lumbrera en la expansión del cielo…y sean por señal.” Génesis 1:14). Durante tres días consecutivo ella vio la luna roja y grande y el cuarto día ocurrió el lamentable y muy conocido incidente del 11 de Septiembre de 2001: la destrucción de las torres gemelas por manos terroristas. El ángel también le dijo que a partir del año 2005 habría una serie de problemas [desastres] y que a consecuencia de esos problemas se pondría una ley dominical muy pronto. Ella preguntó qué era la ley dominical, y el ángel le respondió: “La ley dominical viene porque la gente de Dios en el gobierno trabaja para el mal. Ora y estudia la Biblia y las profecías.”

    “¿Cuándo viene Jesús, ángel Jonathan?” le preguntó Soo. “Jesús desea venir—respondió el ángel—.“La gente de afuera está lista, pero la gente de adentro no está lista todavía. Tú tienes que prepararte. Jesús depende de ti para [evangelizar]tu país, y él quiere que estudies la Biblia y tomes un entrenamiento para la obra médica misionera.” “¿Qué es eso de ‘obra médica misionera’?”, inquirió ella. “Cuando llegues a América, Dios usará personas que te explicarán la obra médica misionera”, le contestó el ángel.

    Waw leyendas urbanas, ya han seguido a estos "profetas" mucha gente que estan en el mismo nivel de David Koresh, Victor Houteff, Carlos Russell, Joshep Sith, Elena White, etc.. solo me recuerda:

    Mat 7:15 Guardaos de los falsos profetas, que vienen a vosotros con vestidos de ovejas, pero por dentro son lobos rapaces.

    Mat 24:11 Y muchos falsos profetas se levantarán, y engañarán a muchos;

    Mat 24:24 Porque se levantarán falsos Cristos, y falsos profetas, y harán grandes señales y prodigios, de tal manera que engañarán, si fuere posible, aun a los escogidos.
    Mat 24:25 Ya os lo he dicho antes.

  6. #6
    Fecha de Ingreso
    Mar 2007
    Respuestas
    744

    Por Defecto Otro profetita...

    En 1930 aproximadamente, Victor Houteff un advetista de origen Hungaro (me parece), se auto proclamo "profeta" continuador del espiritu de profecia, proclamando el mensaje de "la vara del pastor ADVENTISTA DEL SEPTIMO DIA", como pretendia manejar a la asociacion general y asus recursos obviamente lo rechazaron y asi surgio la rama discidente adventista "los davidianos".

    Hoy día los davidianos adventistas del septimo día de la vara del pastor queienes creen en Elena White como profeta y al espiritu de profecia como inspirados al Igual que Victor Houteff (al que llaman el profeta).


    Estan proclamando que lo que viene es la confederación, que se aproxima el fin, hablan de EzeQUIEL 9 como una mortandad efectuada por angeles que sucedera en la iglesia adventista del séptimo día y que solo sobreviviran de la iglesia adventista del septimo día 144 000 (que porsupuesto son los davidianos).

    UFF que mas puedo decir...

  7. #7
    Fecha de Ingreso
    Apr 2007
    Edad
    34
    Respuestas
    12.436

    Por Defecto Re: LA IGLESIA ADVENTISTA TIENE NUEVO PROFETA!!!!!!

    No sé de donde sacas la fuente, parece que de tus paginitas, pero veamos la verdadera fuente:

    http://www.bibleplus.org/soo/Price-Soo256.wmv
    Todo aquel que comete pecado, infringe también la ley; pues el pecado es infracción de la ley. 1Jn 3:4

  8. #8
    Fecha de Ingreso
    Apr 2007
    Edad
    34
    Respuestas
    12.436

    Por Defecto Re: Otro profetita...

    Cita Originalmente enviado por semillita Ver Mensaje
    En 1930 aproximadamente, Victor Houteff un advetista de origen Hungaro (me parece), se auto proclamo "profeta" continuador del espiritu de profecia, proclamando el mensaje de "la vara del pastor ADVENTISTA DEL SEPTIMO DIA", como pretendia manejar a la asociacion general y asus recursos obviamente lo rechazaron y asi surgio la rama discidente adventista "los davidianos".

    Hoy día los davidianos adventistas del septimo día de la vara del pastor queienes creen en Elena White como profeta y al espiritu de profecia como inspirados al Igual que Victor Houteff (al que llaman el profeta).


    Estan proclamando que lo que viene es la confederación, que se aproxima el fin, hablan de EzeQUIEL 9 como una mortandad efectuada por angeles que sucedera en la iglesia adventista del séptimo día y que solo sobreviviran de la iglesia adventista del septimo día 144 000 (que porsupuesto son los davidianos).
    Debes saber que esto acontece a nivel mundial con todas las religiones del mundo no solo a los adventistas y esto ya estaba profetizado y es bíblico.

    También debes saber y VER quienes son los mas atacados, si nosotros(adventistas) fueramos cualquier religión ustedes ni se tomaban el tiempo para ponerse a debatir puntos que NO HAN PODIDO derrumbar contundentemente y esto es solo nosotros los que estamos en el foro, pero existe una gamma de eruditos adventistas que son A's [es] en la materia.

    Por eso, no te quites y sigue exponiendo material como estos, que nos sigue dando la razón.

    UFF que mas puedo decir...[/QUOTE]
    Todo aquel que comete pecado, infringe también la ley; pues el pecado es infracción de la ley. 1Jn 3:4

  9. #9
    Fecha de Ingreso
    Mar 2007
    Respuestas
    744

    Por Defecto Re: LA IGLESIA ADVENTISTA TIENE NUEVO PROFETA!!!!!!

    Cita Originalmente enviado por humillado Ver Mensaje
    No sé de donde sacas la fuente, parece que de tus paginitas, pero veamos la verdadera fuente:

    http://www.bibleplus.org/soo/Price-Soo256.wmv
    humillado a elena white, Tu eres adventista y con tu post anterior solo confirmas como los adventistas tienen muchos falsos profetas, estabas bien enteradito de soo.

    ¿sabes de Michael Travesser (otro profeta adventista que tiene su secta en Nuevo Mexico)?

    ¿por que no sales del adventismo (secta distorcionadora del evangelio)? salid de ella

  10. #10
    Fecha de Ingreso
    Mar 2007
    Respuestas
    744

    Por Defecto Re: ERNIE PROFETIZA LO QUE PRONTO SUCEDERA

    Cita Originalmente enviado por semillita Ver Mensaje
    Me paro y el Heraldo y yo atravesamos la pared. Nuevamente me encuentro donde estaba no hace mucho tiempo en otro sueño—muy alto sobre la superficie de la tierra. El Heraldo dice, “Debo mostrarte otra vez las cosas que pronto van a sobrevenir a la tierra. Aférrate a tu fe, pues yo estaré aquí contigo y ningún mal le acontecerá a ‘los que son.’” Mientras observo, de repente [14] bolas de fuego nos pasan chillando a una velocidad muy grande. Atraviesan la atmósfera y explotan, causando destrucción desde donde están hasta la superficie abajo. Otras la penetran y golpean la tierra. Al caer, la tierra tiembla y vibra. Veo que muchos edificios se derrumban. Otros se queman, consumidos en un instante. Sólo puede describirse como ondas de choque que ondulan a lo largo de la superficie de la tierra. Carreteras y autopistas enteras desaparecen, bien sea porque la tierra se abrió o porque se disolvieron y desaparecieron dentro de la tierra. Observo mientras esas bolas de fuego caen sobre el mar, [15] lo cual hace que el agua suba como una gran muralla. Choca contra muchas de las ciudades costeñas que todavía están en pie. Las murallas de agua disuelven los puentes y edificios como si fuesen simples construcciones de arena.

    Me dirijo al Heraldo y le vuelvo a preguntar si todos han sido destruidos. Mirándome con ojos pacientes me dice, “Observa con mucha atención.” Veo a muchos salir a lo que quedan de las calles. Muchos se juntan y comienzan a orar pidiendo perdón. Muchos dicen que todo esto es culpa suya y que se han extraviado del culto al Dios verdadero. Veo en un puesto de periódicos un rótulo que dice, “Este domingo vayamos todos a adorar a Dios.” Otro dice, “Domingo, el día del Señor.” El Heraldo dice, “Lo que te voy a mostrar ahora voy a velar de tus ojos y oídos, pero se me ha instruido que te lo diga. [16] Un gran rey se levantará y andará por la tierra clamando que él hará todas las cosas nuevas. Sanará todos los enfermos y todas las cosas serán como si nunca hubiesen sido. Andará hacienda milagros, pero esto solo durará poco tiempo. Él les dice, ‘Ustedes han pecado contra mí, pero yo soy su rey y les serviré, pero ustedes tienen que someterse y servirme a mí. Ahora quiero que sólo me adoren a mí en el nuevo día santo. Aquéllos que no obedezcan tendrán que serán controlados de la manera como yo sé que conviene hacerlo.’” El Heraldo dice, “Basta ya con esto. Lucifer no muestra ni amor ni compasión, sólo mentiras. Nuestro Padre tiene el único libro verdadero y se llama la verdad. Vámonos de aquí.”

    El Heraldo y yo regresamos al pasillo. Estoy allí parado, mirándolo. Él se da cuenta que yo estoy muy afectado por todo lo que he visto. Me mira y dice, “Aférrate a tu fe. Quédate en el sendero que Dios te ha mostrado.” Al sonreír me dice, “Se me ha instruido que debo llevarte a un lugar más.”
    RECUERDEN QUE TIENE QUE SUCEDER PRONTO, (SI NO SUCEDE PRONTO ES POR LA AMBIGUEDAD DE LA APLICACION DE LA PALABRA PRONTO, YA SABEN COMO SE EXCUSAN LOS ADVENTISTAS), RECUERDEN BOLAS DE FUEGO CAERAN PRONTO

  11. #11
    Fecha de Ingreso
    Apr 2007
    Edad
    34
    Respuestas
    12.436

    Por Defecto Re: LA IGLESIA ADVENTISTA TIENE NUEVO PROFETA!!!!!!

    Cita Originalmente enviado por semillita Ver Mensaje
    humillado a elena white, Tu eres adventista y con tu post anterior solo confirmas como los adventistas tienen muchos falsos profetas, estabas bien enteradito de soo.

    ¿sabes de Michael Travesser (otro profeta adventista que tiene su secta en Nuevo Mexico)?

    ¿por que no sales del adventismo (secta distorcionadora del evangelio)? salid de ella
    Ellen White si fué profeta, pero Soo...

    Me estas diciendo que una persona que fué visitada por un ángel es profeta...?
    Todo aquel que comete pecado, infringe también la ley; pues el pecado es infracción de la ley. 1Jn 3:4

  12. #12
    Fecha de Ingreso
    Mar 2007
    Respuestas
    744

    Por Defecto Re: LA IGLESIA ADVENTISTA TIENE NUEVO PROFETA!!!!!!

    Lo que yo afirmo es que Elena White y Soo y Ernie, etc... Son profetas
    FALSOSSSSSSSSSSSSS



    Por cirto quienes los concideran profetas para ir en pos de ellos son los adventistas del septimo dia, ¿por quienes crees que me entero? de unos adventistas fanaticos que conozco

  13. #13
    Fecha de Ingreso
    Mar 2007
    Respuestas
    744

    Por Defecto Re: LA IGLESIA ADVENTISTA TIENE NUEVO PROFETA!!!!!!

    ¿Por cierto humillado al adventismo, tu consideras a Ernie Knoll profeta poseedor del espiritu de profecia?

    ¿consideras profeta a Soo o mensajera del señor?

    ¿Consideras a Victor Houteff como profeta?

  14. #14
    Fecha de Ingreso
    Apr 2007
    Edad
    34
    Respuestas
    12.436

    Por Defecto Re: LA IGLESIA ADVENTISTA TIENE NUEVO PROFETA!!!!!!

    Cita Originalmente enviado por semillita Ver Mensaje
    ¿Por cierto humillado al adventismo, tu consideras a Ernie Knoll profeta poseedor del espiritu de profecia?

    ¿consideras profeta a Soo o mensajera del señor?

    ¿Consideras a Victor Houteff como profeta?
    Exelente pregunta y deseo de todo corazón contestarlas, pero es necesario que me conteste primero la pregunta que te hice.

    Esta es:

    Me estas diciendo que una persona que fué visitada por un ángel es profeta...?

    Espero tu respuesta.
    Todo aquel que comete pecado, infringe también la ley; pues el pecado es infracción de la ley. 1Jn 3:4

  15. #15
    Fecha de Ingreso
    Mar 2007
    Respuestas
    744

    Por Defecto Re: LA IGLESIA ADVENTISTA TIENE NUEVO PROFETA!!!!!!

    Ya que te gustan los juegos de palabras:

    ¿el apostol Pedro es un profeta (recuerda que a el lo visitaron angeles)?
    ¿María la madre de Jesús es profeta (recuerda que a el lo visitaron angeles)?
    ¿Lot es profeta (recuerda que a el lo visitaron angeles)?

    No desvies la atencion humillado al adventismo, este epigrafe no se trata sobre la definición de profeta. Pero si quieres saber la definición de profeta simplemente es una persona que habla delante de Jehováh mensajes de parte de Jehová. La visita de ángeles nada tiene que ver (pero si prueba que espiritu es, ya que en el caso de White, Soo y Ernie evidentemente se trata del mismo angel que visito a Jose smith y a Mahoma).

    Aclarada tu cuestion, ahora responde ¿cual es tu actual profeta, Soo, Ernie o Victor Houteff?

Información sobre el Tema

Users Browsing this Thread

Actualmente hay 1 usuarios navegando por este tema. (0 miembros y 1 invitados)

Normas de Publicación

  • no puedes enviar nuevos mensajes
  • no puedes publicar nuevas respuestas
  • no puedes añadir vínculos
  • no puedes editar tus mensajes
  •  
Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.


Sindica: RSS1 Sindica: RSS2 Add to Google Añadir a Mi Yahoo! Suscribir con Bloglines