Mostrando resultados 1 a 4 de 4

Mensaje: Testimonios del Bautismo en el Espíritu Santo.

  1. #1
    Fecha de Ingreso
    Nov 2005
    Edad
    58
    Respuestas
    13.401
    Entradas del Blog
    1

    Por Defecto Testimonios del Bautismo en el Espíritu Santo.

    He abierto este tema, con la intensión de testificar sobre esta real y verdadera manifestación de Dios en la gracia.

    Este tema tiene dos propósitos:

    1-Testificar sobre este sobrenatural regalo

    2-Descubrir si el bautizado realmente lo ha recibido como dice o lo ha entendido.

    Empiezo yo:

    Para no alargarme en los detalles anteriores a este suceso, simplemente recalcaré como lo he hecho en mi testimonio "El mejor de todos los ateos" en la sección de testimonios; que a mi, nada ni nadie habría tenido el poder de convencimiento suficiente para moverme de mis raíces ateas. Exceptuando al mismísimo Dios, como lo aseguraba o lo que comprendí más adelante, solamente el Espíritu Santo de Dios, como sucedió.

    Ya casado y por medio de mi esposa, cristiana convertida, la cual recurrió en sus momentos de desesperación a todos los medios posibles de ayuda, por la vida que yo le daba, no solo debido a mi incredulidad, sino a mi desenfrenada vida, recibí en mi casa a muchos intercesores, los cuales convencidos de su efectividad, me hicieron en mas de una ocasión, confesar con mi boca, que Jesús es el Señor, después de una oración, imposición de manos y reprender todos los demonios en mi, sin ningún efecto real en mi vida, ni ningún cambio en mi mundanalidad.

    No fue hasta que una noche después de muchos años, en los que me invitaban a oraciones en las casas, me invitaban a campañas evangelísticas, donde me imponían manos, donde me ministraban sanidades y liberaciones, en fin toda la metodología tradicional de conversión que usan los evangélicos, que El Espíritu Santo vino a mi vida y me convenció de error y de juicio. Ese día, que fue el día más significativo en toda mi vida, Dios me hiso sentir su presencia, por medio de su Santo Espíritu.

    A partir de allí cumplí con todo lo que un nuevo creyente es llevado a cumplir. Me comencé a congregar, me bauticé en agua, he incluso pasé por un ritual de recibimiento del bautismo en el Espíritu Santo, en el cual hasta se me obligó a repetir sonidos extraños, para que las supuestas lenguas que debían manifestarse una vez haber recibido este Bautismo, confirmaran el haberlo recibido.

    No obstante, ya desde aquel venturoso día, Dios me había bautizado con su Santo Espíritu. Ya me había dado el don de lenguas para mis momentos íntimos de oración, ya me había dotado de una sed por leer la palabra y una comprensión inmediata de muchos de los misterios que para mi eran simplemente fábulas. Durante dos meses, no había un momento en que leyera la palabra, u orara, sin que fuera contristado de tal forma que lloraba sin cesar, en mi auto, en mi casa, cenando, en mi oficina, en fin, el Espíritu Santo me fue convenciendo de tal forma de todos mis errores y del juicio que había sido librado, que no tenía otra forma de responder que no fuera llorando. Aún hoy, cuando oro o cuando ministro, no puedo contener las lágrimas, en esta oportunidad del gozo que este mismo Espíritu Santo me hace sentir, cuando lo veo actuando por su cuenta, en mi vida y en la vida de aquellos que Dios pone en mi camino, para que vea en ellos su magnífica obra.

    Dios bautiza en el Espíritu Santo, tal y como lo prometió Joel, tal y como lo profetizó Juan el Bautista, tal y como lo prometió Cristo a sus discípulos y tal y como sucedió en Pentecostés. A partir de ese momento, los que recibimos el don del Espíritu Santo, ya no necesitamos de nada más, sino de ser sensibles a su guía y dirección a toda la verdad y a toda la luz.

    No es posible reconocer, ver y vivir el sacrificio de Cristo en la cruz y el derramamiento de su sangre por nosotros, sin que el mismo Espíritu que lo levantó de entre los muertos, nos convenza de ello.

    El Espíritu Santo actúa en el momento presiso en la vida del que debe creer, no se sujeta a modelos, prioridades, ni rituales humanos.

    Dios les bendice!

    Greivin.
    "Sabiduría ante todo. Adquiere sabiduría. Y antes que toda poseción, adquiere entendimiento" Proverbios 4:7

  2. #2
    Fecha de Ingreso
    May 2007
    Respuestas
    9.474

    Por Defecto Re: Testimonios del Bautismo en el Espíritu Santo.

    Cita Originalmente enviado por Greivin. Ver Mensaje
    He abierto este tema, con la intensión de testificar sobre esta real y verdadera manifestación de Dios en la gracia.

    Este tema tiene dos propósitos:

    1-Testificar sobre este sobrenatural regalo

    2-Descubrir si el bautizado realmente lo ha recibido como dice o lo ha entendido.

    Empiezo yo:

    Para no alargarme en los detalles anteriores a este suceso, simplemente recalcaré como lo he hecho en mi testimonio "El mejor de todos los ateos" en la sección de testimonios; que a mi, nada ni nadie habría tenido el poder de convencimiento suficiente para moverme de mis raíces ateas. Exceptuando al mismísimo Dios, como lo aseguraba o lo que comprendí más adelante, solamente el Espíritu Santo de Dios, como sucedió.

    Ya casado y por medio de mi esposa, cristiana convertida, la cual recurrió en sus momentos de desesperación a todos los medios posibles de ayuda, por la vida que yo le daba, no solo debido a mi incredulidad, sino a mi desenfrenada vida, recibí en mi casa a muchos intercesores, los cuales convencidos de su efectividad, me hicieron en mas de una ocasión, confesar con mi boca, que Jesús es el Señor, después de una oración, imposición de manos y reprender todos los demonios en mi, sin ningún efecto real en mi vida, ni ningún cambio en mi mundanalidad.

    No fue hasta que una noche después de muchos años, en los que me invitaban a oraciones en las casas, me invitaban a campañas evangelísticas, donde me imponían manos, donde me ministraban sanidades y liberaciones, en fin toda la metodología tradicional de conversión que usan los evangélicos, que El Espíritu Santo vino a mi vida y me convenció de error y de juicio. Ese día, que fue el día más significativo en toda mi vida, Dios me hiso sentir su presencia, por medio de su Santo Espíritu.

    A partir de allí cumplí con todo lo que un nuevo creyente es llevado a cumplir. Me comencé a congregar, me bauticé en agua, he incluso pasé por un ritual de recibimiento del bautismo en el Espíritu Santo, en el cual hasta se me obligó a repetir sonidos extraños, para que las supuestas lenguas que debían manifestarse una vez haber recibido este Bautismo, confirmaran el haberlo recibido.

    No obstante, ya desde aquel venturoso día, Dios me había bautizado con su Santo Espíritu. Ya me había dado el don de lenguas para mis momentos íntimos de oración, ya me había dotado de una sed por leer la palabra y una comprensión inmediata de muchos de los misterios que para mi eran simplemente fábulas. Durante dos meses, no había un momento en que leyera la palabra, u orara, sin que fuera contristado de tal forma que lloraba sin cesar, en mi auto, en mi casa, cenando, en mi oficina, en fin, el Espíritu Santo me fue convenciendo de tal forma de todos mis errores y del juicio que había sido librado, que no tenía otra forma de responder que no fuera llorando. Aún hoy, cuando oro o cuando ministro, no puedo contener las lágrimas, en esta oportunidad del gozo que este mismo Espíritu Santo me hace sentir, cuando lo veo actuando por su cuenta, en mi vida y en la vida de aquellos que Dios pone en mi camino, para que vea en ellos su magnífica obra.

    Dios bautiza en el Espíritu Santo, tal y como lo prometió Joel, tal y como lo profetizó Juan el Bautista, tal y como lo prometió Cristo a sus discípulos y tal y como sucedió en Pentecostés. A partir de ese momento, los que recibimos el don del Espíritu Santo, ya no necesitamos de nada más, sino de ser sensibles a su guía y dirección a toda la verdad y a toda la luz.

    No es posible reconocer, ver y vivir el sacrificio de Cristo en la cruz y el derramamiento de su sangre por nosotros, sin que el mismo Espíritu que lo levantó de entre los muertos, nos convenza de ello.

    El Espíritu Santo actúa en el momento presiso en la vida del que debe creer, no se sujeta a modelos, prioridades, ni rituales humanos.

    Dios les bendice!

    Greivin.

    Un buen ejemplo de la obra que solo puede hacer el Espíritu.

    Este es mi caso:

    Nací en Cuba, en los años de euforia de la revolución atea-comunista, en medio de una familia amorosa pero atea, y deslumbrada por la ideología de aquella revolución. En corto, naci y me crie en un ambiente absolutamente ateo. Mi desconocimiento del cristianismo era tal que a mis veinticinco años de edad, no sabía qué se celebraba el 25 de diciembre. ¡Créanlo o no!. En el medio ambiente donde me crié, se celebraba noche buena, el 24 de diciembre, pero yo nunca supe por qué le llamaban buena a aquella noche. Mi idea era que le llamaban buena porque se reunía la familia y se hacía tremendo fiestón.

    Un día, estando muerto en pecados, sin esperanza, y pasando por una situación muy triste en mi vida, se me acercó un hombre (que por lo que conversé con él, después me di cuenta que no era creyente) y me dio un pequeño libro titulado el evangelio de nuestro Señor Jesucristo. Solo con leer esas palabras sucedió en mí algo que no puedo explicar con palabras exactamente. De repente, me invadió un gozo tremendo que no correspondía con la situación que estaba pasando; gozo que nunca antes había experimentado en mi vida, aquello era sobrenatural. Aquel librito lo leí, como una persona que lleva muchos días sin comer devora una comida. Aquel gozo continuó por varios meses a medida que leía y releía aquella buena noticia. No tengo nada con que compararlo.

    Así pasé, o mejor dicho, me pasaron de muerte a vida, del reino de las tinieblas al reino de la luz.

    Aquel gozo se apagó cuando llegaron a mí, unos hermanitos pentecostales a discipularme con sus creencias. Pero bueno, eso ya es otra historia, que en realidad fue corta, porque él Espíritu me libró de la buena intención de aquellos hermanitos y me entró de nuevo en el gozo, al comenzar una etapa que considero gloriosa en mi vida.

    Yo soy de estos:

    20 E Isaías dice resueltamente:

    Fui hallado de los que no me buscaban;
    Me manifesté a los que no preguntaban por mí.
    (Ro.10:20)


    Saludos.
    En defensa y confirmación del evangelio

  3. #3
    Fecha de Ingreso
    Nov 2007
    Respuestas
    18.468

    Por Defecto Re: Testimonios del Bautismo en el Espíritu Santo.

    Cita Originalmente enviado por Leal Ver Mensaje
    Un buen ejemplo de la obra que solo puede hacer el Espíritu.

    Este es mi caso:

    Nací en Cuba, en los años de euforia de la revolución atea-comunista, en medio de una familia amorosa pero atea, y deslumbrada por la ideología de aquella revolución. En corto, naci y me crie en un ambiente absolutamente ateo. Mi desconocimiento del cristianismo era tal que a mis veinticinco años de edad, no sabía qué se celebraba el 25 de diciembre. ¡Créanlo o no!. En el medio ambiente donde me crié, se celebraba noche buena, el 24 de diciembre, pero yo nunca supe por qué le llamaban buena a aquella noche. Mi idea era que le llamaban buena porque se reunía la familia y se hacía tremendo fiestón.

    Un día, estando muerto en pecados, sin esperanza, y pasando por una situación muy triste en mi vida, se me acercó un hombre (que por lo que conversé con él, después me di cuenta que no era creyente) y me dio un pequeño libro titulado el evangelio de nuestro Señor Jesucristo. Solo con leer esas palabras sucedió en mí algo que no puedo explicar con palabras exactamente. De repente, me invadió un gozo tremendo que no correspondía con la situación que estaba pasando; gozo que nunca antes había experimentado en mi vida, aquello era sobrenatural. Aquel librito lo leí, como una persona que lleva muchos días sin comer devora una comida. Aquel gozo continuó por varios meses a medida que leía y releía aquella buena noticia. No tengo nada con que compararlo.

    Así pasé, o mejor dicho, me pasaron de muerte a vida, del reino de las tinieblas al reino de la luz.

    Aquel gozo se apagó cuando llegaron a mí, unos hermanitos pentecostales a discipularme con sus creencias. Pero bueno, eso ya es otra historia, que en realidad fue corta, porque él Espíritu me libró de la buena intención de aquellos hermanitos y me entró de nuevo en el gozo, al comenzar una etapa que considero gloriosa en mi vida.

    Yo soy de estos:

    20 E Isaías dice resueltamente:

    Fui hallado de los que no me buscaban;
    Me manifesté a los que no preguntaban por mí.
    (Ro.10:20)


    Saludos.
    que cosas te dijeron los pentecostales que te apagaron el gozo??????


    explica porfa
    “El que cumple con el llamado de Dios es el que usa su autoridad espiritual para enseñar a otros a ser libres del dominio del pecado y de los hombres, para que asi puedan honrar a Dios y hacer su divina voluntad creyendo en Jesucristo.”


    Hector lugo ---------el predicador

  4. #4
    Fecha de Ingreso
    May 2007
    Respuestas
    9.474

    Por Defecto Re: Testimonios del Bautismo en el Espíritu Santo.

    Cita Originalmente enviado por hectorlugo Ver Mensaje
    que cosas te dijeron los pentecostales que te apagaron el gozo??????


    explica porfa

    Más adelante quizás lo haré, ahora mejor concentrémonos en el tema, que es mucho más importante.

    Saludos.
    En defensa y confirmación del evangelio

Información sobre el Tema

Users Browsing this Thread

Actualmente hay 1 usuarios navegando por este tema. (0 miembros y 1 invitados)

Normas de Publicación

  • no puedes enviar nuevos mensajes
  • no puedes publicar nuevas respuestas
  • no puedes añadir vínculos
  • no puedes editar tus mensajes
  •  
Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.


Sindica: RSS1 Sindica: RSS2 Add to Google Añadir a Mi Yahoo! Suscribir con Bloglines