Página 19 de 21 PrimeroPrimero ... 91718192021 ÚltimoÚltimo
Mostrando resultados 271 a 285 de 315

Mensaje: ¿Es la hostia consagrada el cuerpo de Cristo?

  1. #271
    Fecha de Ingreso
    Nov 2009
    Respuestas
    551

    Por Defecto Re: ¿Es la hostia consagrada el cuerpo de Cristo?

    Cita Originalmente enviado por Raul68 Ver Mensaje
    Me parece que no le quedan muchos días en este foro. Siga por este camino, que en breve le vemos expulsado. Ahora si quiere lo toma, y sino desparrame.
    jejeje, las palabras de Cristo y los apostoles los tome y ahora dices que eso es desparramar.

    Te hice una pregunta, ¿podras responderla?

    Un saludo

  2. #272
    Fecha de Ingreso
    Nov 2009
    Respuestas
    551

    Por Defecto Re: ¿Es la hostia consagrada el cuerpo de Cristo?

    Gran lector, no dije que Jesus insulto a nadie, hice una pregunta para que te dieras cuenta que Jesus no insultaba cuando decia palabras duras a los religiosos de sus tiempos ¿entendes?

    Ahora cuando los catolicos enseñan que esa galleta es el cuerpo de Cristo cuando se paerticipa de la cena del Señor estan enseñando otro Cristo.
    ¿Entendes?

    Un saludo.

  3. #273
    Fecha de Ingreso
    Jul 2006
    Respuestas
    44.271

    Por Defecto Re: ¿Es la hostia consagrada el cuerpo de Cristo?

    Cita Originalmente enviado por totos Ver Mensaje
    Tontin, no dije que Jesus insulto a nadie, hice una pregunta para que te dieras cuenta que Jesus no insultaba cuando decia palabras duras a los religiosos de sus tiempos ¿entendes, abogado del diablo?
    Estimado, en Jesús NO HABÍA PECADO. En usted SI, al igual que en todos. De Jesús, de su boca, dijese lo que dijese NUNCA HUBO PECADO. Usted no es Jesús, tenga cuidado. Usted es un pecador que por sus palabras será juzgado.

    Las intenciones de Jesús, son puras, limpias, sin maldad alguna, sin pecado alguno, sin mala intención alguna... tenga cuidado de comparar sus insultos, con la Palabra de Jesús.

    Ahora cuando los catolicos enseñan que esa galleta es el cuerpo de Cristo cuando se paerticipa de la cena del Señor estan enseñando otro Cristo.
    ¿Entendes?
    Usted no sabe ni lo que enseñan. Habla de oídas, pero sin fundamento alguno.

    No olvide la norma 2. Es un sano consejo.

    "Sí, Jesús ES el Cristo, el Hijo de Dios; HOMBRE VERDADERO Y DIOS EN SÍ MISMO. Una sola persona, dos naturalezas distintas."

  4. #274
    Fecha de Ingreso
    Jul 2006
    Respuestas
    44.271

    Por Defecto Re: ¿Es la hostia consagrada el cuerpo de Cristo?

    Cita Originalmente enviado por totos Ver Mensaje
    Te hice una pregunta, ¿podras responderla?
    Rom. 2:1 **Por eso no tienes disculpa, tú que juzgas a otros, no importa quién seas. Al juzgar a otros te condenas a ti mismo, pues haces precisamente lo mismo que hacen ellos.

    Respondido. Y no se crea Jesús, Él ES SIN PECADO. Cuando el habla ni hay mala inteción, ni soberbia, ni insulto, ni mala intención, ni... él es sin pecado, usted NO. No se compare con Jesús, no se crea igual a Dios

    "Sí, Jesús ES el Cristo, el Hijo de Dios; HOMBRE VERDADERO Y DIOS EN SÍ MISMO. Una sola persona, dos naturalezas distintas."

  5. #275
    Fecha de Ingreso
    Nov 2009
    Respuestas
    22

    Re: ¿Es la hostia consagrada el cuerpo de Cristo?

    Cita Originalmente enviado por Raul68 Ver Mensaje
    Hola José, quiere que hablemos de esto?...

    1Cor. 11:27 **Así pues, cualquiera que come del pan o bebe de la copa del Señor de manera indigna, comete un pecado contra el cuerpo y la sangre del Señor.

    Se lo digo, porque son palabras mayores, y muchos hoy, por desconocimieto, están incurriendo en ello.
    Hola, Raul.

    Hay dos textos que debemos tener en cuenta.

    1 Cor, 10
    15 Os hablo como a prudentes. Juzgad vosotros lo que digo.
    16 La copa de bendición que bendecimos ¿no es acaso comunión con la sangre de Cristo? Y el pan que partimos ¿no es comunión con el cuerpo de Cristo?
    17 Porque aun siendo muchos, un solo pan y un solo cuerpo somos, pues todos participamos de un solo pan.
    Este texto tiene como contexto la denuncia de los pecados de idolatría, murmuración y fornicación.

    1 Cor 11
    17 Y al dar estas disposiciones, no os alabo, porque vuestras reuniones son más para mal que para bien.
    18 Pues, ante todo, oigo que, al reuniros en la asamblea, hay entre vosotros divisiones, y lo creo en parte.
    19 Desde luego, tiene que haber entre vosotros también disensiones, para que se ponga de manifiesto quiénes son de probada virtud entre vosotros.
    20 Cuando os reunís, pues, en común, eso ya no es comer la Cena del Señor;
    21 porque cada uno come primero su propia cena, y mientras uno pasa hambre, otro se embriaga.
    22 ¿No tenéis casas para comer y beber? ¿O es que despreciáis a la Iglesia de Dios y avergonzáis a los que no tienen? ¿Qué voy a deciros? ¿Alabaros? ¡En eso no los alabo!
    23 Porque yo recibí del Señor lo que os he transmitido: que el Señor Jesús, la noche en que fue entregado, tomó pan,
    24 y después de dar gracias, lo partió y dijo: "Este es mi cuerpo que se da por vosotros; haced esto en recuerdo mío."
    25 Asimismo también la copa después de cenar diciendo: "Esta copa es la Nueva Alianza en mi sangre. Cuantas veces la bebiereis, hacedlo en recuerdo mío."
    26 Pues cada vez que coméis este pan y bebéis esta copa, anunciáis la muerte del Señor, hasta que venga.
    27 Por tanto, quien coma el pan o beba la copa del Señor indignamente, será reo del Cuerpo y de la Sangre del Señor.
    28 Examínese, pues, cada cual, y coma así el pan y beba de la copa.
    29 Pues quien come y bebe sin discernir el Cuerpo, come y bebe su propio castigo.
    30 Por eso hay entre vosotros muchos enfermos y muchos débiles, y mueren no pocos.
    31 Si nos juzgásemos a nosotros mismos, no seríamos castigados.
    32 Mas, al ser castigados, somos corregidos por el Señor, para que no seamos condenados con el mundo.
    33 Así pues, hermanos míos, cuando os reunáis para la Cena, esperaos los unos a los otros.
    34 Si alguno tiene hambre, que coma en su casa, a fin de que no os reunáis para castigo vuestro. Lo demás lo dispondré cuando vaya.

    Este texto tiene en cuenta estos pecados: la injusticia, porque algunos comen hasta hartarse, sin tener en cuenta a los que pasan hambre. Otros se embriagan, como si fuera cualquier comida y bebida, sin discernir el Cuerpo y la Sangre del Señor. Otros provocan discensiones o divisiones, cuando la verdadera iglesia es como un solo cuerpo unido por un único Espíritu (ver capítulo 12) y su don más excelente, que es la caridad (capítulo 13).

    Así, comer la Carne del Señor y beber de la copa de su Sangre sin discernir su realidad espiritual es comer y beber la propia condenación cuando la persona cae en la idolatría, la fornicación, la división de la comunidad, la glotonería, la injusticia y la borrachera y aun así comulga sin arrepentimiento y cambio real. Esta lista de pecados coincide con las obras de la carne de Gal 6.
    San Pablo quiere decir en 1 Cor 10 y 11 que sólo el convertido puede comulgar. Además de mencionar claramente la tradición de la "Cena del Señor" pues, cuando escribe esta carta, lo hace alrededor del año 70 d.C. 1 Cor contiene el texto eucarístico más antiguo que el de los mismos evangelios. La vida de la comunidad y la celebración del misterio es anterior a la Palabra escrita.
    También aparece el carácter de "memorial" de la Cena del Señor. En griego se dice "anámnesis" y significa un recuerdo que actualiza el misterio. No es simple recuerdo mental e histórico, sino actualización del misterio. Para nosotros los cristianos este texto es importante, porque su significación apunta a una participación en presente del Cuerpo y la Sangre de Cristo y hace posible hoy no sçolo recordar lo que pasó, sino que la salvación está ocurriendo hoy. Así Jesús sigue haciendo posible y dándonos la oportunidad de cumplir su promesa:

    Juan 6
    51 Yo soy el pan vivo, bajado del cielo.Si uno come de este pan, vivirá para siempre; y el pan que yo le voy a dar, es mi carne por la vida del mundo."
    52 Discutían entre sí los judíos y decían: "¿Cómo puede éste darnos a comer su carne?"
    53 Jesús les dijo: "En verdad, en verdad os digo: si no coméis la carne del Hijo del hombre, y no bebéis su sangre, no tenéis vida en vosotros.
    54 El que come mi carne y bebe mi sangre, tiene vida eterna, y yo le resucitaré el último día.
    55 Porque mi carne es verdadera comida y mi sangre verdadera bebida.
    56 El que come mi carne y bebe mi sangre, permanece en mí, y yo en él.
    57 Lo mismo que el Padre, que vive, me ha enviado y yo vivo por el Padre, también el que me coma vivirá por mí.
    58 Este es el pan bajado del cielo; no como el que comieron vuestros padres, y murieron; el que coma este pan vivirá para siempre."

    A mí me emociona esta promesa. Y, cuando celebro la Eucaristía, me lleno de agradecimiento al Señor. Realmente no me cabe en la cabeza la grandeza de este misterio. "Hagan esto en memoria mía". Cuando repito los gestos del Señor en la celebración de la Cena nunca comprendo cómo y por qué el Señor quiso hacer las cosas así. Pero me rindo ante su Palabra y comulgo con su Cuerpo y con la Copa de su Sangre. En el rito de la Eucaristía está prevista esta oración, recogida del Evangelio del Centurión: "Señor, no soy digno de que entres en mi casa, pero una Palabra tuya bastará para sanarme". Antes de comulgar, reconocemos nuestro ser indignos ante este gran don y pedimos que la Palabra de Cristo nos sane, nos purifique por dentro mediante su perdón. Porque siempre pecamos... desgraciadamente. Algo hay en nosotros que nos atrae poderosamente al pecado (Rom 7)... pero gracias a Jesucristo somos salvos y experimentamos otra fuerza infinítamente más poderosa aún: la de su Amor, proveniente de su Espíritu. Eso experimento cuando mis labios tocan el Pan Eucarístico y la Copa del Señor.
    A cualquiera le entusiasmaría que esto fuera verdad. Para mí es la verdad: El Amor de los amores dentro de mí.

    La congruencia con Juan 15 es grande:

    9 Como el Padre me amó, yo también os he amado a vosotros; permaneced en mi amor.

    También con Juan 17:

    17 Santifícalos en la verdad: tu Palabra es verdad.
    18 Como tú me has enviado al mundo, yo también los he enviado al mundo.
    19 Y por ellos me santifico a mí mismo, para que ellos también sean santificados en la verdad.
    20 No ruego sólo por éstos, sino también por aquellos que, por medio de su palabra, creerán en mí,
    21 para que todos sean uno.Como tú, Padre, en mí y yo en ti, que ellos también sean uno en nosotros, para que el mundo crea que tú me has enviado.
    22 Yo les he dado la gloria que tú me diste, para que sean uno como nosotros somos uno:
    23 yo en ellos y tú en mí, para que sean perfectamente uno, y el mundo conozca que tú me has enviado y que los has amado a ellos como me has amado a mí.
    24 Padre, los que tú me has dado, quiero que donde yo esté estén también conmigo, para que contemplan mi gloria, la que me has dado, porque me has amado antes de la creación del mundo.
    25 Padre justo, el mundo no te ha conocido, pero yo te he conocido y éstos han conocido que tú me has enviado.
    26 Yo les he dado a conocer tu Nombre y se lo seguiré dando a conocer, para que el amor con que tú me has amado esté en ellos y yo en ellos."

    Atentamente.

    P. José

  6. #276
    Fecha de Ingreso
    Jul 2006
    Respuestas
    44.271

    Por Defecto Re: ¿Es la hostia consagrada el cuerpo de Cristo?

    Cita Originalmente enviado por P. José Ver Mensaje
    Hola, Raul.

    Hay dos textos que debemos tener en cuenta.
    Hola P. José. Gracias por responder. Ahora no le responderé porque es muy extenso, y necesito leerlo bien para saber que es lo que en verdad me está compartiendo. Solo un detalle, no hay qu etener en cuenta dos textos, sino no toda la Escritura, ella es UN TODO. Aunque con el Evangelio nos será más que suficiente para entendernos.

    Déjeme que lo lea, y en breve le respondo. Ahora ya es muy tarde aquí, por lo cual quizás no le responda en breve.

    Gracias, buenas noches, y bendiciones.

    "Sí, Jesús ES el Cristo, el Hijo de Dios; HOMBRE VERDADERO Y DIOS EN SÍ MISMO. Una sola persona, dos naturalezas distintas."

  7. #277
    Fecha de Ingreso
    Nov 2009
    Respuestas
    22

    Re: ¿Es la hostia consagrada el cuerpo de Cristo?

    Cita Originalmente enviado por carlos3477 Ver Mensaje
    P. José:

    Le di los textos que explicaban que la cena del Señor es una conmemoración.
    Cristo explicó que comer su cuerpo y su sangre son símbolos, de otra manera, Cristo estaría enseñando a la gente a quebrantar la escritura y la ley que dice que no se puede comer ninguna carne con su sangre:

    Gen 9:4 Pero carne con su vida, que es su sangre, no comeréis.

    Aparte de esto, Cristo estaría incitando a la gente a ser caníbal, creo que estamos de acuerdo en que no se puede pensar siquiera que Dios aprobaría el canibalismo. Si Dios no permite que su pueblo coma animales inmundos, mucho menos permitiría comer la carne de un hombre al que de todas maneras habría que asesinar primero: doble pecado, esto situándonos en el punto de vista de los que oían esta palabra de Jesús: los judíos. De esta manera, los judíos, que no eran tontos, obviamente entendieron que Cristo no podía querer decir literalmente lo que estaba diciendo, el problema es que los judíos quizás no entendieron el significado simbólico de esto, o quizás sí pero no lo aceptaron, no lo sabemos.

    De cualquier manera, Cristo hablaba en parábolas y en símbolos para que los entendidos, los que de verdad querían seguir a Cristo y que anhelaban entender a Dios, es decir, lo buscaban de todo corazón, comprendieran. No así los malos, los cuales, viendo no creían, ni oyendo entendían, como por ejemplo los sepulcros blanqueados, los fariseos.

    Por esto digo que una institución que en vez de enseñar el significado claro de las escrituras, prefiere pervertirlo, buscando una interpretación opuesta a las mismas escrituras, enseña mentira. Los que hace esto, en vez de acercar a la gente a Dios, la alejan de Él, y Dios visitará la maldad de ellos, pues hacen tropezar y extravían a las ovejas. No es un ataque personal. Pero las cosas hay que decirlas. Lo que contradice a las escrituras es mentira, simplemente.

    Saludos.
    Hola, Carlos.

    Creo que la respuesta a Raúl vale también para usted. Sólo añado lo siguiente.
    Una institución, como la Iglesia Católica, no tiene como intención engañar a nadie, sino predicar la Verdad. Puedo garantizarle que existe un esfuerzo sincero por escudriñar las Escrituras y descubrir la Verdad. Ese es el testimonio de mi conciencia. Más no puedo decirle.
    Para precisar los términos y para que podamos dialogar, hay que diferenciar entre "error" y "mentira". Una persona puede caer en el error y predicarlo, pero "caer en el error" es algo involuntario. Del error se puede salir cuando se descubre la verdad. Y, para quien busca con sincero corazón la verdad, cuando la encuentra, cambia el error por la verdad, aunque le cueste la vida, las amistades, el trabajo, etc. El buscador de la verdad es sincero y abierto a la corrección. Y es generoso, pues está dispuesto a darse en sacrificio, cueste lo que cueste la verdad.
    La mentira es voluntaria. Quien vive en la mentira, externamente la defiende, aunque internamente sabe la verdad. En la mentira se descubre un propósito interior bien preciso: "engañar". Generalmente, está motivada por intereses escondidos, que sólo el mentiroso cree conocer. Pero no es así. Tarde o temprano se descubre y el mentiroso queda mal parado ante los demás. Genera desconfianza.
    Además, al buscar intereses personales, el mentiroso es egoísta y cerrado. Defiende su "verdad" mientras le resulta conveniente. Renuncia a ella, cuando las cosas se le ponen difíciles. El mentiroso no tiene firmeza y si la tiene, es aparente y egoísta.
    El diálogo es posible sólo con el buscador de la verdad. El sentimiento que invade a quien tiene esta actitud ante la vida es una alegría creciente. Se experimenta un crecimiento, un avance, porque hay un camino hacia la verdad y da resultados en la vida. Es como quien se está ahogando en medio del mar. Vale lo que le hace salir a flote y respirar. Lo demás no cuenta. Hay pensamientos que más que hacernos respirar, nos ahogan. La tristeza, la angustia, la ansiedad, son signo de que no se posee la verdad.
    Quien vive en la mentira y, por eso, no busca la verdad, sólo provoca disputas inútiles que ahogan al mismo mentiroso. Y, como no se siente a gusto, lucha por sumergir a los demás en su mar de mentiras. Estalla en cólera cuando se le contradice y arremete con insultos cuando no puede más y se siente derrotado. El mentiroso es impotente y su cólera e insultos, más que fortaleza es debilidad patente. Con el mentiroso no se puede dialogar, porque tarde o temprano termina agrediendo a los que supuestamente quiere convencer. En el fondo, lo que realmente busca es vencer, no convencer.
    La verdad es luminosa. El buscador de la verdad se ve inundado por su luz y no hay nada que le haga cambiar la verdad por la falsedad. Para quien busca la verdad, incluso el pecado no es obstáculo para encontrarla. Y es que la verdad acerca de sí mismo es el camino hacia la verdad de Dios y de los demás. El pecado, en estos casos, queda iluminado y es el inicio de la redención. Porque aparece Cristo Luz, amando... perdonando... enseñando y dando la fuerza para perdonar y vivir realmente en paz consigo mismo, con los demás y, sobre todo, con Dios.

    1 Juan 1
    4 Os escribimos esto para que nuestro gozo sea completo.
    5 Y este es el mensaje que hemos oído de él y que os anunciamos: Dios es Luz, en él no hay tiniebla alguna.
    6 Si decimos que estamos en comunión con él, y caminamos en tinieblas, mentimos y no obramos la verdad.
    7 Pero si caminamos en la luz, como él mismo está en la luz, estamos en comunión unos con otros, y la sangre de su Hijo Jesús nos purifica de todo pecado.
    8 Si decimos: "No tenemos pecado", nos engañamos y la verdad no está en nosotros.
    9 Si reconocemos nuestros pecados, fiel y justo es él para perdonarnos los pecados y purificarnos de toda injusticia.
    10 Si decimos: "No hemos pecado", le hacemos mentiroso y su Palabra no está en nosotros.

    1 Juan 2
    9 Quien dice que está en la luz y aborrece a su hermano, está aún en las tinieblas.
    10 Quien ama a su hermano permanece en la luz y no tropieza.
    11 Pero quien aborrece a su hermano está en las tinieblas, camina en las tinieblas, no sabe a dónde va, porque las tinieblas han cegado sus ojos.

    1 Juan 4
    8 Quien no ama no ha conocido a Dios, porque Dios es Amor.
    9 En esto se manifestó el amor que Dios nos tiene; en que Dios envió al mundo a su Hijo único para que vivamos por medio de él.
    10 En esto consiste el amor: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que él nos amó y nos envió a su Hijo como propiciación por nuestros pecados.
    11 Queridos, si Dios nos amó de esta manera, también nosotros debemos amarnos unos a otros.
    12 A Dios nadie le ha visto nunca.Si nos amamos unos a otros,Dios permanece en nosotros y su amor ha llegado en nosotros a su plenitud.
    13 En esto conocemos que permanecemos en él y él en nosotros: en que nos ha dado de su Espíritu.
    14 Y nosotros hemos visto y damos testimonio de que el Padre envió a su Hijo, como Salvador del mundo.
    15 Quien confiese que Jesús es el Hijo de Dios,Dios permanece en él y él en Dios.
    16 Y nosotros hemos conocido el amor que Dios nos tiene, y hemos creído en él.Dios es Amor y quien permanece en el amor permanece en Dios y Dios en él.
    17 En esto ha llegado el amor a su plenitud con nosotros: en que tengamos confianza en el día del Juicio, pues como él es, así somos nosotros en este mundo.
    18 No hay temor en el amor; sino que el amor perfecto expulsa el temor, porque el temor mira el castigo;
    19 quien teme no ha llegado a la plenitud en el amor.Nosotros amemos, porque él nos amó primero.
    20 Si alguno dice: "Amo a Dios", y aborrece a su hermano, es un mentiroso; pues quien no ama a su hermano, a quien ve, no puede amar a Dios a quien no ve.
    21 Y hemos recibido de él este mandamiento: quien ama a Dios, ame también a su hermano.

    Efesios 2
    13 Mas ahora, en Cristo Jesús, vosotros, los que en otro tiempo estabais lejos, habéis llegado a estar cerca por la sangre de Cristo.
    14 Porque él es nuestra paz: el que de los dos pueblos hizo uno, derribando el muro que los separaba, la enemistad,
    15 anulando en su carne la Ley de los mandamientos con sus preceptos, para crear en sí mismo, de los dos, un solo Hombre Nuevo, haciendo la paz,
    16 y reconciliar con Dios a ambos en un solo Cuerpo, por medio de la cruz, dando en sí mismo muerte a la Enemistad.
    17 Vino a anunciar la paz: = paz a vosotros que estabais lejos, y paz a los que estaban cerca. =
    18 Pues por él, unos y otros tenemos libre acceso al Padre en un mismo Espíritu.
    19 Así pues, ya no sois extraños ni forasteros, sino conciudadanos de los santos y familiares de Dios,
    20 edificados sobre el cimiento de los apóstoles y profetas, siendo la piedra angular Cristo mismo,
    21 en quien toda edificación bien trabada se eleva hasta formar un templo santo en el Señor,
    22 en quien también vosotros estáis siendo juntamente edificados, hasta ser morada de Dios en el Espíritu.

    Efesios 3
    14 Por eso doblo mis rodillas ante el Padre,
    15 de quien toma nombre toda familia en el cielo y en la tierra,
    16 para que os conceda, según la riqueza de su gloria, que seáis fortalecidos por la acción de su Espíritu en el hombre interior,
    17 que Cristo habite por la fe en vuestros corazones, para que, arraigados y cimentados en el amor,
    18 podáis comprender con todos los santos cuál es la anchura y la longitud, la altura y la profundidad,
    19 y conocer el amor de Cristo, que excede a todo conocimiento, para que os vayáis llenando hasta la total Plenitud de Dios.
    20 A Aquel que tiene poder para realizar todas las cosas incomparablemente mejor de lo que podemos pedir o pensar, conforme al poder que actúa en nosotros,
    21 a él la gloria en la Iglesia y en Cristo Jesús por todas las generaciones y todos los tiempos. Amén.

    Efesios 4
    14 Para que no seamos ya niños, llevados a la deriva y zarandeados por cualquier viento de doctrina, a merced de la malicia humana y de la astucia que conduce engañosamente al error,
    15 antes bien, siendo sinceros en el amor, crezcamos en todo hasta Aquel que es la Cabeza, Cristo,
    16 de quien todo el Cuerpo recibe trabazón y cohesión por medio de toda clase de junturas que llevan la nutrición según la actividad propia de cada una de las partes, realizando así el crecimiento del cuerpo para su edificación en el amor.
    17 Os digo, pues, esto y os conjuro en el Señor, que no viváis ya como viven los gentiles, según la vaciedad de su mente,
    18 sumergido su pensamiento en las tinieblas y excluidos de la vida de Dios por la ignorancia que hay en ellos, por la dureza de su cabeza
    19 los cuales, habiendo perdido el sentido moral, se entregaron al libertinaje, hasta practicar con desenfreno toda suerte de impurezas.
    20 Pero no es éste el Cristo que vosotros habéis aprendido,
    21 si es que habéis oído hablar de él y en él habéis sido enseñados conforme a la verdad de Jesús
    22 a despojaros, en cuanto a vuestra vida anterior, del hombre viejo que se corrompe siguiendo la seducción de las concupiscencias,
    23 a renovar el espíritu de vuestra mente,
    24 y a revestiros del Hombre Nuevo, creado según Dios, en la justicia y santidad de la verdad.
    25 Por tanto, desechando la mentira, = hablad con verdad cada cual con su prójimo, = pues somos miembros los unos de los otros.
    26 = Si os airáis, no pequéis; = no se ponga el sol mientras estéis airados,
    27 ni deis ocasión al Diablo.
    28 El que robaba, que ya no robe, sino que trabaje con sus manos, haciendo algo útil para que pueda hacer partícipe al que se halle en necesidad.
    29 No salga de vuestra boca palabra dañosa, sino la que sea conveniente para edificar según la necesidad y hacer el bien a los que os escuchen.
    30 No entristezcáis al Espíritu Santo de Dios, con el que fuisteis sellados para el día de la redención.
    31 Toda acritud, ira, cólera, gritos, maledicencia y cualquier clase de maldad, desaparezca de entre vosotros.
    32 Sed más bien buenos entre vosotros, entrañables, perdonándoos mutuamente como os perdonó Dios en Cristo.

    Este es el Evangelio... el anuncio gozoso. No hay deuda. Todo ha sido perdonado por la infinita misericordia de Dios que me amó y se entregó por mí.

    Atentamente.

    P. José

  8. #278
    Fecha de Ingreso
    Nov 2009
    Respuestas
    551

    Por Defecto Re: ¿Es la hostia consagrada el cuerpo de Cristo?

    Cita Originalmente enviado por Raul68 Ver Mensaje
    Estimado, en Jesús NO HABÍA PECADO. En usted SI, al igual que en todos. De Jesús, de su boca, dijese lo que dijese NUNCA HUBO PECADO. Usted no es Jesús, tenga cuidado. Usted es un pecador que por sus palabras será juzgado.

    Las intenciones de Jesús, son puras, limpias, sin maldad alguna, sin pecado alguno, sin mala intención alguna... tenga cuidado de comparar sus insultos, con la Palabra de Jesús.



    Usted no sabe ni lo que enseñan. Habla de oídas, pero sin fundamento alguno.

    No olvide la norma 2. Es un sano consejo.

    Claro que he pecado varias veces, pero aqui no se esta hablando de que yo peque o no, sino si la razon que das es suficiente para llamar pecado a las palabras que hice.

    Dejame decirte que no solo Jesus dijo palabras fuertes, por eso puse varios ejemplos aparte de el, entonces Raulito, ¿tambien son pecaminosas las palabras de Pablo y Juan el Bautista?

  9. #279
    Fecha de Ingreso
    Nov 2009
    Respuestas
    551

    Por Defecto Re: ¿Es la hostia consagrada el cuerpo de Cristo?

    Cita Originalmente enviado por Raul68 Ver Mensaje
    Rom. 2:1 **Por eso no tienes disculpa, tú que juzgas a otros, no importa quién seas. Al juzgar a otros te condenas a ti mismo, pues haces precisamente lo mismo que hacen ellos.

    Respondido. Y no se crea Jesús, Él ES SIN PECADO. Cuando el habla ni hay mala inteción, ni soberbia, ni insulto, ni mala intención, ni... él es sin pecado, usted NO. No se compare con Jesús, no se crea igual a Dios
    No soy Jsus, pero tomo su consejo, y tambien el ejemplo. Lo mismo hacia Pablo, Y Juan el Batista, entonces ahora te pregunto de nuevo,

    ¿Era pecado lo que Pablo y Juan el Bautista decia?

    Veamos lo que ellos dijeron:

    "generacion de viboras", "hijo del diablo",etc.

    Sera mejor que examines tu corazon y pidas disculpas por decir tantos disparates.

  10. #280
    Fecha de Ingreso
    Nov 2009
    Respuestas
    551

    Por Defecto Re: ¿Es la hostia consagrada el cuerpo de Cristo?

    Cita Originalmente enviado por totos Ver Mensaje
    SI ES COMO DICEN LOS CATOLICOS, ENTONCES A JESUS A CADA RATO CON SU DIVINIDAD ENTERA LO ENVIAN A LOS INTESTINOS, DESPUES LO EXPULSAN POR EL ANO EN PEDAZOs, ETC. Y DESPUES A LOS BAÑOS JUNTO CON LOS GUSANOS.

    QUE ASCO, SOLO ESA INTERPRETACION SE LA CREEN LOS QUE NO PIENSAN.

    NO SE NIEGUEN EL DERECHO A PENSAR.

    UN SALUDO,

    TOTOS.

  11. #281
    Fecha de Ingreso
    Oct 2000
    Respuestas
    4.313

    Por Defecto Re: ¿Es la hostia consagrada el cuerpo de Cristo?

    Cita Originalmente enviado por P. José Ver Mensaje
    Este es el Evangelio... el anuncio gozoso. No hay deuda. Todo ha sido perdonado por la infinita misericordia de Dios que me amó y se entregó por mí.

    Atentamente.

    P. José
    Pido disculpa si interrumpo. Antes que nada debo decir que encuentro excelente tu aporte explicando la gran diferencia que hay entre el que busca la verdad y el mentiroso... o hereje diría yo...

    Sin embargo, creo absolutamente necesario hacer una aclaración relacionada con el párrafo, en referencia, de tu excelente aporte.

    El pecado ¡¡y vaya que se cometen algunos terribles!! ofende (daña) no sólo a Dios sino que también al prójimo... por lo mismo, el pecado tiene una pena eterna (condenación) y una pena temporal, que muchos consideran también perdonada... lo cual no es efectivo...

    Entonces, si bien es cierto, "todo ha sido perdonado" por Dios... ésto se refiere a la deuda con Él, o a la pena eterna (condenación), pero no a la deuda que, a consecuencia del pecado, adquirimos con el prójimo...

    Por ejemplo, un caso práctico, si alguien le roba a alguien, esa persona tiene derecho al perdón de Dios, pero eso, no quita que Dios obligue, al que ha cometido ese pecado, a restituir lo robado...

    Saludos.
    CENA DEL SEÑOR (MISA, EUCARISTÍA): ¡¡¡ESTA!!! ES LA PRECIOSA SANGRE DEL CORDERO DE DIOS, JESUCRISTO, QUE NUESTRO SUMO SACERDOTE, JESUCRISTO, DERRAMA EN... EL LUGAR SANTÍSIMO (EL CIELO)... EN REDENCIÓN POR NUESTROS PECADOS (Mt. 26.28).

  12. #282
    Fecha de Ingreso
    Nov 2009
    Respuestas
    551

    Por Defecto Re: ¿Es la hostia consagrada el cuerpo de Cristo?

    SI ES COMO DICEN LOS CATOLICOS, ENTONCES A JESUS A CADA RATO CON SU DIVINIDAD ENTERA LO ENVIAN A LOS INTESTINOS, DESPUES LO EXPULSAN POR EL ANO EN PEDAZOs, ETC. Y DESPUES A LOS BAÑOS JUNTO CON LOS GUSANOS.

    QUE ASCO, SOLO ESA INTERPRETACION SE LA CREEN LOS QUE NO PIENSAN.

    NO SE NIEGUEN EL DERECHO A PENSAR.

    UN SALUDO,

    TOTOS.

  13. #283
    Fecha de Ingreso
    Jan 2008
    Respuestas
    8.662

    Por Defecto Re: ¿Es la hostia consagrada el cuerpo de Cristo?

    Cita Originalmente enviado por P. José Ver Mensaje
    Hola, Carlos.

    Creo que la respuesta a Raúl vale también para usted. Sólo añado lo siguiente.
    Una institución, como la Iglesia Católica, no tiene como intención engañar a nadie, sino predicar la Verdad. Puedo garantizarle que existe un esfuerzo sincero por escudriñar las Escrituras y descubrir la Verdad. Ese es el testimonio de mi conciencia. Más no puedo decirle.
    Para precisar los términos y para que podamos dialogar, hay que diferenciar entre "error" y "mentira". Una persona puede caer en el error y predicarlo, pero "caer en el error" es algo involuntario. Del error se puede salir cuando se descubre la verdad. Y, para quien busca con sincero corazón la verdad, cuando la encuentra, cambia el error por la verdad, aunque le cueste la vida, las amistades, el trabajo, etc. El buscador de la verdad es sincero y abierto a la corrección. Y es generoso, pues está dispuesto a darse en sacrificio, cueste lo que cueste la verdad.
    La mentira es voluntaria. Quien vive en la mentira, externamente la defiende, aunque internamente sabe la verdad. En la mentira se descubre un propósito interior bien preciso: "engañar". Generalmente, está motivada por intereses escondidos, que sólo el mentiroso cree conocer. Pero no es así. Tarde o temprano se descubre y el mentiroso queda mal parado ante los demás. Genera desconfianza.
    Además, al buscar intereses personales, el mentiroso es egoísta y cerrado. Defiende su "verdad" mientras le resulta conveniente. Renuncia a ella, cuando las cosas se le ponen difíciles. El mentiroso no tiene firmeza y si la tiene, es aparente y egoísta.
    El diálogo es posible sólo con el buscador de la verdad. El sentimiento que invade a quien tiene esta actitud ante la vida es una alegría creciente. Se experimenta un crecimiento, un avance, porque hay un camino hacia la verdad y da resultados en la vida. Es como quien se está ahogando en medio del mar. Vale lo que le hace salir a flote y respirar. Lo demás no cuenta. Hay pensamientos que más que hacernos respirar, nos ahogan. La tristeza, la angustia, la ansiedad, son signo de que no se posee la verdad.
    Quien vive en la mentira y, por eso, no busca la verdad, sólo provoca disputas inútiles que ahogan al mismo mentiroso. Y, como no se siente a gusto, lucha por sumergir a los demás en su mar de mentiras. Estalla en cólera cuando se le contradice y arremete con insultos cuando no puede más y se siente derrotado. El mentiroso es impotente y su cólera e insultos, más que fortaleza es debilidad patente. Con el mentiroso no se puede dialogar, porque tarde o temprano termina agrediendo a los que supuestamente quiere convencer. En el fondo, lo que realmente busca es vencer, no convencer.
    La verdad es luminosa. El buscador de la verdad se ve inundado por su luz y no hay nada que le haga cambiar la verdad por la falsedad. Para quien busca la verdad, incluso el pecado no es obstáculo para encontrarla. Y es que la verdad acerca de sí mismo es el camino hacia la verdad de Dios y de los demás. El pecado, en estos casos, queda iluminado y es el inicio de la redención. Porque aparece Cristo Luz, amando... perdonando... enseñando y dando la fuerza para perdonar y vivir realmente en paz consigo mismo, con los demás y, sobre todo, con Dios.

    1 Juan 1
    4 Os escribimos esto para que nuestro gozo sea completo.
    5 Y este es el mensaje que hemos oído de él y que os anunciamos: Dios es Luz, en él no hay tiniebla alguna.
    6 Si decimos que estamos en comunión con él, y caminamos en tinieblas, mentimos y no obramos la verdad.
    7 Pero si caminamos en la luz, como él mismo está en la luz, estamos en comunión unos con otros, y la sangre de su Hijo Jesús nos purifica de todo pecado.
    8 Si decimos: "No tenemos pecado", nos engañamos y la verdad no está en nosotros.
    9 Si reconocemos nuestros pecados, fiel y justo es él para perdonarnos los pecados y purificarnos de toda injusticia.
    10 Si decimos: "No hemos pecado", le hacemos mentiroso y su Palabra no está en nosotros.

    1 Juan 2
    9 Quien dice que está en la luz y aborrece a su hermano, está aún en las tinieblas.
    10 Quien ama a su hermano permanece en la luz y no tropieza.
    11 Pero quien aborrece a su hermano está en las tinieblas, camina en las tinieblas, no sabe a dónde va, porque las tinieblas han cegado sus ojos.

    1 Juan 4
    8 Quien no ama no ha conocido a Dios, porque Dios es Amor.
    9 En esto se manifestó el amor que Dios nos tiene; en que Dios envió al mundo a su Hijo único para que vivamos por medio de él.
    10 En esto consiste el amor: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que él nos amó y nos envió a su Hijo como propiciación por nuestros pecados.
    11 Queridos, si Dios nos amó de esta manera, también nosotros debemos amarnos unos a otros.
    12 A Dios nadie le ha visto nunca.Si nos amamos unos a otros,Dios permanece en nosotros y su amor ha llegado en nosotros a su plenitud.
    13 En esto conocemos que permanecemos en él y él en nosotros: en que nos ha dado de su Espíritu.
    14 Y nosotros hemos visto y damos testimonio de que el Padre envió a su Hijo, como Salvador del mundo.
    15 Quien confiese que Jesús es el Hijo de Dios,Dios permanece en él y él en Dios.
    16 Y nosotros hemos conocido el amor que Dios nos tiene, y hemos creído en él.Dios es Amor y quien permanece en el amor permanece en Dios y Dios en él.
    17 En esto ha llegado el amor a su plenitud con nosotros: en que tengamos confianza en el día del Juicio, pues como él es, así somos nosotros en este mundo.
    18 No hay temor en el amor; sino que el amor perfecto expulsa el temor, porque el temor mira el castigo;
    19 quien teme no ha llegado a la plenitud en el amor.Nosotros amemos, porque él nos amó primero.
    20 Si alguno dice: "Amo a Dios", y aborrece a su hermano, es un mentiroso; pues quien no ama a su hermano, a quien ve, no puede amar a Dios a quien no ve.
    21 Y hemos recibido de él este mandamiento: quien ama a Dios, ame también a su hermano.

    Efesios 2
    13 Mas ahora, en Cristo Jesús, vosotros, los que en otro tiempo estabais lejos, habéis llegado a estar cerca por la sangre de Cristo.
    14 Porque él es nuestra paz: el que de los dos pueblos hizo uno, derribando el muro que los separaba, la enemistad,
    15 anulando en su carne la Ley de los mandamientos con sus preceptos, para crear en sí mismo, de los dos, un solo Hombre Nuevo, haciendo la paz,
    16 y reconciliar con Dios a ambos en un solo Cuerpo, por medio de la cruz, dando en sí mismo muerte a la Enemistad.
    17 Vino a anunciar la paz: = paz a vosotros que estabais lejos, y paz a los que estaban cerca. =
    18 Pues por él, unos y otros tenemos libre acceso al Padre en un mismo Espíritu.
    19 Así pues, ya no sois extraños ni forasteros, sino conciudadanos de los santos y familiares de Dios,
    20 edificados sobre el cimiento de los apóstoles y profetas, siendo la piedra angular Cristo mismo,
    21 en quien toda edificación bien trabada se eleva hasta formar un templo santo en el Señor,
    22 en quien también vosotros estáis siendo juntamente edificados, hasta ser morada de Dios en el Espíritu.

    Efesios 3
    14 Por eso doblo mis rodillas ante el Padre,
    15 de quien toma nombre toda familia en el cielo y en la tierra,
    16 para que os conceda, según la riqueza de su gloria, que seáis fortalecidos por la acción de su Espíritu en el hombre interior,
    17 que Cristo habite por la fe en vuestros corazones, para que, arraigados y cimentados en el amor,
    18 podáis comprender con todos los santos cuál es la anchura y la longitud, la altura y la profundidad,
    19 y conocer el amor de Cristo, que excede a todo conocimiento, para que os vayáis llenando hasta la total Plenitud de Dios.
    20 A Aquel que tiene poder para realizar todas las cosas incomparablemente mejor de lo que podemos pedir o pensar, conforme al poder que actúa en nosotros,
    21 a él la gloria en la Iglesia y en Cristo Jesús por todas las generaciones y todos los tiempos. Amén.

    Efesios 4
    14 Para que no seamos ya niños, llevados a la deriva y zarandeados por cualquier viento de doctrina, a merced de la malicia humana y de la astucia que conduce engañosamente al error,
    15 antes bien, siendo sinceros en el amor, crezcamos en todo hasta Aquel que es la Cabeza, Cristo,
    16 de quien todo el Cuerpo recibe trabazón y cohesión por medio de toda clase de junturas que llevan la nutrición según la actividad propia de cada una de las partes, realizando así el crecimiento del cuerpo para su edificación en el amor.
    17 Os digo, pues, esto y os conjuro en el Señor, que no viváis ya como viven los gentiles, según la vaciedad de su mente,
    18 sumergido su pensamiento en las tinieblas y excluidos de la vida de Dios por la ignorancia que hay en ellos, por la dureza de su cabeza
    19 los cuales, habiendo perdido el sentido moral, se entregaron al libertinaje, hasta practicar con desenfreno toda suerte de impurezas.
    20 Pero no es éste el Cristo que vosotros habéis aprendido,
    21 si es que habéis oído hablar de él y en él habéis sido enseñados conforme a la verdad de Jesús
    22 a despojaros, en cuanto a vuestra vida anterior, del hombre viejo que se corrompe siguiendo la seducción de las concupiscencias,
    23 a renovar el espíritu de vuestra mente,
    24 y a revestiros del Hombre Nuevo, creado según Dios, en la justicia y santidad de la verdad.
    25 Por tanto, desechando la mentira, = hablad con verdad cada cual con su prójimo, = pues somos miembros los unos de los otros.
    26 = Si os airáis, no pequéis; = no se ponga el sol mientras estéis airados,
    27 ni deis ocasión al Diablo.
    28 El que robaba, que ya no robe, sino que trabaje con sus manos, haciendo algo útil para que pueda hacer partícipe al que se halle en necesidad.
    29 No salga de vuestra boca palabra dañosa, sino la que sea conveniente para edificar según la necesidad y hacer el bien a los que os escuchen.
    30 No entristezcáis al Espíritu Santo de Dios, con el que fuisteis sellados para el día de la redención.
    31 Toda acritud, ira, cólera, gritos, maledicencia y cualquier clase de maldad, desaparezca de entre vosotros.
    32 Sed más bien buenos entre vosotros, entrañables, perdonándoos mutuamente como os perdonó Dios en Cristo.

    Este es el Evangelio... el anuncio gozoso. No hay deuda. Todo ha sido perdonado por la infinita misericordia de Dios que me amó y se entregó por mí.

    Atentamente.

    P. José
    P. José: Creo que ud es sincero en lo que dice y lo que ha dicho sobre verdad y mentira es cierto. En todas las religiones hay gente sincera. Quien tiene fe verdadera y sincera está en el camino correcto para llegar a Dios, si persevera, progresará en el conocimiento de la verdad y la verdad lo hará libre, como dice la escritura. Pero solos no podemos hacerlo. Empezamos escudriñando las escrituras, escuchando a los que saben más que nosotros, pero sobre todo orando sinceramente y de todo corazón a Dios, el cual no desoye a los que de verdad lo buscan:

    Luk 11:9 Y yo os digo: Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá.

    Luk 11:10 Porque todo aquel que pide, recibe; y el que busca, halla; y al que llama, se le abrirá.

    Luk 11:11 ¿Qué padre de vosotros, si su hijo le pide pan, le dará una piedra? ¿o si pescado, en lugar de pescado, le dará una serpiente?

    Luk 11:12 ¿O si le pide un huevo, le dará un escorpión?

    Luk 11:13 Pues si vosotros, siendo malos, sabéis dar buenas dádivas a vuestros hijos, ¿cuánto más vuestro Padre celestial dará el Espíritu Santo a los que se lo pidan?

    Es el Espíritu Santo de Dios el que nos guía a toda verdad.

    Es el Espíritu Santo quien nos ayuda a discernir la verdad del error.

    Porque Dios perdona, pero también espera que perseveremos en la búsqueda de la verdad y salgamos del error.

    Saludos.
    Jua 17:3 "Y ésta es la vida eterna: que Te conozcan a Ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien has enviado."

  14. #284
    Fecha de Ingreso
    Jan 2008
    Respuestas
    8.662

    Por Defecto Re: ¿Es la hostia consagrada el cuerpo de Cristo?

    Cita Originalmente enviado por emiliojorge Ver Mensaje
    Pido disculpa si interrumpo. Antes que nada debo decir que encuentro excelente tu aporte explicando la gran diferencia que hay entre el que busca la verdad y el mentiroso... o hereje diría yo...

    Sin embargo, creo absolutamente necesario hacer una aclaración relacionada con el párrafo, en referencia, de tu excelente aporte.

    El pecado ¡¡y vaya que se cometen algunos terribles!! ofende (daña) no sólo a Dios sino que también al prójimo... por lo mismo, el pecado tiene una pena eterna (condenación) y una pena temporal, que muchos consideran también perdonada... lo cual no es efectivo...

    Entonces, si bien es cierto, "todo ha sido perdonado" por Dios... ésto se refiere a la deuda con Él, o a la pena eterna (condenación), pero no a la deuda que, a consecuencia del pecado, adquirimos con el prójimo...

    Por ejemplo, un caso práctico, si alguien le roba a alguien, esa persona tiene derecho al perdón de Dios, pero eso, no quita que Dios obligue, al que ha cometido ese pecado, a restituir lo robado...
    Saludos.

    A mí me gustaría saber el sustento bíblico de esto, si no, estaría enseñando un error o una mentira...
    Jua 17:3 "Y ésta es la vida eterna: que Te conozcan a Ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien has enviado."

  15. #285
    Fecha de Ingreso
    Nov 2009
    Respuestas
    551

    Por Defecto Re: ¿Es la hostia consagrada el cuerpo de Cristo?

    Cita Originalmente enviado por totos Ver Mensaje
    SI ES COMO DICEN LOS CATOLICOS, ENTONCES A JESUS A CADA RATO CON SU DIVINIDAD ENTERA LO ENVIAN A LOS INTESTINOS, DESPUES LO EXPULSAN POR EL ANO EN PEDAZOs, ETC. Y DESPUES A LOS BAÑOS JUNTO CON LOS GUSANOS.

    QUE ASCO, SOLO ESA INTERPRETACION SE LA CREEN LOS QUE NO PIENSAN.

    NO SE NIEGUEN EL DERECHO A PENSAR.

    UN SALUDO,

    TOTOS.

Información sobre el Tema

Users Browsing this Thread

Actualmente hay 1 usuarios navegando por este tema. (0 miembros y 1 invitados)

Normas de Publicación

  • no puedes enviar nuevos mensajes
  • no puedes publicar nuevas respuestas
  • no puedes añadir vínculos
  • no puedes editar tus mensajes
  •  
Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.


Sindica: RSS1 Sindica: RSS2 Add to Google Añadir a Mi Yahoo! Suscribir con Bloglines