Página 1 de 4 123 ... ÚltimoÚltimo
Mostrando resultados 1 a 15 de 52

Mensaje: Para que sirve el ayuno ?

  1. #1
    Fecha de Ingreso
    Nov 2009
    Respuestas
    7

    Por Defecto Para que sirve el ayuno ?

    Hola, hace mucho q tengo este duda y espero q me la puedan responder. No entiendo para que sirve el ayuno, por lo q me e escuchado cuando una persona ayuna como que se le cumplen sus oraciones, pero no entiendo la relacion entre ayunar y q se cumplan las oraciones. Me gustaria q me lo explique bien, ya q no soy cristiano, religioso o creyente asi q no lo voy a entender muy facil seguro. Pero bueno, es una duda q hace mucho tengo. Gracias ...

  2. #2
    Fecha de Ingreso
    May 2010
    Edad
    29
    Respuestas
    6.275
    Entradas del Blog
    77

    Por Defecto Re: Para que sirve el ayuno ?

    - Yo , tampoco lo entiendo esto , bien , pero creo que el ayuno sirve para fortalecer el espiritu.

  3. #3
    Fecha de Ingreso
    Apr 2007
    Respuestas
    9.856

    Por Defecto Re: Para que sirve el ayuno ?

    El ayuno es como una promesa que se hace para buscar fortaleza espiritual sobre el cuerpo, no es una varita magica para consequir lo que quieras..
    Cuando Jesus ayuno por 40 dias se preparo para lo que satanas venia a hacer , ofrecerle lo que no era de el, y Jesus se mantuvo firme en no obedecer a satanas.
    Para ayunar hay que tener cuidado de la salud, si tienes una enfermedad debes consultar a medico. Se pueden hacer ayuno completo ,solamente tomar agua,estos deben ser por pocos dias o ayuno de carne, etc.
    Cómo sacar provecho de la vida. Enfrentar el pasado sin remordimiento, manejar el presente con confianza y preocuparme para el futuro sin miedo. (anónimo)
    Sólo la gracia de Dios cambia los corazones.

  4. #4
    Fecha de Ingreso
    May 2010
    Edad
    29
    Respuestas
    6.275
    Entradas del Blog
    77

    Por Defecto Re: Para que sirve el ayuno ?

    - Conoci a un cristiano que me decia que el ayuno le valia para fortalecer el espiritu, y que cuando el lo realizaba ,pues que no tomaba alimentos , solo tomaba bebidas , ademas decia que se encerraba a todo , no veia tv, no salia a calle a estar con los amigos , y contaba que era asin como ademas de fortaleser el espiritu , los oidos de dios , lo escuchaba mejor, bueno no se si sera asin o no .

  5. #5
    Fecha de Ingreso
    Apr 2007
    Respuestas
    9.856

    Por Defecto Re: Para que sirve el ayuno ?

    Cita Originalmente enviado por libetad Ver Mensaje
    - Conoci a un cristiano que me decia que el ayuno le valia para fortalecer el espiritu, y que cuando el lo realizaba ,pues que no tomaba alimentos , solo tomaba bebidas , ademas decia que se encerraba a todo , no veia tv, no salia a calle a estar con los amigos , y contaba que era asin como ademas de fortaleser el espiritu , los oidos de dios , lo escuchaba mejor, bueno no se si sera asin o no .
    Puede ser asi, pero si necesitas buscar el sustento del hogar, tampoco es para que te cojan pena.Es bueno leer la biblia o escuchar buenos mensajes.
    Cómo sacar provecho de la vida. Enfrentar el pasado sin remordimiento, manejar el presente con confianza y preocuparme para el futuro sin miedo. (anónimo)
    Sólo la gracia de Dios cambia los corazones.

  6. #6
    Fecha de Ingreso
    Jun 2009
    Edad
    24
    Respuestas
    2.063

    Por Defecto Re: Para que sirve el ayuno ?

    Esta catequesis me gusta mucho como lo explica en algo puede servir:


    Catequesis de Juan Pablo II, 21/3/79


    ¿Por qué al ayuno?

    En este momento quizá nos vienen a la mente las palabras con que Jesús respondió a los discípulos de Juan Bautista cuando le preguntaban: «¿Cómo es que tus discípulos no ayunan?» Jesús les contestó: «¿Por ventura pueden los compañeros del novio llorar mientras está el novio con ellos? Pero vendrán días en que les será arrebatado el esposo, y entonces ayunarán» (Mt 9,15). De hecho, nos recuerda que el esposo nos ha sido arrebatado. Arrebatado, arrestado, encarcelado, abofeteado, flagelado, coronado de espinas, crucificado... El ayuno es la expresión de nuestra solidaridad con Cristo.

    Actitud cristiana en la civilización del consumo

    2. ¿Por qué el ayuno?


    Es necesario dar una respuesta más amplia y profunda a esta pregunta, para que quede clara la relación entre el ayuno y la «metanoia», esto es, esa transformación espiritual que acerca el hombre a Dios. Trataremos, pues, de concentrarnos no sólo en la práctica de la abstinencia de comida o bebida –efectivamente, esto significa el ayuno en el sentido corriente–, sino en el significado más profundo de esta práctica que, por lo demás, puede y debe a veces ser sustituida por otras. La comida y la bebida son indispensables al hombre para vivir, se sirve y debe servirse de ellas; sin embargo, no le es lícito abusar de ellas de ninguna forma. El abstenerse, según la tradición, de la comida o bebida tiene como fin introducir en la existencia del hombre no sólo el equilibrio necesario, sino también el desprendimiento de lo que se podría definir actitud consumística. Tal actitud ha venido a ser en nuestro tiempo una de las características de la civilización, y en particular de la civilización occidental. ¡La actitud consumística! El hombre orientado hacia los bienes materiales, múltiples bienes materiales, muy frecuentemente abusa de ellos. Cuando el hombre se orienta exclusivamente hacia la posesión y el uso de los bienes materiales, es decir, de las cosas, también entonces toda la civilización se mide según la cantidad y calidad de las cosas que están en condición de proveer al hombre, y no se mide con el metro adecuado al hombre. Esta civilización, en efecto, suministra los bienes materiales no sólo para que sirvan al hombre en orden a desarrollar las actividades creativas y útiles, sino cada vez más... para satisfacer los sentidos, la excitación que se deriva de ellos, el placer momentáneo, una multiplicidad de sensaciones cada vez mayor.

    A veces se oye decir que el aumento excesivo de los medios audiovisuales en los países ricos no favorece siempre el desarrollo de la inteligencia, particularmente en los niños; al contrario, tal vez contribuye a frenar su desarrollo. El niño vive sólo de sensaciones, busca sensaciones siempre nuevas... Y así llega a ser, sin darse cuenta de ello, esclavo de esta pasión de hoy. Saciándose de sensaciones, queda con frecuencia intelectualmente pasivo; el entendimiento no se abre a la búsqueda de la verdad; la voluntad queda atada por la costumbre a la que no sabe oponerse.

    De esto resulta que el hombre contemporáneo debe ayunar, es decir, abstenerse no sólo de la comida o bebida, sino de otros muchos medios de consumo, de estímulos, de satisfacción de los sentidos. Ayunar significa abstenerse, renunciar a algo.

    Renuncia y mortificación

    3. ¿Por qué renunciar a algo? ¿Por qué privarse de ello? Ya hemos respondido en parte a esta cuestión. Sin embargo, la respuesta no será completa si no nos damos cuenta de que el hombre es él mismo también porque logra privarse de algo, porque es capaz de decirse a sí mismo: No. El hombre es un ser compuesto de cuerpo y alma. Algunos escritores contemporáneos presentan esta estructura compuesta del hombre bajo la forma de estratos; hablan, por ejemplo, de estratos exteriores en la superficie de nuestra personalidad, contraponiéndolos a los estratos en profundidad. Nuestra vida parece estar dividida en tales estratos y se desarrolla a través de ellos. Mientras los estratos superficiales están ligados a nuestra sensualidad, los estratos profundos, en cambio, son expresión de la espiritualidad del hombre, es decir, de la voluntad consciente, de la reflexión, de la conciencia, de la capacidad de vivir los valores superiores.

    Esta imagen de la estructura de la personalidad humana puede servir para comprender el significado para el hombre del ayuno. No se trata aquí solamente del significado religioso, sino del significado que se expresa a través de la así llamada «organización» del hombre como sujeto persona. El hombre se desarrolla normalmente cuando los estratos más profundos de su personalidad encuentran una expresión suficiente, cuando el ámbito de sus intereses y de sus aspiraciones no se limita sólo a los estratos exteriores y superficiales, unidos a la sensualidad humana. Para favorecer tal desarrollo, debemos a veces desprendernos conscientemente de lo que sirve para satisfacer la sensualidad, es decir, de los estratos exteriores superficiales. Debemos, pues, renunciar a todo lo que los «alimenta».

    He aquí brevemente la interpretación del ayuno hoy día.

    La renuncia a las sensaciones, a los estímulos, a los placeres y también a la comida y bebida, no es un fin en sí misma. Debe ser, por así decirlo, allanar el camino para contenidos más profundos de los que «se alimenta» el hombre interior. Tal renuncia, tal mortificación debe servir para crear en el hombre las condiciones en orden a vivir los valores superiores, de los que está «hambriento» a su modo.

    He aquí el significado «pleno» del ayuno en el lenguaje de hoy. Sin embargo, cuando leemos a los autores cristianos de la antigüedad o a los Padres de la Iglesia, encontramos en ellos la misma verdad, expresada frecuentemente con lenguaje tan «actual» que nos sorprende. Por ejemplo, dice San Pedro Crisólogo: «El ayuno es paz para el cuerpo, fuerza de las mentes, vigor de las almas» (Sermo VII: de ieiunio 3), y más aún: «El ayuno es el timón de la vida humana y rige toda la nave de nuestro cuerpo» (Sermo VII: de ieiunio 1).

    San Ambrosio responde así a las objeciones eventuales contra el ayuno: «La carne, por su condición mortal, tiene algunas concupiscencias propias: en sus relaciones con ella te está permitido el derecho de freno. Tu carne te está sometida (...): no seguir las solicitaciones de la carne hasta las cosas ilícitas, sino frenarlas un poco también por lo que respecta a las lícitas. En efecto, el que no se abstiene de ninguna cosa lícita, está muy cercano a las ilícitas» (Sermo de utilitate ieiunii III, V, VII). Incluso escritores que no pertenecen al cristianismo declaran la misma verdad. Esta verdad es de valor universal. Forma parte de la sabiduría universal de la vida.

    El dominio de nuestro cuerpo

    4. Ahora ciertamente es más fácil para nosotros comprender por qué Cristo Señor y la Iglesia unen la llamada al ayuno con la penitencia, es decir, con la conversión. Para convertirnos a Dios es necesario descubrir en nosotros mismos lo que nos vuelve sensibles a cuanto pertenece a Dios, por to tanto: los contenidos espirituales, los valores superiores que hablan a nuestro entendimiento, a nuestra conciencia, a nuestro «corazón» (según el lenguaje bíblico). Para abrirse a estos contenidos espirituales, a estos valores, es necesario desprenderse de cuanto sirve sólo al consumo, a la satisfacción de los sentidos. En la apertura de nuestra personalidad humana a Dios, el ayuno –entendido tanto en el modo «tradicional» como en el «actual»–, debe ir junto con la oración, porque ella nos dirige directamente hacia Él.

    Por otra parte, el ayuno, esto es, la mortificación de los sentidos, el dominio del cuerpo, confieren a la oración una eficacia mayor, que el hombre descubre en sí mismo. Efectivamente, descubre que es «diverso», que es más «dueño de sí mismo», que ha llegado a ser interiormente libre. Y se da cuenta de ello en cuanto la conversión y el encuentro con Dios, a través de la oración, fructifican en él.

    Resulta claro de estas reflexiones nuestras de hoy que el ayuno no es sólo él «residuo» de una práctica religiosa de los siglos pasados, sino que es también indispensable al hombre de hoy, a los cristianos de nuestro tiempo.


    Bendiciones en Cristo Jesús.-

  7. #7
    Fecha de Ingreso
    May 2010
    Edad
    29
    Respuestas
    6.275
    Entradas del Blog
    77

    Por Defecto Re: Para que sirve el ayuno ?

    - Yo apenas estoy en los caminos de dios , la verdad esque e asistido poco a predicaciones y solo se algo de la biblia , poco pero .

  8. #8
    Fecha de Ingreso
    Jun 2009
    Edad
    24
    Respuestas
    2.063

    Por Defecto Re: Para que sirve el ayuno ?

    Esta catequesis me gusta mucho como lo explica en algo puede servir:


    Catequesis de Juan Pablo II, 21/3/79


    ¿Por qué al ayuno?

    En este momento quizá nos vienen a la mente las palabras con que Jesús respondió a los discípulos de Juan Bautista cuando le preguntaban: «¿Cómo es que tus discípulos no ayunan?» Jesús les contestó: «¿Por ventura pueden los compañeros del novio llorar mientras está el novio con ellos? Pero vendrán días en que les será arrebatado el esposo, y entonces ayunarán» (Mt 9,15). De hecho, nos recuerda que el esposo nos ha sido arrebatado. Arrebatado, arrestado, encarcelado, abofeteado, flagelado, coronado de espinas, crucificado... El ayuno es la expresión de nuestra solidaridad con Cristo.

    Actitud cristiana en la civilización del consumo

    2. ¿Por qué el ayuno?


    Es necesario dar una respuesta más amplia y profunda a esta pregunta, para que quede clara la relación entre el ayuno y la «metanoia», esto es, esa transformación espiritual que acerca el hombre a Dios. Trataremos, pues, de concentrarnos no sólo en la práctica de la abstinencia de comida o bebida –efectivamente, esto significa el ayuno en el sentido corriente–, sino en el significado más profundo de esta práctica que, por lo demás, puede y debe a veces ser sustituida por otras. La comida y la bebida son indispensables al hombre para vivir, se sirve y debe servirse de ellas; sin embargo, no le es lícito abusar de ellas de ninguna forma. El abstenerse, según la tradición, de la comida o bebida tiene como fin introducir en la existencia del hombre no sólo el equilibrio necesario, sino también el desprendimiento de lo que se podría definir actitud consumística. Tal actitud ha venido a ser en nuestro tiempo una de las características de la civilización, y en particular de la civilización occidental. ¡La actitud consumística! El hombre orientado hacia los bienes materiales, múltiples bienes materiales, muy frecuentemente abusa de ellos. Cuando el hombre se orienta exclusivamente hacia la posesión y el uso de los bienes materiales, es decir, de las cosas, también entonces toda la civilización se mide según la cantidad y calidad de las cosas que están en condición de proveer al hombre, y no se mide con el metro adecuado al hombre. Esta civilización, en efecto, suministra los bienes materiales no sólo para que sirvan al hombre en orden a desarrollar las actividades creativas y útiles, sino cada vez más... para satisfacer los sentidos, la excitación que se deriva de ellos, el placer momentáneo, una multiplicidad de sensaciones cada vez mayor.

    A veces se oye decir que el aumento excesivo de los medios audiovisuales en los países ricos no favorece siempre el desarrollo de la inteligencia, particularmente en los niños; al contrario, tal vez contribuye a frenar su desarrollo. El niño vive sólo de sensaciones, busca sensaciones siempre nuevas... Y así llega a ser, sin darse cuenta de ello, esclavo de esta pasión de hoy. Saciándose de sensaciones, queda con frecuencia intelectualmente pasivo; el entendimiento no se abre a la búsqueda de la verdad; la voluntad queda atada por la costumbre a la que no sabe oponerse.

    De esto resulta que el hombre contemporáneo debe ayunar, es decir, abstenerse no sólo de la comida o bebida, sino de otros muchos medios de consumo, de estímulos, de satisfacción de los sentidos. Ayunar significa abstenerse, renunciar a algo.

    Renuncia y mortificación

    3. ¿Por qué renunciar a algo? ¿Por qué privarse de ello? Ya hemos respondido en parte a esta cuestión. Sin embargo, la respuesta no será completa si no nos damos cuenta de que el hombre es él mismo también porque logra privarse de algo, porque es capaz de decirse a sí mismo: No. El hombre es un ser compuesto de cuerpo y alma. Algunos escritores contemporáneos presentan esta estructura compuesta del hombre bajo la forma de estratos; hablan, por ejemplo, de estratos exteriores en la superficie de nuestra personalidad, contraponiéndolos a los estratos en profundidad. Nuestra vida parece estar dividida en tales estratos y se desarrolla a través de ellos. Mientras los estratos superficiales están ligados a nuestra sensualidad, los estratos profundos, en cambio, son expresión de la espiritualidad del hombre, es decir, de la voluntad consciente, de la reflexión, de la conciencia, de la capacidad de vivir los valores superiores.

    Esta imagen de la estructura de la personalidad humana puede servir para comprender el significado para el hombre del ayuno. No se trata aquí solamente del significado religioso, sino del significado que se expresa a través de la así llamada «organización» del hombre como sujeto persona. El hombre se desarrolla normalmente cuando los estratos más profundos de su personalidad encuentran una expresión suficiente, cuando el ámbito de sus intereses y de sus aspiraciones no se limita sólo a los estratos exteriores y superficiales, unidos a la sensualidad humana. Para favorecer tal desarrollo, debemos a veces desprendernos conscientemente de lo que sirve para satisfacer la sensualidad, es decir, de los estratos exteriores superficiales. Debemos, pues, renunciar a todo lo que los «alimenta».

    He aquí brevemente la interpretación del ayuno hoy día.

    La renuncia a las sensaciones, a los estímulos, a los placeres y también a la comida y bebida, no es un fin en sí misma. Debe ser, por así decirlo, allanar el camino para contenidos más profundos de los que «se alimenta» el hombre interior. Tal renuncia, tal mortificación debe servir para crear en el hombre las condiciones en orden a vivir los valores superiores, de los que está «hambriento» a su modo.

    He aquí el significado «pleno» del ayuno en el lenguaje de hoy. Sin embargo, cuando leemos a los autores cristianos de la antigüedad o a los Padres de la Iglesia, encontramos en ellos la misma verdad, expresada frecuentemente con lenguaje tan «actual» que nos sorprende. Por ejemplo, dice San Pedro Crisólogo: «El ayuno es paz para el cuerpo, fuerza de las mentes, vigor de las almas» (Sermo VII: de ieiunio 3), y más aún: «El ayuno es el timón de la vida humana y rige toda la nave de nuestro cuerpo» (Sermo VII: de ieiunio 1).

    San Ambrosio responde así a las objeciones eventuales contra el ayuno: «La carne, por su condición mortal, tiene algunas concupiscencias propias: en sus relaciones con ella te está permitido el derecho de freno. Tu carne te está sometida (...): no seguir las solicitaciones de la carne hasta las cosas ilícitas, sino frenarlas un poco también por lo que respecta a las lícitas. En efecto, el que no se abstiene de ninguna cosa lícita, está muy cercano a las ilícitas» (Sermo de utilitate ieiunii III, V, VII). Incluso escritores que no pertenecen al cristianismo declaran la misma verdad. Esta verdad es de valor universal. Forma parte de la sabiduría universal de la vida.

    El dominio de nuestro cuerpo

    4. Ahora ciertamente es más fácil para nosotros comprender por qué Cristo Señor y la Iglesia unen la llamada al ayuno con la penitencia, es decir, con la conversión. Para convertirnos a Dios es necesario descubrir en nosotros mismos lo que nos vuelve sensibles a cuanto pertenece a Dios, por to tanto: los contenidos espirituales, los valores superiores que hablan a nuestro entendimiento, a nuestra conciencia, a nuestro «corazón» (según el lenguaje bíblico). Para abrirse a estos contenidos espirituales, a estos valores, es necesario desprenderse de cuanto sirve sólo al consumo, a la satisfacción de los sentidos. En la apertura de nuestra personalidad humana a Dios, el ayuno –entendido tanto en el modo «tradicional» como en el «actual»–, debe ir junto con la oración, porque ella nos dirige directamente hacia Él.

    Por otra parte, el ayuno, esto es, la mortificación de los sentidos, el dominio del cuerpo, confieren a la oración una eficacia mayor, que el hombre descubre en sí mismo. Efectivamente, descubre que es «diverso», que es más «dueño de sí mismo», que ha llegado a ser interiormente libre. Y se da cuenta de ello en cuanto la conversión y el encuentro con Dios, a través de la oración, fructifican en él.

    Resulta claro de estas reflexiones nuestras de hoy que el ayuno no es sólo él «residuo» de una práctica religiosa de los siglos pasados, sino que es también indispensable al hombre de hoy, a los cristianos de nuestro tiempo.


    Bendiciones en Cristo Jesús.-

  9. #9
    Fecha de Ingreso
    Apr 2007
    Respuestas
    9.856

    Por Defecto Re: Para que sirve el ayuno ?

    Cita Originalmente enviado por libetad Ver Mensaje
    - Yo apenas estoy en los caminos de dios , la verdad esque e asistido poco a predicaciones y solo se algo de la biblia , poco pero .
    Lee Juan , hay mucho amor ahi. y luego el nuevo tetamento, el viejo testamento es un poco dificir al igual el apocalisis.
    Cómo sacar provecho de la vida. Enfrentar el pasado sin remordimiento, manejar el presente con confianza y preocuparme para el futuro sin miedo. (anónimo)
    Sólo la gracia de Dios cambia los corazones.

  10. #10
    Fecha de Ingreso
    May 2010
    Respuestas
    11

    Por Defecto Re: Para que sirve el ayuno ?

    Sé que el ayuno tiene un poder tremendo para varias cosas:1) revelación de la Palabra de Dios 2) llenura del Espíritu Santo en un cristiano 3) ruptura de cadenas demoníacas, por ejemplo, cuando un cristiano está sometido a un hábito pecaminoso 4) cuando la respuesta a una oración de Dios no llega, por medio del ayuno puede llegar más rápido, etc. El ayuno junto con la oración tienen un poder increíble, lo que con medios normales no podés lograr, con el ayuno sí lo podés lograr. Por esto mismo, los demonios temen al poder del ayuno. Espero haberte iluminado tu entendimiento, te mando miles de bendiciones.

  11. #11
    Fecha de Ingreso
    Sep 2005
    Respuestas
    12.123

    Por Defecto Re: Para que sirve el ayuno ?

    Cita Originalmente enviado por Paxinchristi Ver Mensaje
    Esta catequesis me gusta mucho como lo explica en algo puede servir:



    Bendiciones en Cristo Jesús.-
    ¿No tienes una enseñanza de ti mismo, más que solo copy-paste?

    Saludos

  12. #12
    Fecha de Ingreso
    Sep 2005
    Respuestas
    12.123

    Por Defecto Re: Para que sirve el ayuno ?

    Estimado-a papas

    Espero no sea muy tedioso el que leas este aporte...

    El ayuno es un acto de contricción delante de Dios, (humillación).

    Todos los seres humanos sin distinción, tenemos permanentemente una lucha entre la carne y el espíritu (alma). La carne, anhela, desea y se inclina por las cosas que pertenecen a la carne, a aquellas cosas humanas, terrenas. Aquellas que solo satisfacen deseos carnales…

    Y el espíritu, se inclina por las cosas espirituales;… tomando en cuenta que todo lo espiritual viene de parte de Dios. Las cosas de la carne, nos tiran hacia abajo (tierra) las cosas del espíritu, nos tiran hacia arriba (cielo)

    Por ejemplo, ir a una fiesta, es del gusto o agrado de la carne… buscar a Dios, es gusto o del agrado del espíritu. Así en todas las cosas.

    Pues bien, el ayuno, es una práctica que beneficia especialmente al espíritu, le hace más fuerte, … y por tanto… cobran más valor las cosas espirituales para el ser humano. Su Palabra nos muestra a hombres de Dios que ayunaron por largos periódos, obviamente con fines específicos, como es, el estar más cerca de Dios: Moisés, Elías que ayunaron cuarenta días y sus respectivas noches, siendo el ejmplo más notable, el de nuestro Señor Jesucristo.

    Si tomamos en cuenta el ejemplo de nuestro Señor, después de haber ayunado cuarenta días; dice su Palabra que él “volvió en virtud o poder del Espíritu al desierto”; donde libró las tentaciones que el diablo le presentó. Pero él, venía fortalecido en el PODER del Espíritu: (Lucas 4:14)… esto, facilitado por el ayuno de cuarenta días y cuarenta noches.


    Esto puede representarse de la siguiente manera: tú tienes dos vasos, pero la misma cantidad de agua, cada vaso con la mitad de agua en su interior. Si le sacas agua a uno de los vasos, y la echas en el otro, el nivel de agua subirá en el que estás echando, pero obviamente, bajará en el otro vaso. De ésta manera acontece cuando ayunamos, bajan las fuerzas de la carne, porque evidentemente sin alimentos se debilita; y comienza a fortalecerse el espíritu…. Pues el espíritu no necesita alimentos materiales, sino espirituales. Y por consecuencia la carne perderá la fuerza en sus apetitos carnales, y en el espíritu cobrarán mas fuerzas los apetitos espirituales. Eso mismo, permitirá que el espíritu se sienta más cerca de Dios.

    El ayuno, puede ser por asuntos religiosos, por enfermedad, por dieta, o simplemente para depurar (limpiar) el organismo. Cuando ayunamos, se produce un efecto purificador o depurador, pues el organismo ya no está trabajando en procesar los alimentos, sino solamente en eliminar las impurezas que han quedado en el organismo a causa de los desechos de los alimentos procesados por la digestión.

    Físicamente...
    Si tenemos una maquina trabajando incansablemente todo el día, ésta experimenta un recalentamiento propio de su trabajo, lo que trae entonces por efecto reflejo, una producción de minúsculas partículas por el desgaste de las piezas en función… este calentamiento excesivo, produce una fatiga de material, y por tanto, aquella maquinaria durará mucho menos que una que no está trabajando todo el día.

    Similarmente, nuestro cuerpo, cuando trabaja permanentemente procesando los alimentos ingeridos, se produce un calentamiento en el aparato digestivo, por las funciones digestivas; lo que se traduce en fiebre estomácal; y asimismo en desechos toxínicos (toxinas) por tanto el cuerpo está acostumbrado a realizar estas dos funciones a la vez, procesar los alimentos y eliminar los desechos… La fiebre estomacal, puede producir fermentaciones estomacales, ya que un permanente trabajo al estómago, produce fiebre, y subiendo la temperatura estomacal, que debe ser alrededor de 37 grados, se producen fermentaciones, es decir, cualquier alimento que ingerimos, aunque sea sanísimo, nos producirá flatulencias, acidez, malestares, gastritis etc. etc. Cuando el organismo ayuna, la primera función: digestión, no se realiza, y solo se eliminan las toxinas acumuladas en el organismo, lo que significa trabajar menos de la mitad del tiempo de lo normal, y esto favorece enormemente el proceso de eliminación de toxinas y pr tanto una mejor salud física.

    Cuando ayunamos en favor de nuestra vida espiritual, crecemos espritualmente porque los apetitos de la carne, avaricia, vicios, lujuria, etc. etc. disminuyen, y por otro lado, crece la fuerza del espíritu y sentimos el deseo de estar más cerca de Dios, de orar, de ir a la iglesia, de leer su palabra etc. etc. Jesús dijo que, cuando él no estuviera con nosotros, entonces deberíamos ayunar:
    "Y Jesús les dijo: ¿Pueden los que son de bodas tener luto entre tanto que el esposo está con ellos? mas vendrán días cuando el esposo será quitado de ellos, y entonces ayunarán” (Mat. 9:15)

    Espero que en algo te sirva…

    Dios te bendiga

  13. #13
    Fecha de Ingreso
    May 2007
    Respuestas
    9.474

    Por Defecto Re: Para que sirve el ayuno ?

    Cita Originalmente enviado por rer Ver Mensaje
    El ayuno es como una promesa que se hace para buscar fortaleza espiritual sobre el cuerpo, no es una varita magica para consequir lo que quieras..
    Cuando Jesus ayuno por 40 dias se preparo para lo que satanas venia a hacer , ofrecerle lo que no era de el, y Jesus se mantuvo firme en no obedecer a satanas.
    Para ayunar hay que tener cuidado de la salud, si tienes una enfermedad debes consultar a medico. Se pueden hacer ayuno completo ,solamente tomar agua,estos deben ser por pocos dias o ayuno de carne, etc.

    Rer,

    Eso que has escrito es una leyenda urbana, una tradición de hombres basada en puras conjeturas. La única ocasión en que Dios les manda a los israelitas a ayunar, fue el día de la expiación, una vez al año. Los israelitas, al igual que los pueblo vecinos, adoptaron la costumbre de ayunar regularmente; pero eso es una costumbre religiosa de hombres, no ordenada por Dios. En el pueblo de Israel antiguo, tres cosas marcaban el nivel de piedad de una persona, la caridad, la oración y el ayuno. Mientras más ayunaba más piadoso se le consideraba.

    Jesús de Nazaret no le ordenó a nadie que ayunara, él sabía que ayunar era parte del folclore israelita, por esto habló del ayuno, en base a esa costumbre del pueblo.

    Jesús de Nazaret tampoco ayunó para fortalecerse, eso es otra conjetura pasada de boca en boca, pero sin el menor soporte bíblico. Jesús entró en el desierto lleno del Espíritu.

    1Jesús, lleno del Espíritu Santo, volvió del Jordán, y fue llevado por el Espíritu al desierto 2por cuarenta días, y era tentado por el diablo. (Lc.4:1)

    ¿Qué le hace pensar a los compositores de dogmas sin fundamento bíblico, que Jesús necesitaba tener el estomago vacio para fortalecerse, estando ya en el poder del Espíritu Santo?

    Jesús de Nazaret no fue a hacer un ejercicio folclórico-religioso al desierto, sencillamente estaba en el desierto lleno (controlado) por el Espíritu, de tal manera que no sintió hambre sino hasta pasados cuarenta días. Estaba tan absorbido por el poder del Espíritu que no sintió hambre en esos días. Así que sácate de la mente esa leyenda parroquial de que Jesús ayunó para fortalecerse en el espíritu, y poder vencer la tentación.

    Ayunar es una práctica del judaísmo. Si en el AT no fue ordenada por Dios, mucho menos en el NT se debe practicar semejante cosa; muchísimo menos se le debe atribuir poderes de ningún tipo al ayuno, eso es engañar a los santos. Esta es otra de las costumbres extrañas a la doctrina cristiana, introducida en la iglesia arbitrariamente, y aceptada por los que no obedecen esta orden:


    21 Examinadlo (δοκιμάζω) todo; retened lo bueno. (1Tes.5:21)


    Δοκιμάζω

    To make a critical examination of someth. to determine genuineness, put to the test, examine.

    To draw a conclusion about worth on the basis of testing, prove, approve, here the focus is on the result of a procedure or examination.[1]


    Aparentemente no has hecho un examen crítico de este asunto del ayuno; simplemente estás repitiendo lo que has escuchado.




    [1]Arndt, W., Danker, F. W., & Bauer, W. 2000. A Greek-English lexicon of the New Testament and other early Christian literature. "Based on Walter Bauer's Griechisch-deutsches Wr̲terbuch zu den Schriften des Neuen Testaments und der frhchristlichen [sic] Literatur, sixth edition, ed. Kurt Aland and Barbara Aland, with Viktor Reichmann and on previous English editions by W.F. Arndt, F.W. Gingrich, and F.W. Danker." (3rd ed.) (255). University of Chicago Press: Chicago
    En defensa y confirmación del evangelio

  14. #14
    Fecha de Ingreso
    Apr 2007
    Respuestas
    9.856

    Por Defecto Re: Para que sirve el ayuno ?

    claro como el agua, nada mas que explicar;

    cita de Dagoberto

    Espero no sea muy tedioso el que leas este aporte...

    El ayuno es un acto de contricción delante de Dios, (humillación).

    Todos los seres humanos sin distinción, tenemos permanentemente una lucha entre la carne y el espíritu (alma). La carne, anhela, desea y se inclina por las cosas que pertenecen a la carne, a aquellas cosas humanas, terrenas. Aquellas que solo satisfacen deseos carnales…

    Y el espíritu, se inclina por las cosas espirituales;… tomando en cuenta que todo lo espiritual viene de parte de Dios. Las cosas de la carne, nos tiran hacia abajo (tierra) las cosas del espíritu, nos tiran hacia arriba (cielo)

    Por ejemplo, ir a una fiesta, es del gusto o agrado de la carne… buscar a Dios, es gusto o del agrado del espíritu. Así en todas las cosas.

    Pues bien, el ayuno, es una práctica que beneficia especialmente al espíritu, le hace más fuerte, … y por tanto… cobran más valor las cosas espirituales para el ser humano. Su Palabra nos muestra a hombres de Dios que ayunaron por largos periódos, obviamente con fines específicos, como es, el estar más cerca de Dios: Moisés, Elías que ayunaron cuarenta días y sus respectivas noches, siendo el ejmplo más notable, el de nuestro Señor Jesucristo.

    Si tomamos en cuenta el ejemplo de nuestro Señor, después de haber ayunado cuarenta días; dice su Palabra que él “volvió en virtud o poder del Espíritu al desierto”; donde libró las tentaciones que el diablo le presentó. Pero él, venía fortalecido en el PODER del Espíritu: (Lucas 4:14)… esto, facilitado por el ayuno de cuarenta días y cuarenta noches.


    Esto puede representarse de la siguiente manera: tú tienes dos vasos, pero la misma cantidad de agua, cada vaso con la mitad de agua en su interior. Si le sacas agua a uno de los vasos, y la echas en el otro, el nivel de agua subirá en el que estás echando, pero obviamente, bajará en el otro vaso. De ésta manera acontece cuando ayunamos, bajan las fuerzas de la carne, porque evidentemente sin alimentos se debilita; y comienza a fortalecerse el espíritu…. Pues el espíritu no necesita alimentos materiales, sino espirituales. Y por consecuencia la carne perderá la fuerza en sus apetitos carnales, y en el espíritu cobrarán mas fuerzas los apetitos espirituales. Eso mismo, permitirá que el espíritu se sienta más cerca de Dios.

    El ayuno, puede ser por asuntos religiosos, por enfermedad, por dieta, o simplemente para depurar (limpiar) el organismo. Cuando ayunamos, se produce un efecto purificador o depurador, pues el organismo ya no está trabajando en procesar los alimentos, sino solamente en eliminar las impurezas que han quedado en el organismo a causa de los desechos de los alimentos procesados por la digestión.

    Físicamente...
    Si tenemos una maquina trabajando incansablemente todo el día, ésta experimenta un recalentamiento propio de su trabajo, lo que trae entonces por efecto reflejo, una producción de minúsculas partículas por el desgaste de las piezas en función… este calentamiento excesivo, produce una fatiga de material, y por tanto, aquella maquinaria durará mucho menos que una que no está trabajando todo el día.

    Similarmente, nuestro cuerpo, cuando trabaja permanentemente procesando los alimentos ingeridos, se produce un calentamiento en el aparato digestivo, por las funciones digestivas; lo que se traduce en fiebre estomácal; y asimismo en desechos toxínicos (toxinas) por tanto el cuerpo está acostumbrado a realizar estas dos funciones a la vez, procesar los alimentos y eliminar los desechos… La fiebre estomacal, puede producir fermentaciones estomacales, ya que un permanente trabajo al estómago, produce fiebre, y subiendo la temperatura estomacal, que debe ser alrededor de 37 grados, se producen fermentaciones, es decir, cualquier alimento que ingerimos, aunque sea sanísimo, nos producirá flatulencias, acidez, malestares, gastritis etc. etc. Cuando el organismo ayuna, la primera función: digestión, no se realiza, y solo se eliminan las toxinas acumuladas en el organismo, lo que significa trabajar menos de la mitad del tiempo de lo normal, y esto favorece enormemente el proceso de eliminación de toxinas y pr tanto una mejor salud física.

    Cuando ayunamos en favor de nuestra vida espiritual, crecemos espritualmente porque los apetitos de la carne, avaricia, vicios, lujuria, etc. etc. disminuyen, y por otro lado, crece la fuerza del espíritu y sentimos el deseo de estar más cerca de Dios, de orar, de ir a la iglesia, de leer su palabra etc. etc. Jesús dijo que, cuando él no estuviera con nosotros, entonces deberíamos ayunar:
    "Y Jesús les dijo: ¿Pueden los que son de bodas tener luto entre tanto que el esposo está con ellos? mas vendrán días cuando el esposo será quitado de ellos, y entonces ayunarán” (Mat. 9:15)

    Espero que en algo te sirva…

    Dios te bendiga
    Cómo sacar provecho de la vida. Enfrentar el pasado sin remordimiento, manejar el presente con confianza y preocuparme para el futuro sin miedo. (anónimo)
    Sólo la gracia de Dios cambia los corazones.

  15. #15
    Fecha de Ingreso
    May 2007
    Respuestas
    9.474

    Por Defecto Re: Para que sirve el ayuno ?

    De conjeturas no puede vivir el creyente, con figuraciones no se edifica al creyente; ese es el gran mal de la iglesia, que lo que le enseñan por doctrina, son la figuraciones de sus líderes, y eso es lo que repiten, y lo que se transmite de generación en generación. A esas conjeturas sin soporte bíblico le llaman sana doctrina, y cuando alguien les dice otra cosa, se creen que es el diablo que los quiere engañar; pero la realidad es que ellos ya están engañados porque tienen por verdad de Dios, las conjeturas de sus líderes.

    8Mirad que nadie os engañe por medio de filosofías y huecas sutilezas, según las tradiciones de loshombres, conforme a los rudimentos del mundo, y no según Cristo. 9Porque en él habita corporalmente toda la plenitud de la Deidad, 10y vosotros estáis completos en él. (Col.2:4)


    ¿Ayunar para hacer menguan la carne? Este es uno de los grandes engaños que se han sufrido los creelotodo.

    Contra los apetitos de la carne no existen formulas ni ejercicios físicos. Recuerdo unas palabras del testimonio de un hombre que castigaba su cuerpo con ayuno y otros duros tratos del cuerpo, para hacer morir sus apetitos carnales; el hombre decía, que mientras su cuerpo estaba en aquella penosa situación corporal, su mente estaba en los burdeles de Europa. El ayunar con el propisito de fortalecer el esoiritu y hacer moris la carne, se puede incluir en........... 22Estos preceptos, basados en reglas y enseñanzas humanas, se refieren a cosas que van a desaparecer con el uso. 23 Tienen sin duda apariencia de sabiduría, con su afectada piedad, falsa humildad y severo trato del cuerpo, pero de nada sirven frente a los apetitos de la naturaleza pecaminosa. (Col.2:22)


    Lo único que puede hacer morir la carne en nosotros, es el poder del Espíritu Santo, de manerea que el creyente que esté buena parte de su tiempo involucrado de una forma u otra en las cosas del Espíritu, es el que tiene mejor probabilidad de tener su carne bajo control.

    12 Por tanto, hermanos, tenemos una obligación, pero no es la de vivir conforme a la naturaleza pecaminosa. 13Porque si ustedes viven conforme a ella, morirán; pero si por medio del Espíritu dan muerte a los malos hábitos del cuerpo, vivirán. (Ro.8:12-13)



    14Por esta causa doblo mis rodillas ante el Padre de nuestro Señor Jesucristo, 15de quien toma nombre toda familia en los cielos y en la tierra, 16para que os dé, conforme a las riquezas de su gloria, el ser fortalecidos con poder en el hombre interior por su Espíritu; (Ef.3:14)



    13Todo lo puedo en Cristo que me fortalece. (Fil.4:11)


    9Por lo cual también nosotros, desde el día que lo oímos, no cesamos de orar por vosotros, y de pedir que seáis llenos del conocimiento de su voluntad en toda sabiduría e inteligencia espiritual, 10para que andéis como es digno del Señor, agradándole en todo, llevando fruto en toda buena obra, y creciendo en el conocimiento de Dios; 11fortalecidos con todo poder, conforme a la potencia de su gloria, para toda paciencia y longanimidad; (Col.1:9-11)



    ¿Cuál es la solución bíblica para no andar en la obras de la carne? Ser guiado por el Espíritu, léanse Gálatas 5: 16-26
    En defensa y confirmación del evangelio

Información sobre el Tema

Users Browsing this Thread

Actualmente hay 1 usuarios navegando por este tema. (0 miembros y 1 invitados)

Normas de Publicación

  • no puedes enviar nuevos mensajes
  • no puedes publicar nuevas respuestas
  • no puedes añadir vínculos
  • no puedes editar tus mensajes
  •  
Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.


Sindica: RSS1 Sindica: RSS2 Add to Google Añadir a Mi Yahoo! Suscribir con Bloglines