SOBREVIVIR A LOS PERIODOS DE SEQUÍA (Capitulo 5)

Aunque Dios no tiene otro deseo que impartirse a Sí mismo a los demás, frecuentemente se retrae con un propósito. Quizá sea para quitar de ti la pereza, o quizá no has estado buscándolo con fe y en amor, pero por la razón que sea Él lo hace de Su abundante bondad y fidelidad para ti, a menudo estos periodos donde Dios aparentemente Dios se retrae son seguidos de las caricias de Su amor. Durante estos periodos quizás empieces a creer que la forma de probar tu fe es a través de un grado de afecto o interés mayor, o por una manifestación grande de fuerza y actividad.

Seguramente quizás te digas a ti mismo que esto inducirá a que Dios te vuelva a visitar; no alma querida créeme que así no es, debes esperar el regreso del Amado con amor paciente, humildad, paz y adoración silenciosa. Al hacer estas cosas demuestras al Padre que es Él solo y Su agrado lo que buscas, y no los deleites egoístas de tu propia satisfacción.

No seas impaciente en tus momentos de sequía, espera con paciencia a Dios, al hacer esto tu vida de oración aumentará y será renovada. En abandono y contentamiento aprende a esperar el regreso de tu Amado. Entremezcla tu espera con suspiros de amor. Esta conducta verdaderamente agradará a Dios y le incitará a su regreso.
Madame Guyón

Aguas refrescantes 26 de septiembre
Como pobres, mas enriqueciendo a muchos. 2 Corintios 6:10.
Podemos ser muy frugales en lo que respecta a nuestras vidas particulares, pero debemos procurar no ser mezquinos en el servicio del Señor, puesto que esto podría negarle la oportunidad de realizar milagros para las multitudes. Nuestras intentonas de frugalidad frustrarán su propósito y empobrecerán nuestra propia vida.

Nuestra misión como obreros cristianos quedará coarta¬da si tan sólo podemos ejercitar fe para nuestras nece¬sidades personales y no nos proyectamos hacia otros que están en necesidad. Como siervos suyos podemos pensar que tenemos el mismo privilegio de los levitas de recibir el diezmo del pueblo de Dios. ¡Qué propensos somos a olvidar que los levitas, a su vez, tenían la obligación de ofrecer su diezmo! Cada creyente, no importa cuán pequeños sean sus ingresos, debe ser siempre un dador. Sólo recibir, sin dar, equivale a cortejar el desastre del estancamiento espiritual.
Watchman Nee
Jesús es el Señor! - Jesus is Lord - Jesus ist der Herr - Yeshua adonai - Gesù è il Signore - Jésus est Seigneur - Ιησους ειναι ο Λορδος - Иисус – Господь - يسوع هو الرب - 耶稣是主 - 主イエスは - Jesus é o Senhor - Jesus är lorden
Literatura disponible en:
corpocri@yahoo.com
laiglesiaenarmenia@yahoo.com