Página 1 de 2 12 ÚltimoÚltimo
Mostrando resultados 1 a 15 de 25

Mensaje: El Escándalo de un Libro: Adventista

  1. #1

    Por Defecto El Escándalo de un Libro: Adventista

    Autor: Ralph Larson

    El relato de un libro escandaloso que dividió la historia de la Iglesia Adventista del Séptimo Día en dos épocas muy diferentes.

    Hagamos una lista:

    ¿Qué pasó realmente en los 1950s?

    En 1950 un pequeño grupo de hombres, cinco en total, decidieron efectuar un cambio importante en una importante doctrina de la Iglesia Adventista del Séptimo Día.

    ¿Quién los nombró para esta tarea?

    Nadie. Ellos mismos se nombraron.

    ¿Qué doctrina de La Iglesia Adventista decidieron ellos cambiar?

    La doctrina acerca de Cristo––la cristología adventista, una doctrina absolutamente fundamental.


    ¿Estaban ellos negando la divinidad de Cristo, como muchas otras iglesias lo estaban haciendo?

    No. Ellos estaban negando que Cristo vino a la tierra en la naturaleza caída del hombre.


    ¿Cómo creían ellos que Cristo vino a la tierra?

    Creían que Cristo vino a la tierra en la naturaleza de Adán antes de la caída..


    ¿De dónde sacaron ellos esa idea?

    De algunas de las hijas de Babilonia, las iglesias Calvinistas–Protestantes.
    Hebreos 12
    12:2 puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, el cual por el gozo puesto delante de él sufrió la cruz, menospreciando el oprobio, y se sentó a la diestra del trono de Dios.

  2. #2

    Por Defecto Re: El Escándalo de un Libro: Adventista

    ¿Fue esa idea alguna vez enseñada en las Iglesias Adventistas del Séptimo Día?

    Solamente una vez, por un grupo apóstata en Indiana, llamado el movimiento de la “Carne Santificada.” Ellos creían que Cristo había venido a la tierra en la naturaleza no caída de Adán, y por consiguiente tenían una carne santificada. También creían que nosotros podemos obtener una carne santificada practicando algunos ejercicios espirituales.


    ¿Cómo reaccionó nuestra Iglesia Adventista ante esa idea?

    Fue rechazada firme y enérgicamente por los líderes de nuestra iglesia y por Elena de White, quien vino desde Australia para enfrentar este problema.


    ¿Ha publicado la iglesia Adventista alguna vez nuestra creencia acerca de la naturaleza humana de Cristo?

    Sí, en más de cuatrocientas declaraciones de Elena de White, y más de ochocientas provenientes de otros líderes de la iglesia, antes de los 1950s.


    ¿Cómo se las arregló para hacer esto el pequeño grupo que decidió hacer el cambio?

    Mediante dos métodos. Primero, hicieron la obra en forma completamente clandestina. Los miembros de la iglesia en general no sabían nada en absoluto de lo que estaba pasando, hasta que fue demasiado tarde. Hasta hace poco los líderes de la iglesia no habían revelado sus nombres. Tuvimos que obtenerlos de otras fuentes.

    Hicieron la obra en forma completamente clandestina. Los miembros de la iglesia en general no sabían nada en absoluto de lo que estaba pasando, hasta que fue demasiado tarde.


    Segundo, y esta es la parte más dolorosa. Emplearon en forma deliberada la desnaturalización y la falsificación. La evidencia que existe hace que esta conclusión sea inevitable. (Para más detalles véanse los ejemplares anteriores.) Solamente presentaremos aquí un resumen en su aspecto general. Tome en consideración que esos hombres estaban haciendo esa obra en las oficinas de nuestra sede mundial localizadas en Washington, D. C., donde todos los registros históricos informativos estaban disponibles inmediatamente.

    Encontraron en el magnífico y antiguo libro, Las Hermosas Enseñanzas de la Biblia, edición de 1915, una poderosa declaración, de casi una página de largo, manifestando que Cristo había venido a la tierra en la naturaleza caída del ser humano. Anunciaron que no podían comprender cómo esta información se había introducido en el libro. y la suprimieron en el año 1946.

    Invitaron al pastor F. D. Nichol para que se uniera al grupo, pero cuando él protestó en contra de lo que estaban haciendo, lo removieron. El muy respetado teólogo adventista, pastor M. L. Andreason se les opuso a lo que estaban haciendo, de manera que se volvieron contra él con furia implacable, haciendo que perdiera sus credenciales ministeriales y su sustento. En septiembre de 1956, cuando estaban completamente preparados, lanzaron a través de la revista Ministry, una avalancha de información errónea. La avalancha comenzó con algunos fragmentos cuidadosamente seleccionados de citas de Elena de White, los cuales fueron arreglados de manera tal que parecieran como si Elena de White hubiera enseñado que Cristo vino a esta tierra en la naturaleza de Adán antes de la caída, aunque ninguno de ellos decía eso, y ella había publicado lo opuesto cuatrocientas veces.
    Hebreos 12
    12:2 puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, el cual por el gozo puesto delante de él sufrió la cruz, menospreciando el oprobio, y se sentó a la diestra del trono de Dios.

  3. #3

    Por Defecto Re: El Escándalo de un Libro: Adventista

    Argumento Adventista:
    Emplearon en forma deliberada la desnaturalización y la falsificación. La evidencia que existe hace que esta conclusión sea inevitable. (Para más detalles véanse los ejemplares anteriores.) Solamente presentaremos aquí un resumen en su aspecto general. Tome en consideración que esos hombres estaban haciendo esa obra en las oficinas de nuestra sede mundial localizadas en Washington, D. C., donde todos los registros históricos informativos estaban disponibles inmediatamente.

    Encontraron en el magnífico y antiguo libro, Las Hermosas Enseñanzas de la Biblia, edición de 1915, una poderosa declaración, de casi una página de largo, manifestando que Cristo había venido a la tierra en la naturaleza caída del ser humano. Anunciaron que no podían comprender cómo esta información se había introducido en el libro. y la suprimieron en el año 1946.

    Invitaron al pastor F. D. Nichol para que se uniera al grupo, pero cuando él protestó en contra de lo que estaban haciendo, lo removieron. El muy respetado teólogo adventista, pastor M. L. Andreason se les opuso a lo que estaban haciendo, de manera que se volvieron contra él con furia implacable, haciendo que perdiera sus credenciales ministeriales y su sustento. En septiembre de 1956, cuando estaban completamente preparados, lanzaron a través de la revista Ministry, una avalancha de información errónea. La avalancha comenzó con algunos fragmentos cuidadosamente seleccionados de citas de Elena de White, los cuales fueron arreglados de manera tal que parecieran como si Elena de White hubiera enseñado que Cristo vino a esta tierra en la naturaleza de Adán antes de la caída, aunque ninguno de ellos decía eso, y ella había publicado lo opuesto cuatrocientas veces.


    Ellos colocaron esas citas mutiladas bajo el siguiente título:

    “Tomó la Naturaleza sin Pecado de Adán Antes de la Caída”

    Publicaron en el mismo ejemplar de Ministry un largo editorial titulado Humano, No Carnal. La información errónea en el editorial incluye esta línea: “. . . Tomó sobre sí mismo la naturaleza humana sin pecado.”

    Esta es una contradicción directa y osada a las cuatrocientas declaraciones de Elena de White contrarias a esto, y a las ochocientas declaraciones igualmente contrarias de otros líderes de la iglesia. Por ejemplo, en Medical Ministry, pág. 181, la Inspiración afirma: “Él tomó sobre su naturaleza sin pecado nuestra naturaleza pecaminosa.”

    Nuevamente, las cuatrocientas declaraciones de Elena de White parecen ser ignoradas cuando el redactor se refiere a quienes dan una lectura apresurada a dos o tres declaraciones del Deseado de Todas las Gentes sin contrapesar afirmaciones que se encuentran en tantos otros lugares. . . .”


    Los redactores de Ministry publicaron en abril del 1957 otra avalancha de información incorrecta que consistía de dos artículos y un editorial. Un artículo quería imponer sobre nosotros la proposición sin sentido de que Cristo tomó la naturaleza humana vicariamente, de la misma manera en que tomó la penalidad por nuestros pecados. La verdad es que, nosotros no tenemos que pagar la penalidad por nuestros pecados porque él la pagó por nosotros en forma vicaria. Pero todavía tenemos que luchar con la realidad de nuestra naturaleza caída, porque él no nos ha quitado para nada nuestra naturaleza caída.

    Cada uno de los artículos de abril del 1957 apoya firmemente las falsas declaraciones del pequeño grupo acerca de la naturaleza humana de Cristo, y el editorial aprueba la falsa afirmación y su aceptación de parte de los teólogos Calvinistas como un nuevo “hito” en el adventismo.

    Ciertamente éste es un nuevo hito en el adventismo. Nunca antes en la historia de nuestra iglesia había ocurrido una falsificación y un fraude semejantes. Pero éste no es un hito hacia el reino de Dios. Es un hito en la dirección opuesta. Que el Señor tenga misericordia de nosotros.

    Éste no es un hito hacia el reino de Dios. Es un hito en la dirección opuesta.


    ¿Qué podría lograr Satanás al inspirar este engaño?


    Si Elena de White escribió cuatrocientas veces que Cristo vino a la tierra en la naturaleza caída del hombre, y si puede probarse que lo opuesto es verdad, entonces, sin ninguna duda, ella es una profetisa falsa. En ese caso, deberíamos despreciar sus escritos, y no permitir que tuvieran ninguna autoridad o influencia en la iglesia.

    Eso es lo que está ocurriendo ahora mismo en muchas de nuestras iglesias e instituciones educativas alrededor del mundo. Y es mayormente a causa de un libro llamado Questions On Doctrine.

    Alguien, en algún lugar, tenía poderosas razones para desear exterminar nuestra iglesia y silenciar su voz. Tome en consideración que prácticamente, nuestra iglesia es la única que está todavía predicando y proclamando las verdades presentadas en las grandes profecías de la Biblia acerca del anticristo.

    Mientras estos preocupados enemigos estudiaban cuidadosamente la historia y el desarrollo de nuestra iglesia, no fracasaron en reconocer que la influencia de Elena de White había sido de extrema importancia en toda la situación. Si esa influencia era destruida, entonces se podía esperar que la Iglesia Adventista del Séptimo Día siguiera la misma dirección en la cual tantas iglesias protestantes han ido.

    De manera que, con gran astucia y mucha habilidad, idearon un plan de largo alcance con el propósito de destruir la influencia de Elena de White.

    De eso es que se trata todo, la inspiración de Elena de White.


    El cambio de nuestra doctrina acerca de Cristo y la publicación del libro Question On Doctrine, fueron solamente los medios para lograr ese fin. Y amigos, eso funcionó. Funcionó. Solamente mire a su alrededor y observe por sí mismo. Eso trabajó.

    No se puede decir que esta es la primera vez que el mal había levantado su horrible cabeza en la Iglesia Adventista del Séptimo Día. Pero lo que es muy diferente en este caso es la actitud extrañamente indiferente de los administradores de la iglesia acerca de ese asunto.


    En el otoño del año 1936, me registré como estudiante de primer año en la escuela de teología del Walla Walla College en el estado de Washington. A medida que el primer trimestre del año escolar iba en progreso, se hizo aparente el hecho de que tres profesores recién nombrados del departamento de teología, estaban socavando la confianza de los estudiantes en el espíritu de profecía––los escritos de Elena de White.

    El consejo administrativo de la escuela condujo una investigación detallada sobre el asunto, y entonces avisó a los tres profesores, uno de los cuales era el decano, que al final del primer trimestre sus servicios serían terminados. Al presidente del colegio, quien había recomendado a esos tres profesores para ser empleados, se le dijo que sus servicios serían terminados al finalizar el año escolar.

    Observe aquel contraste con la extraña actitud de indiferencia que están manifestando ahora mismo los administradores de nuestra iglesia. ¿Cómo deberíamos comprender esto?



    Hebreos 12
    12:2 puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, el cual por el gozo puesto delante de él sufrió la cruz, menospreciando el oprobio, y se sentó a la diestra del trono de Dios.

  4. #4
    Fecha de Ingreso
    Jan 2010
    Respuestas
    13.716

    Por Defecto Re: El Escándalo de un Libro: Adventista

    ¿Eres partidario de que nuestro Señor tomó la naturaleza humana que tenía Adán luego de su caída?, o ¿Crees en la inmaculada concepción?

    Bendiciones.

    Luego todo Israel será salvo.

  5. #5

    Por Defecto Re: El Escándalo de un Libro: Adventista

    Cita Originalmente enviado por Gabrie147 Ver Mensaje
    ¿Eres partidario de que nuestro Señor tomó la naturaleza humana que tenía Adán luego de su caída?, o ¿Crees en la inmaculada concepción?

    Bendiciones.

    Luego todo Israel será salvo.
    El tema es sobre la naturaleza caída de Cristo que exponen unos adventistas ¿que opinion tienes al respecto como Adventista del Septimo Día?
    Hebreos 12
    12:2 puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, el cual por el gozo puesto delante de él sufrió la cruz, menospreciando el oprobio, y se sentó a la diestra del trono de Dios.

  6. #6
    Fecha de Ingreso
    Jan 2010
    Respuestas
    13.716

    Por Defecto Re: El Escándalo de un Libro: Adventista

    Estimado javierandrés. Saludos cordiales.

    Tú dices:


    "El tema es sobre la naturaleza caída de Cristo que exponen unos adventistas ¿que opinion tienes al respecto como Adventista del Septimo Día?"

    Respondo: "En esto conocéis el Espíritu de Dios: todo espíritu que confiesa que Jesucristo ha venido en carne, es de Dios; y todo espíritu que no confiesa a Jesús, no es de Dios; y este es el espíritu del anticristo, del cual habéis oído que viene, y que ahora ya está en el mundo." 1 Juan 4:2,3.

    "Pues muchos engañadores han salido al mundo que no confiesan que Jesucristo ha venido en carne. Ese es el engañador y el anticristo." 2 Juan 1:7.

    Si tu sostienes la inmaculada concepción, estás en esa posición anticristiana.

    Bendiciones.

    Luego todo Israel será salvo.




  7. #7

    Por Defecto Re: El Escándalo de un Libro: Adventista

    Cita Originalmente enviado por Gabrie147 Ver Mensaje
    Estimado javierandrés. Saludos cordiales.

    Tú dices:


    "El tema es sobre la naturaleza caída de Cristo que exponen unos adventistas ¿que opinion tienes al respecto como Adventista del Septimo Día?"

    Respondo: "En esto conocéis el Espíritu de Dios: todo espíritu que confiesa que Jesucristo ha venido en carne, es de Dios; y todo espíritu que no confiesa a Jesús, no es de Dios; y este es el espíritu del anticristo, del cual habéis oído que viene, y que ahora ya está en el mundo." 1 Juan 4:2,3.

    "Pues muchos engañadores han salido al mundo que no confiesan que Jesucristo ha venido en carne. Ese es el engañador y el anticristo." 2 Juan 1:7.

    Si tu sostienes la inmaculada concepción, estás en esa posición anticristiana.

    Bendiciones.

    Luego todo Israel será salvo.



    ¿Jesus vino con que naturaleza?
    Hebreos 12
    12:2 puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, el cual por el gozo puesto delante de él sufrió la cruz, menospreciando el oprobio, y se sentó a la diestra del trono de Dios.

  8. #8

    Por Defecto Re: El Escándalo de un Libro: Adventista

    Citas de Elena G. de White

    Naturaleza No Caída
    No deberíamos tener ninguna duda en relación con la perfecta impecabilidad de la naturaleza humana de Cristo. (Selected Messages, Tomo 1, p. 256)
    Naturaleza Caída
    No deberíamos tener ninguna duda en relación con la perfecta impecabilidad de la naturaleza humana de Cristo. (Selected Messages, Tomo 1, p. 256) A pesar de que los pecados del mundo culpable fueron puestos sobre Cristo, a pesar de la humillación de haber tomado sobre sí mismo nuestra naturaleza caída, la voz desde el cielo lo declaró Hijo del Eterno. (Desire of Ages, p. 112)
    Hebreos 12
    12:2 puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, el cual por el gozo puesto delante de él sufrió la cruz, menospreciando el oprobio, y se sentó a la diestra del trono de Dios.

  9. #9

    Por Defecto Re: El Escándalo de un Libro: Adventista

    LA NATURALEZA DE CRISTO DE ELLEN G. WHITE
    http://forocristiano.iglesia.net/sho...-ELLEN-G-WHITE
    Hebreos 12
    12:2 puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, el cual por el gozo puesto delante de él sufrió la cruz, menospreciando el oprobio, y se sentó a la diestra del trono de Dios.

  10. #10
    Fecha de Ingreso
    Jan 2010
    Respuestas
    13.716

    Por Defecto Re: El Escándalo de un Libro: Adventista

    Estimado javierandrés. Saludos cordiales.

    Tú dices:


    Cita Originalmente enviado por Javier Andrés Ver Mensaje
    ¿Jesus vino con que naturaleza?
    Su madre, María era descendiente por así decirlo de Adán.

    Adán tuvo su descendencia después de haber pecado.


    Cristo Jesús: "el cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse,
    sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres;
    y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz.
    Por lo cual Dios también le exaltó hasta lo sumo, y le dio un nombre que es sobre todo nombre,
    para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, y en la tierra, y debajo de la tierra;
    y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, para gloria de Dios Padre." Filipenses: 2:7-11

    Bendiciones.

    Luego todo Israel será salvo.

  11. #11

    Por Defecto Re: El Escándalo de un Libro: Adventista

    Cita Originalmente enviado por Gabrie147 Ver Mensaje
    Estimado javierandrés. Saludos cordiales.

    Tú dices:




    Su madre, María era descendiente por así decirlo de Adán.

    Adán tuvo su descendencia después de haber pecado.


    Cristo Jesús: "el cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse,
    sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres;
    y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz.
    Por lo cual Dios también le exaltó hasta lo sumo, y le dio un nombre que es sobre todo nombre,
    para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, y en la tierra, y debajo de la tierra;
    y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, para gloria de Dios Padre." Filipenses: 2:7-11

    Bendiciones.

    Luego todo Israel será salvo.
    ¿Consideras que al tomar la condición de hombre tomo naturaleza caída?
    Hebreos 12
    12:2 puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, el cual por el gozo puesto delante de él sufrió la cruz, menospreciando el oprobio, y se sentó a la diestra del trono de Dios.

  12. #12
    Fecha de Ingreso
    Nov 2004
    Edad
    62
    Respuestas
    7.314

    Por Defecto Re: El Escándalo de un Libro: Adventista

    ....
    ...Je, je...No tiene ni puñetera idea.
    ...
    ...(Ciego guia de ciegos)

  13. #13
    Fecha de Ingreso
    Jan 2010
    Respuestas
    13.716

    Por Defecto Re: El Escándalo de un Libro: Adventista

    Estimado javierandrés. Saludos cordiales.

    Tú dices:

    Cita Originalmente enviado por Javier Andrés Ver Mensaje
    ¿Consideras que al tomar la condición de hombre tomo naturaleza caída?
    Respondo: Si, la que tenía Adán luego de pecar.

    Veamos lo que no es.

    "El dogma de la Inmaculada Concepción, también conocido como Purísima Concepción, es una creencia del catolicismo que sostiene que María, madre de Jesús, a diferencia de todos los demás seres humanos, no fue alcanzada por el pecado original sino que, desde el primer instante de su concepción, estuvo libre de todo pecado."http://es.wikipedia.org/wiki/Inmaculada_Concepci%C3%B3n

    Por otra parte Ellen White señala: "Cristo, tentado como nosotros":

    "Pero dicen muchos que Cristo no fue tentado como nosotros, que él no estuvo en el mundo como lo estamos nosotros, que era divino, y por lo tanto, que no podemos vencer como él venció. Pero eso no es cierto: ‘Porque ciertamente no tomó a los ángeles, sino a la simiente de Abraham tomó... Porque en cuanto él mismo padeció siendo tentado, es poderoso para socorrer a los que son tentados’ [Heb. 2:16 y 18] Cristo conoce las pruebas de los pecadores; conoce sus tentaciones. Tomó sobre sí nuestra naturaleza" (folleto publicado en 1894 págs.. 3 y 4).

    "El cristiano debe reconocer que no se debe a sí mismo... Sus más fuertes tentaciones vendrán desde dentro, ya que deberá batallar contra las inclinaciones del corazón natural. El Señor conoce nuestras debilidades... Todo conflicto contra el pecado... significa Cristo obrando en el corazón a través de sus agentes señalados. ¡Oh, si pudiéramos comprender lo que Jesús es para nosotros y lo que nosotros somos para él" (Id., p. 11).

    "Habría sido una humillación casi infinita para el Hijo de Dios revestirse de la naturaleza humana, aun cuando Adán poseía la inocencia del Edén. Pero Jesús aceptó la humanidad cuando la especie se hallaba debilitada por cuatro mil años de pecado. Como cualquier hijo de Adán, aceptó los efectos de la gran ley de la herencia. Y la historia de sus antepasados terrenales demuestra cuáles eran aquellos efectos. Mas él vino con una herencia tal para compartir nuestras penas y tentaciones, y darnos el ejemplo de una vida sin pecado".

    ¿Tomó Cristo la naturaleza impecable de Adán antes de la caída [transgresión]?

    Fue "hecho de la simiente de David según la carne" (Rom. 1:3). No fue creado como una réplica de Adán -formado de nuevo del polvo de la tierra, con el soplo de vida insuflado en su nariz-. Fue "como cualquier hijo de Adán", aceptando "los efectos de la gran ley de la herencia". La gloriosa paradoja debe contemplarse siempre en su pureza y claridad:
    "Vestido en la ropa de la humanidad, el Hijo de Dios bajó hasta el nivel de aquellos a quienes quería salvar. En él no hubo engaño ni pecado; siempre fue puro e incontaminado; sin embargo, tomó sobre sí nuestra naturaleza pecaminosa" (Review and Herald, 15 de diciembre de 1896).

    "En nuestra propia fortaleza, nos es imposible negarnos a los clamores de nuestra naturaleza caída. Por su medio, Satanás nos presentará tentaciones. Cristo sabía que el enemigo se acercaría a todo ser humano para aprovecharse de las debilidades hereditarias y entrampar, mediante sus falsas insinuaciones, a todos aquellos que no confían en Dios. Y recorriendo el terreno que el hombre debe recorrer, nuestro Señor ha preparado el camino para que venzamos... No había en él nada que respondiera a los sofismas de Satanás. Él no consintió en pecar. Ni siquiera por un pensamiento cedió a la tentación. Así podemos hacer nosotros" (El Deseado de todas la gentes, p. 98 y 99).

    "La tentación es resistida cuando el hombre es poderosamente influenciado a hacer una mala acción y, sabiendo que está en su posibilidad, resiste por fe, aferrándose firmemente al poder divino. Esa fue la penosa experiencia por la que Cristo pasó" (The Youth Instructor, 20 de julio de 1899).

    "En ese conflicto la humanidad de Cristo fue puesta a prueba en forma tal que ninguno de nosotros comprenderá jamás... Las tales fueron tentaciones verdaderas, no artificiales... En su humanidad, el Hijo de Dios luchó con las mismísimas terribles y aparentemente abrumadoras tentaciones que asaltan al hombre: tentaciones a complacer el apetito, a aventurarse atrevidamente donde Dios no nos conduce, y a adorar el Dios de este mundo, a sacrificar una eternidad de bienaventuranza por los placeres fascinadores de esta vida" (Carta 116, 1899. Mensajes Selectos vol. I, p. 110-112).

    "
    No puedo yo de mí mismo hacer nada: como oigo, juzgo: y mi juicio es justo; porque no busco mi voluntad, más la voluntad del que me envió, del Padre." Juan 5:30.

    A. T. Jones expone sobre la justicia de Cristo:


    "Hecho como nosotros en todas las cosas, cuando él fue tentado, sintió justamente lo que sentimos al ser tentados nosotros, y lo conoce todo al respecto; y es así como puede auxiliar y salvar hasta lo último a todos aquellos que lo reciben. En cuanto a su carne, en cuanto a sí mismo en la carne, era tan débil como lo somos nosotros. Dijo: ‘no puedo yo de mí mismo hacer nada’ (Juan 5:30); así, cuando ‘llevó él nuestras enfermedades y sufrió nuestros dolores’ (Isa. 53:4), y fue tentado en todo como nosotros, sintiendo como sentimos nosotros, por su fe divina lo conquistó todo por el poder de Dios que esa fe le proporcionaba, y que en nuestra carne él nos ha proporcionado.

    Por lo tanto, llamarás su nombre Emmanuel, que declarado es: ‘Dios con nosotros’. No solamente Dios con Él, sino Dios con nosotros" (The Consecrated Way, p. 26).

    Jesús tenía que hacer constantemente algo que el impecable Adán jamás debió hacer: debía negar una voluntad interior ("mi voluntad") que estaba perpetuamente en potencial oposición con la voluntad de su Padre. Esa lucha llegó a un clímax en el Getsemaní, donde oró en agonía: "empero no como yo quiero, sino como tu" (Mat. 26:39). Una lucha interna tal solo es posible para Alguien que conocía "los clamores de nuestra naturaleza caída".

    "Si no tuviese la misma carne que aquellos a quienes vino a redimir, entonces de nada habría servido el haber sido hecho carne. Más que eso: puesto que la única carne que existe en este vasto mundo que él vino a redimir es precisamente la carne pobre, pecaminosa, perdida, la carne humana que posee todo hombre, si esa no fue la carne de la que él fue hecho, entonces él nunca vino verdaderamente al mundo necesitado de redención. Si vino en una naturaleza humana diferente a la que existe realmente en este mundo, entonces, a pesar de haber venido, para todo fin práctico de alcanzar y auxiliar al hombre, estuvo tan lejos de él como si nunca hubiera venido. De haber sido así, hubiera estado tan lejos en su naturaleza humana y habría sido tan de otro mundo como si nunca hubiera venido al nuestro" (The Consecrated Way, p. 35).

    La fe de Roma en cuanto a la naturaleza humana de Cristo y de María, y a la nuestra, surge de esa noción de la mente natural, de que Dios es demasiado puro y santo como para morar con nosotros y en nosotros, en nuestra naturaleza humana pecaminosa; pecaminosos como somos, estamos demasiado alejados de él en su pureza y santidad como para que él venga a nosotros tal como somos.

    La fe verdadera -la fe de Jesús- consiste en que, alejados como estamos de Dios en nuestra pecaminosidad, en nuestra naturaleza humana en la que él tomó, vino a nosotros allí donde estamos; que, infinitamente puro y santo como es él, y pecaminosos, degradados y perdidos como estamos, Él en Cristo, por el Espíritu Santo, quiso voluntariamente morar con nosotros y en nosotros, para salvarnos, purificarnos y hacernos santos.

    La fe de Roma es que debemos necesariamente ser puros y santos a fin de que Dios pueda morar con nosotros.

    La fe de Jesús
    es que Dios debe necesariamente morar con nosotros, a fin de que podamos ser puros y santos" (Id., p. 39).

    Jones vio en la palabra semejanza mucho más que un parecido superficial, que camuflaría en realidad la idea de diferencia:

    "Solamente en ese sujetarse a sí mismo a las leyes de la herencia podía enfrentar al pecado en una medida plena y verídica de lo que el pecado es en realidad.

    ... En toda persona existe, en muchas maneras diferentes, la disposición a pecar, heredada de generaciones pasadas, no culminada todavía en el acto de pecar, pero siempre dispuesta, cuando la ocasión lo permite, a consumarse en la comisión real de pecados...

    Esa disposición hereditaria al pecado debe ser afrontada y subyugada... esa tendencia hereditaria que hay en nosotros hacia el pecado...

    Nuestra disposición fue puesta sobre él, cuando él fue hecho carne...

    Así, él se enfrentó al pecado en la carne que tomó, y triunfó sobre él, como está escrito: ‘Dios enviando a su Hijo en semejanza de carne de pecado, y a causa del pecado, condenó al pecado EN LA CARNE’ [Rom. 8:3]" (Id., p. 40 y 41).

    "Para guardarnos de pecar, su justicia nos es impartida en nuestra carne, lo mismo que nuestra carne, con su disposición al pecado, le fue impartida a él" (Id., p. 42).

    Así, tanto por herencia como por imputación, fue cargado con ‘el pecado del mundo’. Y lastrado de ese modo, con esa inmensa desventaja, pasó triunfalmente por el terreno en el que, sin ninguna sombra de lastre o desventaja, falló la primera pareja...

    Y condenando el pecado en la carne, aboliendo la enemistad en su carne, él libra del poder de la ley de la herencia; y puede así, en toda justicia, impartir su divina naturaleza y poder para elevar por encima de esa ley, y mantener elevada por sobre ella a toda alma que lo recibe" (Id., p. 43).

    Bendiciones.

    Luego todo Israel será salvo.

  14. #14

    Por Defecto Re: El Escándalo de un Libro: Adventista

    ¿Consideras que al tomar Jesus la condición de hombre tomo naturaleza caída expone White?
    Hebreos 12
    12:2 puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, el cual por el gozo puesto delante de él sufrió la cruz, menospreciando el oprobio, y se sentó a la diestra del trono de Dios.

  15. #15

    Por Defecto Re: El Escándalo de un Libro: Adventista

    Naturaleza Caída
    No deberíamos tener ninguna duda en relación con la perfecta impecabilidad de la naturaleza humana de Cristo. (Selected Messages, Tomo 1, p. 256) A pesar de que los pecados del mundo culpable fueron puestos sobre Cristo, a pesar de la humillación de haber tomado sobre sí mismo nuestra naturaleza caída, la voz desde el cielo lo declaró Hijo del Eterno. (Desire of Ages, p. 112)
    Elena G. de White
    Cita Originalmente enviado por Javier Andrés Ver Mensaje
    ¿Consideras que al tomar Jesus la condición de hombre tomo naturaleza caída expone White?
    Hebreos 12
    12:2 puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, el cual por el gozo puesto delante de él sufrió la cruz, menospreciando el oprobio, y se sentó a la diestra del trono de Dios.

Información sobre el Tema

Users Browsing this Thread

Actualmente hay 1 usuarios navegando por este tema. (0 miembros y 1 invitados)

Normas de Publicación

  • no puedes enviar nuevos mensajes
  • no puedes publicar nuevas respuestas
  • no puedes añadir vínculos
  • no puedes editar tus mensajes
  •  
Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.


Sindica: RSS1 Sindica: RSS2 Add to Google Añadir a Mi Yahoo! Suscribir con Bloglines