Mostrando resultados 1 a 6 de 6

Mensaje: El Bautismo del Espíritu Santo

  1. #1
    Fecha de Ingreso
    Nov 1999
    Respuestas
    249

    Por Defecto El Bautismo del Espíritu Santo

    EL BAUTISMO DEL ESPÍRITU SANTO.

    Poseo la firme convicción de que el Bautismo del Espírtu Santo se corresponde con el hecho de recibir el Espíritu Santo, y que esto se produce en el momento de la conversión. No es una experiencia donde HOY deba manifiestarse el don de lenguas.
    Ha de diferenciarse entre Bautismo del Espíritu y Llenura del Espíritu.
    La llenura del Espíritu no es una experiencia donde HOY se manifieste el don de lenguas. El cristiano vive una vida llena del Espíritu cuando se vacía de si mismo, cuando conciente de su incapacidad se rinde a la presencia poderosa del Espíritu en su ser. La vida llena del Espírtu es una vida de fe.

    La fundamentación Bíblica para esto es la siguiente:

    “12 Porque de la manera que el cuerpo es uno, y tiene muchos miembros, empero todos los miembros del cuerpo, siendo muchos, son un cuerpo, así también Cristo.
    13 Porque por un Espíritu somos todos bautizados en un cuerpo, ora Judíos ó Griegos, ora siervos ó libres; y todos hemos bebido de un mismo Espíritu.” (1 Co. 12:12-13)

    Bautismo proviene del griego baptismós: inmersión; ablución, bautismo.
    El verbo griego correspondiente a bautizar es baptízö: sumergir, zambullir, anegar, empapar; bautizar. El tiempo verbal usado a quí es el aoristo, este indica un evento pasado puntual y consumado.

    De esta manera el creyente es “sumergido” dentro del cuerpo de Cristo por el Espíritu Santo, y el ha bebido del mismo Espíritu. Aquí se mencionan dos actos: Ser sumergido y haber bebido. O sea, el creyente está sumergido en el cuerpo de Cristo, y el Espíritu está dentro de él.

    Esto se corresponde que una figura del A.T.: El Diluvio:
    “20 Los cuales en otro tiempo fueron desobedientes, cuando una vez esperaba la paciencia de Dios en los días de Noé, cuando se aparejaba el arca; en la cual pocas, es á saber, ocho personas fueron salvas por agua.
    21 A la figura de la cual el bautismo que ahora corresponde nos salva (no quitando las inmundicias de la carne, sino como demanda de una buena conciencia delante de Dios,) por la resurrección de Jesucristo:” (1 P. 3:20-21).

    Aquí Pedro hace referencia al diluvio (vs. 20), y dice que fue figura del bautismo que ahora nos salva. Este es el bautismo del Espíritu, que cayó sobre la tierra en Pentecostés, como el Diluvio había caido antes.
    A partir de ese día es posible que los creyentes sean “sumergidos” por el Espíritu.

    “Esto solo quiero saber de vosotros: ¿Recibisteis el Espíritu por las obras de la ley, ó por el oir de la fe?” (Gálatas 3:2)
    El Espíritu se recibe por el oir de la fe.

    “Luego la fe es por el oir; y el oir por la palabra de Dios.” (Ro .10:17)
    Claramente Pablo les recuerda a los Gálatas que ellos recibieron el Espíritu por el oir de la fe. Este oir de la fe, es por oir la Palabra de Dios.
    Algunos vs antes, Pablo resumía el mensaje del Evangelio de la siguiente forma:

    “8 Mas ¿qué dice? Cercana está la palabra, en tu boca y en tu corazón. Esta es la palabra de fe, la cual predicamos:
    9 Que si confesares con tu boca al Señor Jesús, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo.
    10 Porque con el corazón se cree para justicia; mas con la boca se hace confesión para salud.” (Ro. 9:8-10)

    ¿No es esto acaso la experiencia de la conversión?

    Después de Pentecostés, recibir el Espíritu y sumergirse en el, o sea, ser bautizado son términos equivalentes.

    Varias personas, entre ellas el mismo Señor, fueron llenos del Espíritu Santo, antes de la Venida del Espíritu a la tierra a morar en los creyentes, que es el inicio de la iglesia:

    “Porque será grande delante de Dios, y no beberá vino ni sidra; y será lleno del Espíritu Santo, aun desde el seno de su madre.” (Lucas 1:15)
    “Y aconteció, que como oyó Elisabet la salutación de María, la criatura saltó en su vientre; y Elisabet fué llena del Espíritu Santo,” (Lucas 1:41)
    “ Zacarías su padre fué lleno de Espíritu Santo, y profetizó, diciendo:” (Lucas 1:67)
    “Y JESUS, lleno del Espíritu Santo, volvió del Jordán, y fué llevado por el Espíritu al desierto” (Lucas 4:1)

    Este hecho establece una diferencia entre Bautismo y Llenura. De no ser así ¿que sentido tendría que el Señor hiciese una promesa futura de un acontecimiento que ya había ocurrido antes?

    Juan el bautista anunció que Jesucristo sería quien bautizaría con Espíritu Santo y fuego:
    “Yo á la verdad os bautizo en agua para arrepentimiento; mas el que viene tras mí, más poderoso es que yo; los zapatos del cual yo no soy digno de llevar; él os bautizará en Espíritu Santo y en fuego.”

    Luego el Señor anunció este mismo acontecimiento:
    “Porque Juan á la verdad bautizó con agua, mas vosotros seréis bautizados con el Espíritu Santo no muchos días después de estos.” (Hechos 1:5)

    Este bautismo en Espíritu Santo se cumplió en Pentecostés:
    “1 Y COMO se cumplieron los días de Pentecostés, estaban todos unánimes juntos;
    2 Y de repente vino un estruendo del cielo como de un viento recio que corría, el cual hinchió toda la casa donde estaban sentados;
    3 Y se les aparecieron lenguas repartidas, como de fuego, que se asentó sobre cada uno de ellos.
    4 Y fueron todos llenos del Espíritu Santo, y comenzaron á hablar en otras lenguas, como el Espíritu les daba que hablasen.” (Hch. 2:1-4)

    Aquí se registra la venida del Espíritu Santo sobre los creyentes (v 3), aquí los creyentes son bautizados por el Espíritu Santo. A este hecho se añadió que también ellos fueron llenos del Espíritu (v. 4). En esta ocasión ellos hablaron en lenguas (otros idiomas).

    Hay otros pasajes de la Escritura donde se dice que creyentes estaban llenos del Espíritu, pero nada se dice de hablar en lenguas. Si bien esto no es una prueba de que no lo hicieron, sirve para destacar que el escritor sagrado no siempre relaciona el estar lleno del Espíritu con el hablar en lenguas:

    “Y como hubieron orado, el lugar en que estaban congregados tembló; y todos fueron llenos del Espíritu Santo, y hablaron la palabra de Dios con confianza.” (Hechos 4:31)
    “Buscad pues, hermanos, siete varones de vosotros de buen testimonio, llenos de Espíritu Santo y de sabiduría, los cuales pongamos en esta obra.” (Hechos 6:3)
    “Ananías entonces fué, y entró en la casa, y poniéndole las manos encima, dijo: Saulo hermano, el Señor Jesús, que te apareció en el camino por donde venías, me ha enviado para que recibas la vista y seas lleno de Espíritu Santo.” (Hch. 9:17)
    “Y los discípulos estaban llenos de gozo, y del Espíritu Santo.” (Hechos 13:52)
    “Y no os embriaguéis de vino, en lo cual hay disolución; mas sed llenos de Espíritu;” (Efesios 5:18)

    Notable es en gran manera de que no se mencione nada acerca de que el Apóstol Pablo hablara en lenguas el día de su conversión, pero si se dice que fue lleno del Espíritu.

    La llenura del Espíritu no siempre corresponde con la conversión.
    En Hch. 2:4 y luego en Hch. 4:31, un mismo grupo de personas, por lo menos Pedro y Juan, fueron llenos del Espíritu en dos ocasiones.
    En Ef. 5:18, Pablo habla a creyentes.
    Aquí el verbo se halla en imperativo, es un mandamiento. ¿Por qué se da este mandamiento una sola vez en la Biblia? Porque es equivalente a negarnos a nostros mismos, a hacer morir nuestra carne, nuestras pasiones y deseos. No se trata de cuanto tengamos del Espíritu, sin de cuanto el Espíritu tiene de nosotros.
    La construcción gramátical de esta oración es muy particular, delante de Espíritu (pneuma) se utiliza la preposición griega hen (traducida: “de”). La traducción “de” es posible, pero teniendo en cuenta que también hen indica instrumentalidad, el sentido es que seamos llenos por el Espíritu.
    El énfasis no está en el contenido, sino en el agente, quen toma el control del objeto de su agencia. De allí el contraste a quien se embriaga con vino. Se espera que el creyente se entregue al control del Espíritu, como un borracho al control del alcohol.

    Dios no da el Espíritu por medida:
    “Porque el que Dios envió, las palabras de Dios habla: porque no da Dios el Espíritu por medida.” (Juan 3:34)

    El creyente al convertirse, recibe TODO el Espíritu Santo que necesita para ser hijo de Dios, renacido, sellado, “sumergido” en el cuerpo de Cristo.
    El problema NO es ¿cuánto del Espíritu tengo?, sino ¿Cuánto el Espíritu tiene de mi?

    El hecho de que el Bautismo y la Llenura del Espíritu no son experiencias donde HOY deba manifiestarse el don de lenguas, está fundamentado en el tema LA VIGENCIA DE LOS DONES DEL ESPÍRITU SANTO.

    Que Dios les bendiga.

    Roman

  2. #2
    Fecha de Ingreso
    Sep 1999
    Respuestas
    3.358

    Por Defecto

    Roman:
    Muy interesante tu aporte, pero déjame hacerte unas preguntas/observaciones:

    1. Yo abrí otro tema sobre este asunto, me gustaría que tratáramos todo en un solo lugar (sea ahí o aquí) para no diluir/repetir ideas.

    2. Voy a leer lo de la vigencia, porque tengo preguntas en ese punto.

    3. Aunque creo casi igual que tu en el asunto del bautismo/llenura, tengo dudas, porque dices que "Este bautismo en Espíritu Santo se cumplió en Pentecostés". Entonces estás diciendo que hasta en Pentecostés creyeron los discípulos?????

    4. Hay un pasaje (no tengo la Biblia en este momento) en Hechos que dice que Pablo (creo) habló con unos creyentes y ellos "ni siquiera sabían que había Espíritu Santo", después de que él oró lo recibieron. Cómo es eso???

  3. #3

    Por Defecto

    Roman:
    Por algunos aportes que ha hecho me parese que esta usted muy letrado en sagrada teologia, y en el griego koine, o solo esta uste transcribiendo sus aportes de ciertos libros?
    Me parese que es lo ultimo, bueno puedo estar equivocado, usted disculpe.
    veamos lo siguiente:
    1.- Parese que usted no sabe hacer diferencia entre el bautismo con o en el Espiritu Santo y el bautismo del Espiritu Santo. parese que es lo mismo pero esta muy lejos de ser correcto vramos lo que usted dice al respecto:
    1Cor 12:12-13De esta manera el creyente es “sumergido” dentro del cuerpo de Cristo por el Espíritu Santo
    De manera que aqui el elemento en que el creyente es sumergido es el cuerpo de Cristo y el agente que lo sumerge es el Espiritu santo.
    Pero luego usted dice:
    Después de Pentecostés, recibir el Espíritu y sumergirse en el, o sea, ser bautizado son términos equivalentes
    y sumergirse en elen quien? sumergirse el el Espiritu Santo? pues no quedamos que el Esp. Sto nos sumerge en Cristo.
    Parese que usted no comprendo que Juan el Bautista predico que venia uno tras de el que iba a bautisar en Espiritu santo y fuego. ¡AHHH! entonces es Cristo quien nos bautiza con o en el Espiritu santo? parese que aqui se voltean los papeles, ahora es Cristo el agente(quien bautiza)y el Espiritu Santo es es el elemento en quien somos sumergidos.
    El bautizmo del que hace referencia 1 Cor 12:12-13 es el bautizo en el cuerpo de Cristo y el Esp. Sto. es el agente, por medio de este bautizmo se nos incorpora al cuerpo de Cristo y empezamos a ser miembros del Cuerpo de Cristo esto se ve calramente en el contexto del citado pasaje.
    El bautismo con el espiritu santo el Agente es Cristo, el es quien nos sumerje en el elemento que es el Espiritu Santo. "Yo a la verdad os bautizo en agua para(aqui el agente es Juan en elemento es el agua) arrepentimiento, pero el que viene tras mí, cuyo calzado yo no soy digno de llevar, es más poderoso que yo. Él os bautizará en Espíritu Santo y fuego.Mato 3:11 Luc. 3:16.
    NOTA: nunca me ha gustado dar respuestas o mensajes demaciados largos. ire por partes.


  4. #4

    Por Defecto

    Roman:
    su firme conviccion se basa en un texto mal interperetado, en un texto que nada tiene que ver con el bautizmo con el Espiritu Santo. Dios le haga ver, es mi deseo.

  5. #5
    Fecha de Ingreso
    Nov 1999
    Respuestas
    249

    Por Defecto

    Estimado hermano haaz:

    Le respondo por orden:
    1. Donde ud. disponga hermano.
    2. Bien.
    3. Porque me refiero puntualmente a lo prometido por el Señor Jesucristo en Hch. 1:5.
    4. Hch. 19:1-7. Estas personas eran discípulos de Juan el Bautista. Después que creyeron recibieron el Espíritu Santo (vs. 4-5).

    Que Dios le bendiga.

    Roman

  6. #6
    Fecha de Ingreso
    Nov 1999
    Respuestas
    249

    Por Defecto

    Estimado Arnoldo Muñoz:

    Ud dice:
    “1.- Parese que usted no sabe hacer diferencia entre el bautismo con o en el Espiritu Santo y el bautismo del Espiritu Santo. parese que es lo mismo pero esta muy lejos de ser correcto veamos lo que usted dice al respecto:

    (1Cor 12:12-13) De esta manera el creyente es “sumergido” dentro del cuerpo de Cristo por el Espíritu Santo

    De manera que aqui el elemento en que el creyente es sumergido es el cuerpo de Cristo y el agente que lo sumerge es el Espiritu santo.
    Pero luego usted dice:

    Después de Pentecostés, recibir el Espíritu y sumergirse en el, o sea, ser bautizado son términos equivalentes

    y sumergirse en el en quien? sumergirse el el Espiritu Santo? pues no quedamos que el Esp. Sto nos sumerge en Cristo.”

    Si ud toma fracciones de mis comentarios no podrá enteder nunca lo que quiero decir.
    Yo dije:
    1) “De esta manera el creyente es “sumergido” dentro del cuerpo de Cristo por el Espíritu Santo, y el ha bebido del mismo Espíritu. Aquí se mencionan dos actos: Ser sumergido y haber bebido. O sea, el creyente está sumergido en el cuerpo de Cristo, y el Espíritu está dentro de él.”
    2) “Después de Pentecostés, recibir el Espíritu y sumergirse en el, o sea, ser bautizado son términos equivalentes.”

    Note lo siguiente:
    1) Aquí se mencionan dos actos: ser SUMERGIDO y haber BEBIDO.
    2) Aquí tembién se mencionan dos actos: RECIBIR El Espíritu y SUMERGIRSE en Él.

    Esto puede expresarse de la siguiente manera:
    1. El creyente es “sumergido” dentro del Cuerpo de Cristo por el Espíritu Santo = Sumergirse en el Espíritu.
    2. El creyente ha bebido del Espíritu Santo = Recibió el Espíritu.

    Las expresiones: Bautizado con el Espíritu, Bautizado en el Espíritu, Bautizado por el Espíritu, son equivalentes.

    El Espíritu Santo NO actúa SEPARADAMENTE del Hijo. La misión del Espíritu Santo es tomar las cosas del Hijo y dárnosla, ¿qué cosa quiere darnos que no provenga del Hijo? Nada, ya que a su vez, todas las cosas han sido entregadas al Hijo por el Padre.

    “12 Aun tengo muchas cosas que deciros, mas ahora no las podéis llevar.
    13 Pero cuando viniere aquel Espíritu de verdad, él os guiará á toda verdad; porque no hablará de sí mismo, sino que hablará todo lo que oyere, y os hará saber las cosas que han de venir.
    14 El me glorificará: porque tomará de lo mío, y os lo hará saber.
    15 Todo lo que tiene el Padre, mío es: por eso dije que tomará de lo mío, y os lo hará saber.” (Jn. 16:12-15)

    Ahora veamos algunos pasajes en relación con el Espírtu Santo:

    “12 De cierto, de cierto os digo: El que en mí cree, las obras que yo hago también él las hará; y mayores que éstas hará; porque yo voy al Padre.
    13 Y todo lo que pidiereis al Padre en mi nombre, esto haré, para que el Padre sea glorificado en el Hijo.
    14 Si algo pidiereis en mi nombre, yo lo haré.
    15 Si me amáis, guardad mis mandamientos;
    16 Y yo rogaré al Padre, y os dará otro Consolador, para que esté con vosotros para siempre:
    17 Al Espíritu de verdad, al cual el mundo no puede recibir, porque no le ve, ni le conoce: mas vosotros le conocéis; porque está con vosotros, y será en vosotros.
    18 No os dejaré huérfanos: vendré á vosotros.” (Jn. 14:12-18)

    Aquí el Señor promete enviarnos el Consolador, el Espíritu Santo. (vs 16)
    Pero el Señor dice que ESTÁ con vosotros. (vs 17) )¿Dónde, si no había sido enviado a la tierra?

    “38 El que cree en mí, como dice la Escritura, ríos de agua viva correrán de su vientre.
    39 (Y esto dijo del Espíritu que habían de recibir los que creyesen en él: pues aun no había venido el Espíritu Santo; porque Jesús no estaba aún glorificado.)” (Juan 7:38-39)

    El Espíritu Santo no había sido enviado aún a la tierra en la forma que Pedro lo expresa en 1 P. 3:20-21. Seguía actuando particularmente sobre algunas personas, como en la época de los Profetas.
    Pero el Espíritu Santo estaba con el mismo Señor, y era una cosa con el Señor, porque son distinguibles, pero NO divisibles.

    Luiego el Señor dice que SERÁ EN vosotros. O sea morará dentro nuestro. (vs. 17)
    Y ahora añande a continuación: “No os dejaré huérfanos: vendré á vosotros” (vs. 18). ¿Pero no dijo que era el Espíritu Santo el que iva a enviar.?

    El Espíritu Santo, también es llamado el Espíritu de Cristo:
    “Mas vosotros no estáis en la carne, sino en el espíritu, si es que el Espíritu de Dios mora en vosotros. Y si alguno no tiene el Espíritu de Cristo, el tal no es de él.” (Romanos 8:9)

    “Escudriñando cuándo y en qué punto de tiempo significaba el Espíritu de Cristo que estaba en ellos, el cual prenunciaba las aflicciones que habían de venir á Cristo, y las glorias después de ellas.” (1 Pedro 1:11)

    “14 Por esta causa doblo mis rodillas al Padre de nuestro Señor Jesucristo,
    15 Del cual es nombrada toda la parentela en los cielos y en la tierra,
    16 Que os dé, conforme á las riquezas de su gloria, el ser corroborados con potencia en el hombre interior por su Espíritu.
    17 Que habite Cristo por la fe en vuestros corazones; para que, arraigados y fundados en amor,
    18 Podáis bien comprender con todos los santos cuál sea la anchura y la longura y la profundidad y la altura,
    19 Y conocer el amor de Cristo, que excede á todo conocimiento, para que seáis llenos de toda la plenitud de Dios.” (Ef. 3:14-19)

    Aquí se encadenasn dos frases que muestran una misma realidad: “Ser corroborados con potencia en el hombre interior por su Espíritu” y “Que habite Cristo por la fe en vuestros corazones”.
    No se puede dividir así como tal, el accionar del Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. Es necesario apoyo Bíblico para tal cosa.

    Ahora vamos a ver los pasajes donde se menciona el Bautismo del Espíritu Santo:

    “Yo á la verdad os bautizo en agua para arrepentimiento; mas el que viene tras mí, más poderoso es que yo; los zapatos del cual yo no soy digno de llevar; él os bautizará en Espíritu Santo y en fuego” (Mateo 3:11)
    “Yo á la verdad os he bautizado con agua; mas él os bautizará con Espíritu Santo.” (Marcos 1:8)
    “Respondió Juan, diciendo á todos: Yo, á la verdad, os bautizo en agua; mas viene quien es más poderoso que yo, de quien no soy digno de desatar la correa de sus zapatos: él os bautizará en Espíritu Santo y fuego;” (Lucas 3:16)
    “Y yo no le conocía; mas el que me envió á bautizar con agua, aquél me dijo: Sobre quien vieres descender el Espíritu, y que reposa sobre él, éste es el que bautiza con Espíritu Santo.” (Juan 1:33)
    “Porque Juan á la verdad bautizó con agua, mas vosotros seréis bautizados con el Espíritu Santo no muchos días después de estos.” (Hechos 1:5)
    “Entonces me acordé del dicho del Señor, como dijo: Juan ciertamente bautizó en agua; mas vosotros seréis bautizados en Espíritu Santo.” (Hechos 11:16)
    “Porque por un Espíritu somos todos bautizados en un cuerpo, ora Judíos ó Griegos, ora siervos ó libres; y todos hemos bebido de un mismo Espíritu.” (1 Corintios 12:13)

    Ud hace una diferencia entre el último de estos versículo y el resto, pero la construcción gramatical es común a TODOS ellos:
    Mateo 3:11: bautizará EN Espíritu Santo.
    Marcos 1:8: bautizará CON Espíritu Santo
    Lucas 3:16: bautizará EN Espíritu Santo
    Juan 1:33: bautiza CON Espíritu Santo
    Hechos 1:5: bautizados EN el Espíritu Santo
    Hechos 11:16: bautizados EN Espíritu Santo
    1 Corintios 12:13: POR un Espíritu somos todos bautizados en un cuerpo

    En todos los casos la preposición griega usada es la misma: en: dentro, aplicada a Espíritu Santo en caso datio. Esta preposción indica posición, aunque puede indicar intrumentalidad o modo según el caso.
    1 Co. 12:13 también puede traducirse:
    EN un Espíritu somos todos bautizados en un cuerpo.
    CON un Espíritu somos todos bautizados en un cuerpo.

    La idea de POR un Espíritu Santo no es la de agente exclusivo, sino la de agente y medio. Somos Batuizados POR y EN/CON el Espíritu Santo. Casiodo de Reina entendió esto y no hizo distinción alguna entre ser bautizados EN/CON o POR el Espíritu, para él eran frases equivalentes.

    Cuando el Señor nos bautiza nos dá el Espíritu Santo y somos hechos un Cuerpo con Él.
    ¿Con que cosa nos bautizaría el Espíritu Santo después de esto? (Responda usando la Biblia)

    Los creyentes somos Un Cuerpo y Un Espíritu con el Señor:
    “Un cuerpo, y un Espíritu; como sois también llamados á una misma esperanza de vuestra vocación:” (Efesios 4:4)

    El Espíritu Santo no bautiza a algunas personas a las cuales ya el Hijo las ha bautizado con Él
    ¿Acaso actúa el separadamente discriminando entre creyentes para investir de poder a algunos y a otros no, siendo que TODOS ya fueron redimidos con la sangre preciosa de Cristo?

    Que Dios le bendiga.

    Roman

Información sobre el Tema

Users Browsing this Thread

Actualmente hay 1 usuarios navegando por este tema. (0 miembros y 1 invitados)

Normas de Publicación

  • no puedes enviar nuevos mensajes
  • no puedes publicar nuevas respuestas
  • no puedes añadir vínculos
  • no puedes editar tus mensajes
  •  
Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.


Sindica: RSS1 Sindica: RSS2 Add to Google Añadir a Mi Yahoo! Suscribir con Bloglines