Anuncio

Colapsar
No hay anuncio todavía.

10 Pasos para No Masturbarte

Colapsar
Este tema está cerrado
X
X
  • Filtrar
  • Tiempo
  • Mostrar
Limpiar Todo
nuevos mensajes

  • #46
    Re: 10 Pasos para No Masturbarte

    La masturbación no es condenada por la Biblia. Es decir, no hay una referencia directa a la palabra "masturbación", ni al acto en sí en la Biblia. Tampoco hay en la Biblia referencia alguna a la televisión, a la pornografía, o a la drogadicción; por lo menos no con estas palabras. No obstante, la Biblia sí se refiere en forma explícita a los efectos nocivos de cada una de ellas.

    Al hablar de un aspecto sexual, dejemos en claro una cosa primero: la sexualidad NO es mala per se. Es un don, un poder dado al hombre, para ser socio de Dios en el proceso de la Creación, un co-creador con Él, al darnos la oportunidad de traer un espíritu, un hijo de Dios, a la tierra y proveerle de un "tabernáculo de barro", de un cuerpo, para que pueda comenzar su progreso hacia la vida eterna. Como padres, debemos ser responsables de este poder, al asumir de forma apropiada y responsable nuestra paternidad, al asumir un compromiso con nuestra pareja que lo proteja y lo resguarde. Dios ama, pues, el ejercicio de este poder dentro del matrimonio, el cual es ordenado por Dios para el hombre. Deja el hombre a su padre y a su madre y se une a su mujer y es una sola carne con ella. La Biblia no condena el uso de este poder dentro del matrimonio, sino que lo estimula, no solo para la procreación, sino también como uno más de los elementos que unen a la pareja. El único uso que la Biblia condena de este poder es aquel que se da fuera del matrimonio. Asímismo, también contiene indicaciones que previenen su abuso.

    Resumiendo: las relaciones íntimas no son sucias, ni son un mal necesario, sino parte del plan de Dios y son consideradas SAGRADAS por Dios, al punto que establece leyes que ayudan a proteger su uso adecuado y edificante. Dichas leyes establecen que debe usarse dicho poder de procreación únicamente dentro del matrimonio ordenado por Dios para el hombre.

    Alguno dirá: pero, ¿dos personas adultas que consienten no serán aprobadas por Dios al expresar su amor de esta manera sin necesidad del matrimonio? En 1 Corintios 13, la Biblia indica que una persona que ama verdaderamente estará dispuesto a proteger a su pareja, a comprometerse, a servirle y a sacrificarse por ella. Cuando uno escucha que alguien dice que no necesita un compromiso completo y ordenado por Dios con su pareja para tener relaciones con ella; incuestionablemente viene a la mente este pasaje y pasa uno a preguntarse sobre la calidad de su amor. El amor que Dios propone para el hombre es uno de entrega y compromiso totales, aún a costa de la propia renuncia. Este tipo de amor es el que busca Dios para el hombre.

    El abandono de este mandamiento, o su subestimación, han producido un incremento en estadísticas que pueden considerarse de primerísima importancia social: a las consabidas enfermedades y el embarazo no deseado, se suma el número de abortos, madres solteras, hijos sin padres, divorcios y, como su subproducto, de desorientación y vandalismo. También hay un incremento interesante en la violencia sexual, en los estereotipos sexuales, en los crímenes sexuales y otras conductas relacionadas. Pero además existen consecuencias rara vez reflejadas en estadísticas: al querer separar el placer de las emociones existe un número cada vez mayor de personas que albergan profundas heridas, soledad, sentimientos de insuficiencia e insatisfacción que nada tienen que ver con el Plan de felicidad diseñado por Dios para nosotros.

    La masturbación cae con frecuencia dentro de las prácticas conducentes a estos resultados.

    Para entender la masturbación y su papel en este cuadro general, hay que darse cuenta de que hay varias clases de masturbación. Existe la masturbación casual, y también existe la masturbación compulsiva, que domina la voluntad y la deteriora progresivamente. El daño que produce cada uno de estos tipos de masturbación es diferente. La masturbación compulsiva suele ser un síntoma de afecciones o carencias emocionales profundas, generalmente no-sexuales, que buscan ser satisfechas a través de este placebo. Como la masturbación las alivia pero no las soluciona, se termina recurriendo una y otra vez a ella como una adicción o puerta falsa. La persona puede llegar a ver anulada su fuerza de voluntad, seriamente perjudicada su habilidad para tratar al sexo opuesto o para satisfacerle, deterioradas sus habilidades para relacionarse con los demás, afectada su autoestima, y con una sensación de vacío y angustia permanente. Con frecuencia sentirá también un importante sentimiento de culpa. Estos sentimientos se oponen al Plan de Felicidad de Dios directamente; es decir, no se le puede llamar felicidad a un estado semejante.

    Para quienes la masturbación no represente una adicción puede ser difícil verle como una conducta perjudicante. Quienes no tienen esta adicción se refieren a esta conducta a la ligera, haciendo el problema más difícil para quienes sí lo padecen profundamente. Son como los "tomadores moderados y sociales" que ven como perdedores y seres extraños a quienes no dominan su adicción alcohólica, sin comprender que el engaño de los "tomadores moderados y sociales" es el entorno en donde precisamente se produce el alcoholismo.

    Sin embargo, aún quienes no se ven atrapados por la masturbación frecuente y compulsiva tienen algunos cuestionamientos a los que es preciso hacer frente con honradez. Por ejemplo, la masturbación se ve con frecuencia acompañada de pensamientos, sentimientos y fantasías sexuales, la más de las veces alejados de los propósitos de Dios. "Tal cual es el hombre en su pensamiento, así es él". La reiteración de dichos pensamientos hace al hombre susceptible de caer en la tentación, y muchos sucumben ante ello. La Biblia no condena en forma expresa la masturbación, pero sí la conducta y el pensamiento lujuriosos que casi siempre le acompañan.

    Quien defiende la masturbación como un acto natural frecuentemente expresa que es una forma de expresión y escape de un impulso natural plantado por Dios en nosotros. Si el impulso sexual, instintivo e innato en el hombre, es limpio, la masturbación, se razona, también debe serlo. La forma en que funciona el cuerpo contradice esta opinión. En una persona que no se masturba, dicho escape está proporcionado por los llamados "sueños húmedos", donde la válvula del cuerpo se abre natural y espontáneamente para liberar esta presión. Si la mente es limpia, si los pensamientos del hombre son puros, la presión es en realidad poca, y la existente puede liberarse con naturalidad de esta manera. Los pensamientos son controlados, el espíritu toma dominio sobre el cuerpo, la paciencia, que más tarde contribuye en gran manera a la felicidad conyugal, se produce, la ternura se alimenta, y el plan de felicidad de Dios se ve satisfecho.

    Quien busca meterse en problemas, naturalmente, se ve expuesto a una presión mayor. Al masturbarse, el cuerpo se ve habituado a segregar una mayor cantidad de hormonas, incrementando la necesidad de la liberación. Una persona pudiese no caer en la masturbación compulsiva por ello, pero sí en el deseo compulsivo, en las fantasías compulsivas y en el debilitamiento de sus resistencias ante aquellas cosas que sí están catalogadas como pecado por la Biblia, incluso la insensibilidad ante la pareja, lo que lleva posteriormente al desinterés, al abandono, o al sentimiento frustrante de una soledad en compañía. He tenido oportunidad de entrevistar a varias personas que han pasado o pasan actualmente por esta desazonante situación, sorpresiva para muchos de ellos, que esperaban un resultado diferente a partir de conceptos ampliamente difundidos por los medios, pero ajenos al estudio de la palabra de Dios.

    ¿No vale la pena adoptar toda conducta que asegure que los propósitos de Dios se cumplan en nosotros? ¿No vale la pena acoplarse al plan de felicidad y posponer el placer menor a favor de aquel que está reservado por Dios para nosotros?

    Comentario


    • #47
      Re: 10 Pasos para No Masturbarte

      Me parece una buena Opinion.
      Bendiciones.

      Comentario


      • #48
        Re: 10 Pasos para No Masturbarte

        Muy interesante topico y unos tips muy practicos para poder combatir este pecado comun entre jovenes y adolecentes que algunos quieren verlo como algo normal

        Comentario


        • #49
          Re: 10 Pasos para No Masturbarte

          Comentario


          • #50
            Re: 10 Pasos para No Masturbarte

            1 paso para no masturbarte

            Piensa que Jesús está presente y soporta todo santo todo lo no santo que piensas mientras te masturbas.

            No es una recomendación para que te lo imagines, es efectivamente lo que sucede.

            Bendiciones. Inés
            "¡Mi espíritu se alegra en Dios, mi salvador!" ( Lucas1:47)

            Comentario


            • #51
              Re: 10 Pasos para No Masturbarte

              ???

              Comentario


              • #52
                Re: 10 Pasos para No Masturbarte

                Originalmente publicado por enriquedjj Ver Mensaje
                10 Pasos para No Masturbarte

                1-Debes pedir al Señor perdón por tu pecado de Lujuria, con todo tu corazón, deseando un cambio en tu vida.

                2-Perdónate a ti mismo ( ya que cuando uno cae en la Masturbación tiene un sentimiento de culpabilidad y uno se siente sucio) Pero recuerda has dado el primer paso y Jesús te perdono, rechaza toda condenación que venga a tu mente.

                3- Evita estar solo, comienza a desarrollar actividades que distraigan tu mente, por ejemplo, Música, lectura, Etc. Esto te ayudar a que tu mente este pasiva.

                4-Mantén una disciplina de oración y lectura de La palabra de Dios, eso nos va a fortalecer cuando venga la tentación.

                5-Evita ver televisión o películas con contenido sexual/erótico.

                6-Busca y Congregate en una iglesia, De esta forma te alimentaras de la palabra de Dios y recibas su Rema. ( Si es posible, Involúcrate en actividades como: Pertenecer a un ministerio, Ayunos, Vigilias,etc.

                7-Rompe o ( Quema si Quieres) todo tipo de Material con contenido sexual/erótico que tengas almacenado en tu casa.

                8-Evita Navegar por largas horas en la Internet, ya que cuando menos sientas, te Pueden mandar un archivo con tono pornográfico.

                9-Si tienes amigos que practican la Masturbación, no los frecuentes si estas solo. (ya que conozco casos en donde jóvenes se reúnen a masturbarse con el afán de mirar quien lo hace primero y quien expulsa mas semen y puedes volver a recaer)

                10-Si prometiste no Masturbarte y vuelves a caer….NO TEDES POR VENCIDO Y VUELVE A COMENZAR DE NUEVO DIOS TE ESTARA ESPERANDO

                Si estos pasos te han servido de Ayuda o tienes alguna curiosidad no dudes en escribirme.
                enriquedjj@hotmail.com
                Esto si es lo más retrogrado que he visto en algun tiempo

                Comentario


                • #53
                  Re: 10 Pasos para No Masturbarte

                  Originalmente publicado por ReyBenjamin Ver Mensaje
                  La masturbación no es condenada por la Biblia. Es decir, no hay una referencia directa a la palabra "masturbación", ni al acto en sí en la Biblia. Tampoco hay en la Biblia referencia alguna a la televisión, a la pornografía, o a la drogadicción; por lo menos no con estas palabras. No obstante, la Biblia sí se refiere en forma explícita a los efectos nocivos de cada una de ellas.

                  Al hablar de un aspecto sexual, dejemos en claro una cosa primero: la sexualidad NO es mala per se. Es un don, un poder dado al hombre, para ser socio de Dios en el proceso de la Creación, un co-creador con Él, al darnos la oportunidad de traer un espíritu, un hijo de Dios, a la tierra y proveerle de un "tabernáculo de barro", de un cuerpo, para que pueda comenzar su progreso hacia la vida eterna. Como padres, debemos ser responsables de este poder, al asumir de forma apropiada y responsable nuestra paternidad, al asumir un compromiso con nuestra pareja que lo proteja y lo resguarde. Dios ama, pues, el ejercicio de este poder dentro del matrimonio, el cual es ordenado por Dios para el hombre. Deja el hombre a su padre y a su madre y se une a su mujer y es una sola carne con ella. La Biblia no condena el uso de este poder dentro del matrimonio, sino que lo estimula, no solo para la procreación, sino también como uno más de los elementos que unen a la pareja. El único uso que la Biblia condena de este poder es aquel que se da fuera del matrimonio. Asímismo, también contiene indicaciones que previenen su abuso.

                  Resumiendo: las relaciones íntimas no son sucias, ni son un mal necesario, sino parte del plan de Dios y son consideradas SAGRADAS por Dios, al punto que establece leyes que ayudan a proteger su uso adecuado y edificante. Dichas leyes establecen que debe usarse dicho poder de procreación únicamente dentro del matrimonio ordenado por Dios para el hombre.

                  Alguno dirá: pero, ¿dos personas adultas que consienten no serán aprobadas por Dios al expresar su amor de esta manera sin necesidad del matrimonio? En 1 Corintios 13, la Biblia indica que una persona que ama verdaderamente estará dispuesto a proteger a su pareja, a comprometerse, a servirle y a sacrificarse por ella. Cuando uno escucha que alguien dice que no necesita un compromiso completo y ordenado por Dios con su pareja para tener relaciones con ella; incuestionablemente viene a la mente este pasaje y pasa uno a preguntarse sobre la calidad de su amor. El amor que Dios propone para el hombre es uno de entrega y compromiso totales, aún a costa de la propia renuncia. Este tipo de amor es el que busca Dios para el hombre.

                  El abandono de este mandamiento, o su subestimación, han producido un incremento en estadísticas que pueden considerarse de primerísima importancia social: a las consabidas enfermedades y el embarazo no deseado, se suma el número de abortos, madres solteras, hijos sin padres, divorcios y, como su subproducto, de desorientación y vandalismo. También hay un incremento interesante en la violencia sexual, en los estereotipos sexuales, en los crímenes sexuales y otras conductas relacionadas. Pero además existen consecuencias rara vez reflejadas en estadísticas: al querer separar el placer de las emociones existe un número cada vez mayor de personas que albergan profundas heridas, soledad, sentimientos de insuficiencia e insatisfacción que nada tienen que ver con el Plan de felicidad diseñado por Dios para nosotros.

                  La masturbación cae con frecuencia dentro de las prácticas conducentes a estos resultados.

                  Para entender la masturbación y su papel en este cuadro general, hay que darse cuenta de que hay varias clases de masturbación. Existe la masturbación casual, y también existe la masturbación compulsiva, que domina la voluntad y la deteriora progresivamente. El daño que produce cada uno de estos tipos de masturbación es diferente. La masturbación compulsiva suele ser un síntoma de afecciones o carencias emocionales profundas, generalmente no-sexuales, que buscan ser satisfechas a través de este placebo. Como la masturbación las alivia pero no las soluciona, se termina recurriendo una y otra vez a ella como una adicción o puerta falsa. La persona puede llegar a ver anulada su fuerza de voluntad, seriamente perjudicada su habilidad para tratar al sexo opuesto o para satisfacerle, deterioradas sus habilidades para relacionarse con los demás, afectada su autoestima, y con una sensación de vacío y angustia permanente. Con frecuencia sentirá también un importante sentimiento de culpa. Estos sentimientos se oponen al Plan de Felicidad de Dios directamente; es decir, no se le puede llamar felicidad a un estado semejante.

                  Para quienes la masturbación no represente una adicción puede ser difícil verle como una conducta perjudicante. Quienes no tienen esta adicción se refieren a esta conducta a la ligera, haciendo el problema más difícil para quienes sí lo padecen profundamente. Son como los "tomadores moderados y sociales" que ven como perdedores y seres extraños a quienes no dominan su adicción alcohólica, sin comprender que el engaño de los "tomadores moderados y sociales" es el entorno en donde precisamente se produce el alcoholismo.

                  Sin embargo, aún quienes no se ven atrapados por la masturbación frecuente y compulsiva tienen algunos cuestionamientos a los que es preciso hacer frente con honradez. Por ejemplo, la masturbación se ve con frecuencia acompañada de pensamientos, sentimientos y fantasías sexuales, la más de las veces alejados de los propósitos de Dios. "Tal cual es el hombre en su pensamiento, así es él". La reiteración de dichos pensamientos hace al hombre susceptible de caer en la tentación, y muchos sucumben ante ello. La Biblia no condena en forma expresa la masturbación, pero sí la conducta y el pensamiento lujuriosos que casi siempre le acompañan.

                  Quien defiende la masturbación como un acto natural frecuentemente expresa que es una forma de expresión y escape de un impulso natural plantado por Dios en nosotros. Si el impulso sexual, instintivo e innato en el hombre, es limpio, la masturbación, se razona, también debe serlo. La forma en que funciona el cuerpo contradice esta opinión. En una persona que no se masturba, dicho escape está proporcionado por los llamados "sueños húmedos", donde la válvula del cuerpo se abre natural y espontáneamente para liberar esta presión. Si la mente es limpia, si los pensamientos del hombre son puros, la presión es en realidad poca, y la existente puede liberarse con naturalidad de esta manera. Los pensamientos son controlados, el espíritu toma dominio sobre el cuerpo, la paciencia, que más tarde contribuye en gran manera a la felicidad conyugal, se produce, la ternura se alimenta, y el plan de felicidad de Dios se ve satisfecho.

                  Quien busca meterse en problemas, naturalmente, se ve expuesto a una presión mayor. Al masturbarse, el cuerpo se ve habituado a segregar una mayor cantidad de hormonas, incrementando la necesidad de la liberación. Una persona pudiese no caer en la masturbación compulsiva por ello, pero sí en el deseo compulsivo, en las fantasías compulsivas y en el debilitamiento de sus resistencias ante aquellas cosas que sí están catalogadas como pecado por la Biblia, incluso la insensibilidad ante la pareja, lo que lleva posteriormente al desinterés, al abandono, o al sentimiento frustrante de una soledad en compañía. He tenido oportunidad de entrevistar a varias personas que han pasado o pasan actualmente por esta desazonante situación, sorpresiva para muchos de ellos, que esperaban un resultado diferente a partir de conceptos ampliamente difundidos por los medios, pero ajenos al estudio de la palabra de Dios.

                  ¿No vale la pena adoptar toda conducta que asegure que los propósitos de Dios se cumplan en nosotros? ¿No vale la pena acoplarse al plan de felicidad y posponer el placer menor a favor de aquel que está reservado por Dios para nosotros?
                  Que tiene que ver al masturbacion con las relaciones sexuales???? la masturbacion mayormente se hace sola, que es lo que la provoca? Se supone que si es en pareja matrimonial no vendria al caso, pero me parece que estan hablando de otra cosa, no de procreacion, de bebes, espermas, usted no sabe lo que esta hablando, que tiene que ver la masturbacion con traer un espiritu para Dios al mundo? a caso cuando alguien se masturba el esperma cae en en un utero? o cae en su mano? Por Dios, que inlogicas esta diciendo usted, hace referencia del matrimonio, o de la masturbacion? no confunda una cosa con la otra, se esta hablando de masturbacion, no de magtrimonios.

                  La tristeza mira hacia abajo...
                  La preocupación mira alrededor...
                  La necesidad mira hacía atrás,
                  Pero la fé, arriba donde está
                  el trono de nuesto Dios.

                  Comentario


                  • #54
                    Re: 10 Pasos para No Masturbarte

                    Lo primero que te puede ayudar es algo que veo te falta: voluntad...

                    Si de verdad quieres dejarlo pide a Dios primero que te de voluntad para hacerlo y te muestre tu pecado...

                    Dios te guarde...
                    "Aguardando la esperanza bienaventurada y la manifestacion gloriosa de nuestro gran Dios y Salvador JESUCRISTO."
                    Tito 2:13


                    Comentario


                    • #55
                      Re: 10 Pasos para No Masturbarte

                      Dios te bendiga.

                      (lo escribo a modo de broma, no lo tomen a mal, veanlo con sentido del humor)

                      10 pasos para no marturbarse.

                      1.- Tener las manos en alto
                      2.- No bajarse los pantalones
                      3.- No dejar la puerta cerrada
                      4.- Apagar la televisión
                      5.- SALIR CORRIENDO A UN LUGAR CONCURRIDO. . .

                      wow, pude resumirlo solo en 5 pasos.

                      jajaja.

                      Comentario


                      • #56
                        Re: 10 Pasos para No Masturbarte

                        Originalmente publicado por ReyBenjamin Ver Mensaje
                        La masturbación no es condenada por la Biblia. Es decir, no hay una referencia directa a la palabra "masturbación", ni al acto en sí en la Biblia. Tampoco hay en la Biblia referencia alguna a la televisión, a la pornografía, o a la drogadicción; por lo menos no con estas palabras. No obstante, la Biblia sí se refiere en forma explícita a los efectos nocivos de cada una de ellas.

                        Al hablar de un aspecto sexual, dejemos en claro una cosa primero: la sexualidad NO es mala per se. Es un don, un poder dado al hombre, para ser socio de Dios en el proceso de la Creación, un co-creador con Él, al darnos la oportunidad de traer un espíritu, un hijo de Dios, a la tierra y proveerle de un "tabernáculo de barro", de un cuerpo, para que pueda comenzar su progreso hacia la vida eterna. Como padres, debemos ser responsables de este poder, al asumir de forma apropiada y responsable nuestra paternidad, al asumir un compromiso con nuestra pareja que lo proteja y lo resguarde. Dios ama, pues, el ejercicio de este poder dentro del matrimonio, el cual es ordenado por Dios para el hombre. Deja el hombre a su padre y a su madre y se une a su mujer y es una sola carne con ella. La Biblia no condena el uso de este poder dentro del matrimonio, sino que lo estimula, no solo para la procreación, sino también como uno más de los elementos que unen a la pareja. El único uso que la Biblia condena de este poder es aquel que se da fuera del matrimonio. Asímismo, también contiene indicaciones que previenen su abuso.

                        Resumiendo: las relaciones íntimas no son sucias, ni son un mal necesario, sino parte del plan de Dios y son consideradas SAGRADAS por Dios, al punto que establece leyes que ayudan a proteger su uso adecuado y edificante. Dichas leyes establecen que debe usarse dicho poder de procreación únicamente dentro del matrimonio ordenado por Dios para el hombre.

                        Alguno dirá: pero, ¿dos personas adultas que consienten no serán aprobadas por Dios al expresar su amor de esta manera sin necesidad del matrimonio? En 1 Corintios 13, la Biblia indica que una persona que ama verdaderamente estará dispuesto a proteger a su pareja, a comprometerse, a servirle y a sacrificarse por ella. Cuando uno escucha que alguien dice que no necesita un compromiso completo y ordenado por Dios con su pareja para tener relaciones con ella; incuestionablemente viene a la mente este pasaje y pasa uno a preguntarse sobre la calidad de su amor. El amor que Dios propone para el hombre es uno de entrega y compromiso totales, aún a costa de la propia renuncia. Este tipo de amor es el que busca Dios para el hombre.

                        El abandono de este mandamiento, o su subestimación, han producido un incremento en estadísticas que pueden considerarse de primerísima importancia social: a las consabidas enfermedades y el embarazo no deseado, se suma el número de abortos, madres solteras, hijos sin padres, divorcios y, como su subproducto, de desorientación y vandalismo. También hay un incremento interesante en la violencia sexual, en los estereotipos sexuales, en los crímenes sexuales y otras conductas relacionadas. Pero además existen consecuencias rara vez reflejadas en estadísticas: al querer separar el placer de las emociones existe un número cada vez mayor de personas que albergan profundas heridas, soledad, sentimientos de insuficiencia e insatisfacción que nada tienen que ver con el Plan de felicidad diseñado por Dios para nosotros.

                        La masturbación cae con frecuencia dentro de las prácticas conducentes a estos resultados.

                        Para entender la masturbación y su papel en este cuadro general, hay que darse cuenta de que hay varias clases de masturbación. Existe la masturbación casual, y también existe la masturbación compulsiva, que domina la voluntad y la deteriora progresivamente. El daño que produce cada uno de estos tipos de masturbación es diferente. La masturbación compulsiva suele ser un síntoma de afecciones o carencias emocionales profundas, generalmente no-sexuales, que buscan ser satisfechas a través de este placebo. Como la masturbación las alivia pero no las soluciona, se termina recurriendo una y otra vez a ella como una adicción o puerta falsa. La persona puede llegar a ver anulada su fuerza de voluntad, seriamente perjudicada su habilidad para tratar al sexo opuesto o para satisfacerle, deterioradas sus habilidades para relacionarse con los demás, afectada su autoestima, y con una sensación de vacío y angustia permanente. Con frecuencia sentirá también un importante sentimiento de culpa. Estos sentimientos se oponen al Plan de Felicidad de Dios directamente; es decir, no se le puede llamar felicidad a un estado semejante.

                        Para quienes la masturbación no represente una adicción puede ser difícil verle como una conducta perjudicante. Quienes no tienen esta adicción se refieren a esta conducta a la ligera, haciendo el problema más difícil para quienes sí lo padecen profundamente. Son como los "tomadores moderados y sociales" que ven como perdedores y seres extraños a quienes no dominan su adicción alcohólica, sin comprender que el engaño de los "tomadores moderados y sociales" es el entorno en donde precisamente se produce el alcoholismo.

                        Sin embargo, aún quienes no se ven atrapados por la masturbación frecuente y compulsiva tienen algunos cuestionamientos a los que es preciso hacer frente con honradez. Por ejemplo, la masturbación se ve con frecuencia acompañada de pensamientos, sentimientos y fantasías sexuales, la más de las veces alejados de los propósitos de Dios. "Tal cual es el hombre en su pensamiento, así es él". La reiteración de dichos pensamientos hace al hombre susceptible de caer en la tentación, y muchos sucumben ante ello. La Biblia no condena en forma expresa la masturbación, pero sí la conducta y el pensamiento lujuriosos que casi siempre le acompañan.

                        Quien defiende la masturbación como un acto natural frecuentemente expresa que es una forma de expresión y escape de un impulso natural plantado por Dios en nosotros. Si el impulso sexual, instintivo e innato en el hombre, es limpio, la masturbación, se razona, también debe serlo. La forma en que funciona el cuerpo contradice esta opinión. En una persona que no se masturba, dicho escape está proporcionado por los llamados "sueños húmedos", donde la válvula del cuerpo se abre natural y espontáneamente para liberar esta presión. Si la mente es limpia, si los pensamientos del hombre son puros, la presión es en realidad poca, y la existente puede liberarse con naturalidad de esta manera. Los pensamientos son controlados, el espíritu toma dominio sobre el cuerpo, la paciencia, que más tarde contribuye en gran manera a la felicidad conyugal, se produce, la ternura se alimenta, y el plan de felicidad de Dios se ve satisfecho.

                        Quien busca meterse en problemas, naturalmente, se ve expuesto a una presión mayor. Al masturbarse, el cuerpo se ve habituado a segregar una mayor cantidad de hormonas, incrementando la necesidad de la liberación. Una persona pudiese no caer en la masturbación compulsiva por ello, pero sí en el deseo compulsivo, en las fantasías compulsivas y en el debilitamiento de sus resistencias ante aquellas cosas que sí están catalogadas como pecado por la Biblia, incluso la insensibilidad ante la pareja, lo que lleva posteriormente al desinterés, al abandono, o al sentimiento frustrante de una soledad en compañía. He tenido oportunidad de entrevistar a varias personas que han pasado o pasan actualmente por esta desazonante situación, sorpresiva para muchos de ellos, que esperaban un resultado diferente a partir de conceptos ampliamente difundidos por los medios, pero ajenos al estudio de la palabra de Dios.

                        ¿No vale la pena adoptar toda conducta que asegure que los propósitos de Dios se cumplan en nosotros? ¿No vale la pena acoplarse al plan de felicidad y posponer el placer menor a favor de aquel que está reservado por Dios para nosotros?
                        Dios te bendiga a ti y tu casa.

                        Creo que en el levitico hay un pasaje que habla sobre la impureza en los varones que tienen flujo de semen, mas en otra versión biblica decia gonorrea.

                        Jesus tambien dijo que todo varon que mire a la mujer de su projimo para codiciarla ya adultero, (mas habla de la codicia, igual puede ser un auto, la casa, el trabajo, etc).

                        abstente de toda clase de males en lo mas que puedas, no des lugar al diablo y se ira de ti.

                        Cristo te ama, si caes arrepientete de inmediato y confia que Dios no te guarda reproches y en verdad te perdona.

                        Comentario


                        • #57
                          Re: 10 Pasos para No Masturbarte

                          Originalmente publicado por pajero
                          yo me masturbo tupido y parejo cuando quiero no creo que sea pecado, me doy como caja y lo paso rebien waaaaaaaaaajajajjajajajajaja masta me he masturbado cn otras personas entre nosotros... muy rico.... por que es un pecado si no le hace daño a nadie... les pido que disculpen mi ignorancia, es que no se mucho sobre cristianismo y me gustaria saber lo que opinan para ir aprendiendo mas o lo que me aconsejan, resar, leer la bilia no se, que creen que me pueda ayudar a detener eso que al parecer es pecado...


                          Saludos.
                          Bien, pajero, lo que has confesado es que no te has desarrollado normalmente, puesto que la masturbación en la primera fase del desarrollo sexoafectivo. Este desarrollo cubre cinco etapas y la ultima es la madurez.
                          Como quizá hayas captado no hablo de la religiosidad, sino del estudio psicológico referente a la sexualidad humana.

                          Luego la conclusión es que... lo siento por tí.
                          Tobi
                          No respondas al necio según su necedad, para no hacerte como él. Responde al necio como merece su necedad, para que no se tenga por sabio.

                          Comentario


                          • #58
                            Re: 10 Pasos para No Masturbarte

                            Hola, un saludo a todos, hace tiempo que no me conecto y me he acordado de la contraseña bien!!!!
                            Veo que hay muchos usuarios nuevos, bueno, yo sigo a lo mio. Como he visto que al principio se dan diez consejos (muy buenos por cierto) para no masturbarse y por ahí se dice que es pecado, voy a dar yo otros consejos más de acuerdo con el siglo XXI
                            10 consejos para ejercer tu libertad sexual
                            1-Practica la masturbación siempre que te apetezca, pero ten cuidado con las normas sociales (no puedes hacerlo en la calle).
                            2-Piensa todo lo impúdico que te de la gana, pueden quitarte la libertad física, pero no la psíquica.
                            3-Practica el sexo con todo/a aquel/lla que te lo permita, que sea consciente de lo que hace y que lo desee.
                            4-Usa condón para evitar embarazos no deseados
                            5-En caso de que el condón se rompa, ve a un punto de planificación familiar a por una pastilla del día después
                            6-Disfruta del momento, la sexualidad mejora las relaciones entre parejas
                            7-Disfruta, pero haz disfrutar también
                            8-Tómate tu tiempo, una cena romántica siempre viene bien
                            9-No esperes al matrimonio, no hace falta que te cases siquiera.
                            10-Recuerda siempre que tu eres dueño de tu libertad, que nadie puede interceder por ti, que ningún Dios se atrevería a prohibir a su creación el sexo y que no debges dejarte llevar por lo que diga la tradición porque los tiempos avanzan y nosotros con ellos.
                            Que bonito me ha quedado, así que voy a acabar con una palabra que resume todo lo dicho:
                            LIBERTAD

                            Comentario


                            • #59
                              Re: 10 Pasos para No Masturbarte

                              Antes que comenzar a dejar de masturbarse señor pajero, debe saber que lo que hace es pecado contra Dios y que Dios condenará a aquellos que aman el pecado. Por lo tanto, mientras no exista un deseo verdadero acompañado de verdadero arrepentimiento en cuanto a este asunto, todos sus intentos de abandonarlo seran en vano.

                              Arrepientase y crea en Cristo, le invito a leer los Evangelios y si tiene dudas estoy para servirle. Dios le guarde...
                              "Aguardando la esperanza bienaventurada y la manifestacion gloriosa de nuestro gran Dios y Salvador JESUCRISTO."
                              Tito 2:13


                              Comentario


                              • #60
                                Re: 10 Pasos para No Masturbarte

                                Originalmente publicado por kheia Ver Mensaje
                                Hola, un saludo a todos, hace tiempo que no me conecto y me he acordado de la contraseña bien!!!!
                                Veo que hay muchos usuarios nuevos, bueno, yo sigo a lo mio. Como he visto que al principio se dan diez consejos (muy buenos por cierto) para no masturbarse y por ahí se dice que es pecado, voy a dar yo otros consejos más de acuerdo con el siglo XXI
                                10 consejos para ejercer tu libertad sexual
                                1-Practica la masturbación siempre que te apetezca, pero ten cuidado con las normas sociales (no puedes hacerlo en la calle).
                                2-Piensa todo lo impúdico que te de la gana, pueden quitarte la libertad física, pero no la psíquica.
                                3-Practica el sexo con todo/a aquel/lla que te lo permita, que sea consciente de lo que hace y que lo desee.
                                4-Usa condón para evitar embarazos no deseados
                                5-En caso de que el condón se rompa, ve a un punto de planificación familiar a por una pastilla del día después
                                6-Disfruta del momento, la sexualidad mejora las relaciones entre parejas
                                7-Disfruta, pero haz disfrutar también
                                8-Tómate tu tiempo, una cena romántica siempre viene bien
                                9-No esperes al matrimonio, no hace falta que te cases siquiera.
                                10-Recuerda siempre que tu eres dueño de tu libertad, que nadie puede interceder por ti, que ningún Dios se atrevería a prohibir a su creación el sexo y que no debges dejarte llevar por lo que diga la tradición porque los tiempos avanzan y nosotros con ellos.
                                Que bonito me ha quedado, así que voy a acabar con una palabra que resume todo lo dicho:
                                LIBERTAD
                                ¡POR SUPUESTO! pero libertad contra Dios...más que libertad, yo llamaria a esto un rechazo a la voluntad de Dios, por lo tanto, mejor que LIBERTAD le queda el término REBELDÍA...Dios le guarde...
                                "Aguardando la esperanza bienaventurada y la manifestacion gloriosa de nuestro gran Dios y Salvador JESUCRISTO."
                                Tito 2:13


                                Comentario

                                Anuncio

                                Colapsar
                                No hay anuncio todavía.
                                Trabajando...
                                X